El Reino Unido trata de calmar a los inversores por el choque entre la lucha contra la inflación y los recortes fiscales de Truss

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, ha señalado que podría ser necesario un nuevo aumento de los tipos de interés para controlar la inflación. Foto: Yui Mok/ REUTERS

Tras el desplome de los mercados financieros, el gobierno dijo que estaba trabajando estrechamente con el Banco de Inglaterra. El banco central y el gobierno se encuentran apuntando en direcciones diferentes, una dinámica que ha alarmado a los inversores. Mientras que el banco central ha estado subiendo su tipo de interés clave desde diciembre para intentar contener un aumento de los precios al consumo, los recortes fiscales estimularán la demanda de los consumidores, lo que debilita al banco central.


El gobierno del Reino Unido, tras una semana de castigo para la libra y el mercado de bonos en Londres, trató el martes de tranquilizar a los inversores asegurando que está trabajando para coordinarse mejor con el Banco de Inglaterra (BoE, por sus siglas en inglés), ya que los recortes de impuestos y los subsidios a la energía de la primera ministra Liz Truss complican los esfuerzos para controlar la espiral de inflación.

El ministro de Hacienda del Reino Unido, Kwasi Kwarteng, comentó que se reunía a diario con el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey.

“Estamos trabajando muy estrechamente ahora”, dijo Kwarteng en una mesa redonda de ejecutivos de los principales bancos. También trató de asegurar a los inversores que su gobierno, que la semana pasada provocó una oleada de ventas en los mercados financieros al anunciar los mayores recortes de impuestos en una generación, además de nuevos gastos, no había perdido la disciplina fiscal y tenía un plan creíble para recortar la deuda en los próximos años, añadiendo que “con una estrecha cooperación con el Banco, nuestro enfoque funcionará”.

El banco central y el gobierno se encuentran apuntando en direcciones diferentes en la economía del Reino Unido, una dinámica que ha alarmado a los inversores. Mientras que el banco central ha estado subiendo su tipo de interés clave desde diciembre para intentar contener un aumento de los precios al consumo, los recortes fiscales estimularán la demanda de los consumidores, lo que debilita al banco central.

“Es evidente que existe un conflicto fundamental entre el llamado programa de crecimiento del gobierno de Truss, consistente en un gasto a gran escala, y la necesidad del banco de reducir la inflación”, sostuvo Adam Posen, presidente del Instituto Peterson de Economía Internacional y antiguo responsable de la política del banco central.

Los esfuerzos del gobierno y del banco central por calmar a los mercados el martes tuvieron resultados dispares. La libra esterlina cerró prácticamente sin cambios tras una de sus mayores caídas registradas de dos días, un descenso que avivará aún más la inflación al aumentar el precio de las importaciones. Los costos de endeudamiento del gobierno del Reino Unido siguieron aumentando, y el rendimiento del bono de referencia a 10 años subió 23 puntos básicos, hasta el 4,51%.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional anunció el martes que estaba siguiendo de cerca la situación en el Reino Unido. Dijo que, dada la alta inflación mundial, “no recomendamos paquetes fiscales grandes y sin objetivos en esta coyuntura, ya que es importante que la política fiscal no funcione en contra de la política monetaria”.

En una señal de cómo las turbulencias del mercado están afectando a la economía, al menos seis prestamistas hipotecarios del Reino Unido dejaron de ofrecer algunos préstamos o suspendieron brevemente la concesión de préstamos a los compradores de viviendas el martes, con la incertidumbre de cómo la agitación afectará a los tipos de interés, según UK Finance, un grupo comercial del sector.

A diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos, donde predominan las hipotecas con una tasa fija a 30 años, la mayoría de los hogares del Reino Unido sólo pagan un tipo de interés anual fijo durante dos o cinco años, tras lo cual su préstamo se reajusta para pagar una tasa flotante vinculada a los costos de préstamo de referencia.

La mayoría de los economistas cree ahora que el banco central tendrá que subir su principal tipo de interés más rápido de lo que se creía probable. En una declaración realizada el lunes, Bailey señaló que es probable que los responsables de la política monetaria anuncien un aumento mayor que en cualquiera de los siete que ha aplicado desde diciembre.

El martes, el economista jefe del banco, Huw Pill, subrayó este punto.

“Hemos visto noticias fiscales significativas”, señaló Pill en un discurso a los inversores. “Eso ha tenido consecuencias significativas para el mercado, así como consecuencias significativas para las perspectivas económicas. Creo que es difícil no sacar la conclusión de que esto requerirá una respuesta significativa de la política monetaria”, explicó.

