El déjà vu de los 2/3: Chile Vamos defenderá mantener quórum para la nueva Convención y oficialismo evalúa bajarlo a 3/5 o 4/7

En Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad se comenta que la reforma constitucional presentada por los senadores DC Matías Walker y Ximena Rincón -que rebajó la cantidad de votos necesarios para modificar la Constitución vigente- es un antecedente que ajusta el escenario en esta segunda etapa del proceso. En la oposición no cambiarán su postura y cerrarán filas para mantener la misma cifra que tuvo la disuelta Convención para aprobar sus normas constitucionales.


La batalla por el quórum de aprobación de normas constitucionales tendrá un nuevo round. Pese a que los partidos políticos están centrando sus energías en la negociación por definir las bases constitucionales del proceso constituyente -los principios o bordes que limiten la redacción del nuevo texto-, en paralelo, y en privado, los dirigentes de las distintas colectividades han analizado los temas clave que faltan por definir.

Esos asuntos pasan por el tipo de órgano redactor, el sistema electoral para elegir representantes y el quórum para aprobar las futuras normas constitucionales.

El orden de estos factores, probablemente, implique un nuevo foco de tensiones durante la reunión de este martes en el Congreso en Valparaíso. Chile Vamos está cerrado a que primero hay que acordar las bases constitucionales, para luego ver el mecanismo para redactar el nuevo texto constitucional. Sin embargo, sectores del oficialismo pretenden avanzar en ambas cosas en paralelo.

Mientras las fuerzas políticas resuelven esas diferencias, están adelantando el trabajo. La idea, dicen, es que una vez cerradas las bases ya sepan qué batallas dar respecto de los otros nudos que falta por resolver. Uno de esos es el quórum.

La oposición no cambiará su postura en ese tema. Llegado el momento defenderán que el quórum debe seguir siendo de 2/3, al igual al que rigió en la extinta Convención. En Chile Vamos dicen que este debe ser funcional a los grandes acuerdos, a pesar de lo ocurrido en el pasado órgano constituyente, en el que, explican, el problema fueron sus integrantes y no el quórum fijado para aprobar normas.

El efecto de la reforma constitucional de Rincón y Walker

En el Frente Amplio (FA) aún no han tomado una postura. Durante estas semanas, mientras el grueso de la negociación se centra en las bases constitucionales, los partidos del bloque han ido avanzando en los otros asuntos que habrá que resolver.

Por eso, fuentes conocedoras del proceso dicen que el FA está trabajando en dos propuestas. Ambas descansan en una idea que ya es consenso: el futuro órgano debe tener un quórum calificado para aprobar las normas constitucionales.

Aún no se cierran por alguna opción y, hasta el momento, están explorando mantener los 2/3 o rebajarlo a 3/5.

Un quórum de 2/3 es equivalente a 66,6%. Es la cifra más alta, luego vienen los 3/5, que equivalen a 60%, y los 4/7, que corresponden a 57%. Esos quórums, si se llevan a la integración actual del Congreso -155 diputados y 50 senadores- se traducen en: 4/7 son 89 diputados y 29 senadores; 3/5 son 93 diputados y 30 senadores, y 2/3 son 103 diputados y 33 senadores.

En el Partido Comunista el asunto es distinto. Esta colectividad siempre ha sido crítica de la idea de tener un quórum alto de 2/3. Esa fue la postura que tuvieron durante la negociación del Acuerdo por la Paz, pero también la que defendieron después, una vez que la Convención empezó su funcionamiento. Los convencionales comunistas empujaron la idea de que al momento de redactar el reglamento el órgano -haciendo uso de su autonomía- pudiera decidir sobre su quórum de aprobación de normas y así zanjar uno más bajo.

Esta vez al interior del PC las voces son duras. Plantean que luego de la reforma constitucional que presentaron los senadores DC Matías Walker y Ximena Rincón, la defensa de los 2/3 queda sin piso político. La razón, comentan fuentes comunistas, se debe a que resultaría incoherente que la Constitución vigente pueda ser reformada con 4/7 y las nuevas normas constitucionales deban ser aprobadas con 2/3.

Pese a que aún no es una definición política ni estratégica, en el PC adelantan que todo apunta a que seguirán la misma línea que han tenido hasta ahora, es decir, empujar para que el quórum sea inferior a los 2/3.

Las mismas fuentes del PC dicen que luego de la experiencia de la Convención, los argumentos de que los 2/3 son una garantía para los acuerdos pierde fuerza. La tesis que está instalada en sectores del partido es que esos acuerdos deben lograrse “haciendo buena política”, algo que estuvo ausente en el disuelto órgano redactor y no amarrando el asunto a un quórum específico.

En el Socialismo Democrático la definición la cerraron hace varias semanas, cuando publicaron un documento con su propuesta para esta segunda etapa del proceso constituyente. “El quórum de aprobación de las normas por el pleno de la Convención Constitucional debe ser la de los 4/7 recientemente aprobada o el de 3/5. Ello permite preservar una amplia mayoría para sus normas y evitar el bloqueo de minorías, como quedó en evidencia en la Convención”, consignaron en el documento a inicios de septiembre.

En los principales partidos del bloque, el PPD y el PS, comentan que es una postura que se puede negociar. De hecho puede ser una de las monedas de cambio cuando los partidos entren de lleno a cerrar los asuntos electorales. Llegado ese minuto, cada asunto puede transformarse en un nuevo foco de tensiones y, por lo tanto, dicen, “hay que tener cartuchos” para quemar.

Lo que sí, agregan, es que esperan que el asunto quede cerrado junto con la reforma constitucional que habilitará esta segunda etapa del proceso constituyente. Eso implicaría replicar el modelo ocupado en el Acuerdo por la Paz. El quórum para aprobar normas constitucionales quedó estampado en el inciso tercero del Artículo 133: “La Convención deberá aprobar las normas y el reglamento de votación de las mismas por un quórum de dos tercios de sus miembros en ejercicio”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.