A medida que llegan más autos a los concesionarios, los compradores sienten la presión del aumento de las tasas de interés

El Presidente Joe Biden en el vehículo eléctrico Cadillac Lyriq de GM que se expuso en el Salón del Automóvil de Detroit el mes pasado. Foto: Evan Vucci/ AP.

La mejora de la cadena de suministro aumentó el catálogo de los concesionarios y las ventas, pero los obstáculos económicos están influyendo en los clientes. “Hay mucho sentimiento negativo de los consumidores en el mercado. Así que, obviamente, estamos preocupados por ello”, comunicó el lunes Randy Parker, director ejecutivo de Hyundai Motor America.


Por fin llegan a los concesionarios más automóviles y camiones nuevos, a medida que se reducen los problemas de la cadena de suministro y los fabricantes de automóviles aumentan la producción de las fábricas. Sin embargo, el aumento de las tasas de interés y otras presiones económicas están empezando a frenar el ánimo de compra de autos.

Varios de los principales fabricantes de automóviles informaron de un descenso de las ventas en Estados Unidos en el tercer trimestre, ya que los niveles de inventario se mantuvieron presionados, a pesar de una cierta mejora en los últimos meses. General Motors Co. registró un aumento del 24% en las ventas del tercer trimestre en EE.UU., ya que su disponibilidad de vehículos aumentó después de que el año pasado se viera desproporcionadamente afectada por las limitaciones de la cadena de suministro derivadas de los confinamientos relacionados con el Covid en Asia.

La industria automovilística lleva casi dos años lidiando con unos calendarios de producción muy irregulares y unas escasas existencias en los concesionarios, debido a la insuficiencia de semiconductores y otros problemas de suministro. Estos obstáculos están aflojando y la disponibilidad de vehículos está mejorando lentamente, según las empresas automovilísticas.

Un lote de concesionarios del minorista de autos usados CarMax, que dice que los altos precios, la inflación y el aumento de los tipos de interés están frenando la demanda. FOTO: MARTA LAVANDIER/ ASSOCIATED PRESS

Los directivos de la industria automovilística siguen confiando en que serán capaces de cubrir el gran retraso en la demanda de los consumidores cuando se normalice la producción. Sin embargo, el empeoramiento de la situación económica y el aumento de los tipos de interés plantean dudas sobre si los consumidores seguirán comprando autos y camiones al mismo ritmo, una vez que mejoren los niveles de existencias.

“Hay mucho sentimiento negativo de los consumidores en el mercado. Así que, obviamente, estamos preocupados por ello”, comunicó el lunes Randy Parker, director ejecutivo de Hyundai Motor America, citando el aumento de las tasas de interés y la caída del mercado de valores. Las ventas de Hyundai en el tercer trimestre aumentaron un 3%.

Sin embargo, Parker dijo que era demasiado pronto para decir si la demanda se está debilitando significativamente y aseguró ser cautelosamente optimista de que se mantendrá. Comentó también que las ventas se ralentizaron la semana pasada en parte debido al impacto del huracán Ian en el sureste, lo que hace más difícil medir la demanda subyacente de los consumidores.

Los fabricantes de automóviles señalaron que los bajos stocks de vehículos siguen siendo la razón de la debilidad de las ventas del tercer trimestre. Toyota Motor Corp. indicó que las ventas cayeron un 7% en el periodo de julio a septiembre. Las de Stellantis NV cayeron un 6%, citando el fabricante de Jeep las continuas limitaciones de suministro, y Nissan Motor Co. informó de un descenso de casi el 23% en las ventas en Estados Unidos durante el tercer trimestre.

En general, las ventas del sector en EE.UU. durante el tercer trimestre fueron de unos 3,36 millones, prácticamente sin cambios respecto a igual periodo del año anterior, según Wards Intelligence.

El líder de los vehículos eléctricos, Tesla Inc., sostuvo el domingo que las entregas globales de vehículos en el tercer trimestre aumentaron alrededor de un 42%, hasta un récord de 343.830, pero se vieron obstaculizadas por la capacidad de envío. El total de entregas no alcanzó las estimaciones de Wall Street.