El gobierno de la primera ministra Liz Truss ha presentado los mayores recortes de impuestos en una generación. Foto: Clodagh Kilcoyne/ Reuters

La fuerte subida de las tasas de interés frenará el impulso de la economía que el gobierno esperaba dar con la limitación de los precios de la energía y los recortes fiscales. El aumento de los tipos de interés también encarece la inversión de las empresas y la mejora de la productividad que el gobierno dice querer conseguir, según muchos economistas.

“Preocupa la falta de coordinación” entre el Banco de Inglaterra y el Tesoro, dijo Raoul Ruparel, exasesor del gobierno del Reino Unido y director del Centro para el Crecimiento del Boston Consulting Group. “Nadie sabe cuál va a ganar y eso provoca ansiedad”, agregó.

La gran pregunta es hasta dónde deben subir las tasas para controlar la inflación. Si el tipo de referencia clave sube hasta el 3% o el 4%, desde el 2,25% actual, puede que no afecte dramáticamente al crecimiento, considera Ruparel. Pero si suben al 6% o más, el mercado inmobiliario podría desplomarse y la economía podría entrar en recesión.

Para los antiguos banqueros centrales, el gobierno es la fuente clara de la actual ansiedad del mercado. En una entrevista con la BBC, el exvicegobernador del Banco de Inglaterra, Charles Bean, aseguró que el gobierno debería haber comenzado con las reformas para impulsar el crecimiento económico y sólo recortar los impuestos cuando ese crecimiento se materialice.

“La secuencia elegida por el gobierno es errónea”, indicó Bean. “Ahora al Reino Unido le cuesta más pedir prestado a 10 años que a Italia o Grecia, que tradicionalmente hemos considerado como entidades soberanas de menor rendimiento”, afirmó.

El aumento de la inflación en todo el mundo desde principios de 2021 ha hecho más difícil que los gobiernos y los banqueros centrales presionen en la misma dirección. Los gobiernos quieren ayudar a los hogares a capear la subida de los precios de la energía sin problemas, pero cualquier ayuda que den corre el riesgo de mantener la inflación más alta durante más tiempo.

El choque de políticas marca un nuevo revés en la relación entre el gobierno y el banco central, que comenzó a deteriorarse en torno a la votación del Reino Unido para salir de la Unión Europea en 2016.

Cuando el gobierno otorgó al Comité de Política Monetaria del BoE el control independiente sobre los tipos de interés en 1997, hubo una clara separación de funciones. Por convención, ninguna de las partes comentaba lo que hacía la otra, al menos en público.

Sin embargo, ambos trabajaron conjuntamente para responder a las consecuencias económicas de la crisis financiera mundial, y el gobierno trató de reducir el endeudamiento, mientras el banco central mantenía las tasas bajas para apoyar el crecimiento. En mayo de 2010, el entonces gobernador del banco, Mervyn King, llegó a respaldar los recortes de gasto previstos por el nuevo gobierno dirigido por los conservadores, una medida que, según los críticos, corría el riesgo de romper con la convención de 1997.

Sin embargo, la relación entre algunos legisladores conservadores y el banco central se volvió problemática cuando los responsables políticos del BoE advirtieron que la decisión de abandonar la UE probablemente debilitaría la libra y el crecimiento económico. No obstante, el banco central siguió apoyando las medidas del gobierno durante la pandemia, cuando lanzó una nueva ronda de compras de bonos del Estado para ayudar a mantener bajos los costos de los préstamos, mientras el gobierno gastaba cientos de miles de millones de libras para apoyar a los hogares y las empresas.

Durante su campaña para convertirse en líder del Partido Conservador, Liz Truss criticó con frecuencia lo que llamó “ortodoxia del Tesoro” y comentó que podría revisar el mandato de objetivos de inflación del BoE. Desde que se convirtió en primera ministra, su tono se ha suavizado, y Kwarteng dijo que seguía apoyando la independencia del BoE.

“Creo que sería completamente erróneo que yo, como política, dijera lo que quiero que sean las tasas de interés y que contraindique al Banco de Inglaterra”, aseguró Truss a principios de este mes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El objetivo de Metatool es investigar cómo el cerebro humano consiguió imaginar objetos para resolver problemas y traspasar esa información a los robots para mejorar sus habilidades.