Oficialismo exige acelerar negociaciones por proceso constituyente: “Los tiempos ya no están dando para seguir en conversaciones”

Dirigentes de las coaliciones de gobierno, además, emplazaron directamente a Chile Vamos a pronunciarse "sin matices" por el mecanismo que elaborará la futura propuesta constitucional.


Una nueva reunión ampliada entre todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria se concretó este jueves en la sede del Congreso Nacional en Santiago, en el marco de los diálogos constitucionales.

Los integrantes de la mesa negociadora se reunieron para retomar las tratativas con el fin de llegar a un nuevo acuerdo que le dé continuidad al proceso constituyente.

En esta nueva ocasión, el Partido de la Gente (PDG) presentó sus propuestas constitucionales, sumándose así a las que había entregado el oficialismo y Chile Vamos anteriormente.

Pero esa no fue la única novedad. Durante la ocasión, el Partido Republicano anunció su retiro de las negociaciones, ya que las conversaciones van en línea de impulsar una nueva Convención Constitucional, algo de lo que desde la tienda política se han mostrado contrarios. Acusaron, además, poco espacio para escuchar sus posturas.

Tras la cita, la presidenta del Partido Socialista (PS), Paulina Vodanovic emplazó a Chile Vamos para aclarar su postura respecto al mecanismo que redactará una nueva Constitución, y pidió acelerar el proceso, manifestando preocupación por los plazos.

“Hemos propuesto desde el progresismo un órgano 100% electo por la ciudadanía. La derecha, específicamente Chile Vamos, no ha contestado este mecanismo y no nos ha señalado cuál es su contrapropuesta respecto de esto”, señaló.

En cambio, afirmó que “han sido insistentes en el tema de los principios institucionales en los que hemos avanzado y ya tenemos acuerdos”.

La timonel socialista, además, comentó que durante la reunión solicitó poner “término pronto a estas conversaciones, con el fin de poder avanzar a construir el proyecto de reforma constitucional”, y agregó que “el Servel ha dicho que tiene 145 días para preparar un proceso electoral, de manera tal que estamos en los últimos días para poder tramitarlo, aprobarlo, promulgarlo, durante noviembre y que este proceso se inicie ya en diciembre”.

“Los tiempos ya no están dando para poder seguir en conversaciones. Creemos que las conversaciones acerca del fondo de una nueva Constitución deben darse en la discusión del proyecto de reforma constitucional en el Congreso, (...) pero para llegar a este acuerdo y habilitar la reforma los tiempos ya se acabaron”, reafirmó.

La diputada Catalina Pérez (RD) -en una línea similar- afirmó que “hay sentido de urgencia, somos muchos y muchas los que pensamos que este proceso no puede continuar dilatándose y vemos la necesidad de llegar a prontos acuerdos”.

“Es un diálogo que tiene que acelerarse, que se han extendido innecesariamente los tiempos y creo que ahí falta pronunciamientos claros respecto de elementos que son transcendentales para darle continuidad de este proceso”, agregó y apuntó directamente al conglomerado de derecha.

¿Estamos o no estamos por un órgano 100% elegio por la ciudadanía? Me parece que es una definición que Chile Vamos tiene que tomar sin matices”, enfatizó y aseguró que es “complejo” continuar con la discusión sin tener ese nudo resuelto.

Ante ese escenario, puntualizó que “la discusión es si nos vamos a atrever desde ya a consagrar un Estado social y democrático de derecho, como se han comprometido los sectores de Chile Vamos incluso en su campaña del Rechazo”, así como también su adherencia a un órgano 100% electo por la ciudadanía.

Frente los emplazamientos, el senador y presidente de la UDI, Javier Macaya reconoció que “el órgano que redacte la nueva Constitución para nosotros, y lo hemos fijado como principio, es más o menos indiferente si se redactan las bases y principios constitucionales que eviten que Chile se refunda. Es una conversación que vamos a profundizar una vez que tengamos definidos estas bases o principios constitucionales, no quiero entrar en esa discusión”.

El presidente de la Cámara de Diputados, Raúl Soto (PPD) -por su parte- enfatizó en que se debe actuar “en base al principio electoral”.

“Hay plazos electorales y administrativos que el Servel nos ha señalado, y eso significa que lo razonable es que este acuerdo se cierre en el mes de octubre, y esa es una disposición que varios sectores políticos nos han planteado el día de hoy”, reconoció.

“Y que el trámite legislativo que va a venir después de la reforma constitucional, en la cual se tiene que traducir este acuerdo, tenga como norte, como fecha límite, diciembre de este año”, añadió.

El presidente del Senado, Álvaro Elizalde (PS), en tanto, comentó que “estamos más cerca de un acuerdo de lo que estábamos hace una semana, porque por lo menos ya hemos distinguido los puntos donde es necesario resolver las diferencias”. Sin embargo, en términos generales, advirtió que “todavía estamos lejos de un acuerdo”.

Informó, además, que la próxima reunión ampliada será el jueves 13 de octubre a las 10.00 en la sede del Congreso en Santiago.

Los principales nudos de la discusión

Desde que iniciaron las negociaciones, hay una serie de nudos que no se han podido destrabar para sellar un consenso, como el sistema electoral para escoger a los representantes del nuevo órgano redactor.

Uno de los puntos que no se han logrado despejar sobre ese tema -junto con la lista de independientes y los escaños reservados- es la cantidad de integrantes que conformarán el futuro mecanismo y si estos serán elegidos 100% por la ciudadanía.

Otro eje que no logra un consenso son las bases constitucionales, es decir, los principios que le dan un marco a la discusión constituyente y que limitarán la redacción de la nueva Constitución. Este debate se ha radicado principalmente en las bilaterales entre el oficialismo, la Democracia Cristiana (DC) y Chile Vamos.

Sin embargo, ayer -tras una nueva cita- los representantes no lograron acuerdo único. Estado social de derecho, bicameralidad y cerrar la puerta a la plurinacionalidad han sido las piedras de tope en la discusión.

A esto también se suma el rol de los expertos. Si bien en todos los sectores concuerdan con que deben tener un papel relevante en la redacción, plantean fórmulas distintas. Algunos proponen que tengan un despliegue protagónico, mientras que otros apuntan a un rol de acompañamiento.

El quórum para aprobar las futuras normas constitucionales tampoco se queda atrás en la discusión. Desde Chile Vamos defenderán mantener los 2/3, como el que rigió en la disuelta Convención Constitucional. En el oficialismo, en cambio, evalúan disminuirlo a 3/5 o 4/7.

¿Una mesa colaborativa?

Mientras se desarrollaba la discusión, en la misma sede del Congreso se reunió otra coordinadora parlamentaria.

La conformación de la instancia fue anunciada el martes por algunos diputados y senadores, quienes acusaron que la actual negociación del proceso constituyente no ha incluido a la diversidad de opiniones. Así, convocaron a su primer encuentro para este jueves, en el mismo lugar donde se llevaron a cabo las tratativas constitucionales.

Antes de que empezara esta cita, el jefe de bancada de diputados del PDG, Víctor Pino -quien participó de la reunión con todos los representantes de las fuerzas políticas- aclaró que “esta mesa no va a reemplazar a la mesa oficial”.

“Es un trabajo colaborativo, vamos a llevar insumos a la mesa oficial desde la sociedad civil y el mundo académico”, explicó.

En una línea similar, su par Rubén Oyarzo -quien sí participó de la cita paralela- precisó que “nosotros estamos armando una mesa paralela, más que paralela es una bilateral, en la que vamos a escuchar al mundo civil, académico e independiente que no se están sintiendo representados”.

Lee más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.