La nueva empresa de vehículos eléctricos Rivian Automotive Inc., también informó el lunes que había producido 7.363 vehículos en su fábrica de Illinois y entregado 6.584 a clientes durante ese mismo periodo. La cifra se mantiene en línea con el objetivo de Rivian de producir 25.000 vehículos este año, dijo la compañía. Las acciones de Rivian subieron más de un 6% en las operaciones posteriores al cierre del lunes.

A su vez, la subida de los tipos de interés está dificultando que los compradores estadounidenses puedan permitirse precios récord en los vehículos nuevos, un subproducto del escaso catálogo en los concesionarios. Quedaron atrás los días de la financiación al 0% para los vehículos nuevos que las empresas automovilísticas y los concesionarios han utilizado durante mucho tiempo como una promoción básica para vender autos.

La tasa de interés promedio de los préstamos para autos nuevos en Estados Unidos alcanzó el 5,7% en el tercer trimestre, el más alto en tres años, según el sitio de investigación Edmunds.com.

Los estadounidenses también están financiando más que nunca el precio de compra, lo que refleja los precios récord de los autos. El importe promedio financiado por vehículo en el tercer trimestre fue de US$ 41.347, frente a los US$ 38.315 del año anterior, de acuerdo a Edmunds.com. Y el 14% de los clientes de préstamos para automóviles durante ese mismo periodo asumió un pago mensual de US$ 1.000 o más, frente al 8% del año anterior, según la empresa.

“Parece probable que gran parte de la demanda reprimida por la limitada oferta esté desapareciendo rápidamente, a medida que los altos tipos de interés merman la voluntad y la capacidad de compra de los consumidores de vehículos”, señaló Charlie Chesbrough, economista senior de la firma de investigación Cox Automotive.

La semana pasada, la empresa rebajó su previsión de ventas en Estados Unidos para 2022 a 13,7 millones de vehículos nuevos, lo que supondría un descenso del 9% respecto al año pasado. En los cinco años anteriores a 2020, la industria vendió más de 17 millones de vehículos al año.

Hasta ahora, sin embargo, las empresas automovilísticas y los concesionarios afirman que la mayoría de los vehículos nuevos que salen de fábrica son rápidamente adquiridos por los compradores.

En agosto había casi 1,3 millones de vehículos en los concesionarios o de camino a las tiendas, un 10% más que en julio y un 19% más que un año antes, según la empresa de investigación Wards Intelligence. Esta cifra representa una oferta de 29 días, la más alta de los últimos meses, pero todavía la mitad de los registros históricos.

“La demanda de los consumidores sigue siendo muy fuerte y la demanda de reposición es enorme”, aseguró Duncan Aldred, director de las marcas Buick y GMC de GM, durante una entrevista en el salón del automóvil de Detroit el mes pasado. “Creo que eso probablemente superará muchos de los vientos en contra de la economía”, agregó.

GM anunció el lunes que la disponibilidad de los semiconductores ha mejorado y la producción se ha estabilizado, lo que le permite almacenar más autos y aumentar las ventas. El número de vehículos en los lotes de los concesionarios o en camino a las tiendas al final del tercer trimestre aumentó un 45% respecto al año anterior, señaló GM.

Los directivos de la industria automovilística afirman que la escasez de semiconductores, que ha afectado a la producción durante casi dos años, está disminuyendo gradualmente. Aun así, la escasez continúa, y el impacto tiende a sentirse de forma desigual entre regiones y empresas.

Hay indicios de que el aumento de los tipos de interés está empezando a poner en aprietos a los compradores de autos, lo que podría presionar los precios.

La semana pasada, la acciones de CarMax Inc. se hundieron después de que el minorista de autos usados señalara que los altos precios, junto con la elevada inflación general y el aumento de los tipos de interés, han frenado la demanda. Los beneficios de la empresa cayeron un 50% en su último trimestre y sus ventas se estabilizaron en un crecimiento del 2%, ambos peores de lo que esperaban los analistas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Este domingo se llevó a cabo la 4ª versión del Creating Games Fest. El evento sumó de concursos, zona de arcade, puesto de ventas y empresas nacionales de la industria de los videojuegos.