La lucha contra la inflación de la Fed y la ralentización de China golpean a los mercados emergentes

Las subidas de las tasas de interés de la Reserva Federal influyen en la reciente caída de las inversiones en los mercados emergentes. FOTO: TING SHEN/BLOOMBERG NEWS

Los inversores, antes optimistas y ahora decepcionados, se deshacen de los activos asiáticos, africanos y latinoamericanos.


La subida de las tasas de interés en Estados Unidos y la atonía económica de China están asestando un doble golpe a los mercados emergentes.

Los inversores esperaban que las economías en desarrollo, desde Brasil hasta Tailandia, brillaran este año a medida que bajaran los tipos de interés en Estados Unidos, se debilitara el dólar y repuntara la demanda china tras tres años de parón provocado por la pandemia.

En cambio, ocurrió lo contrario: la Reserva Federal (Fed) siguió subiendo las tasas de interés en Estados Unidos para frenar la inflación, lo que hizo subir el dólar. Por otra parte, la recuperación de China se desvaneció ante el temor de que su economía entre en una era de crecimiento más lento. Los inversores, decepcionados, se están deshaciendo de activos en todo el mundo en desarrollo.

El repliegue subraya los riesgos que aún se ciernen sobre la economía mundial este año, incluso cuando algunos bancos centrales reducen sus agresivas campañas de lucha contra la inflación. Los inversores están reconociendo que las tasas de interés en Estados Unidos probablemente se mantendrán más altos durante más tiempo de lo que esperaban, un cambio que envió los rendimientos de los bonos del Tesoro a sus niveles más altos en casi 16 años este mes.

Aunque el presidente de la Fed, Jerome Powell, abogó el viernes por mantener los tipos estables por ahora, mantuvo la puerta abierta a subirlos más adelante este año si la economía estadounidense no se desacelera lo suficiente como para mantener la inflación en descenso.

Los costos de endeudamiento de Estados Unidos y el dólar son la columna vertebral de los mercados mundiales de financiación, y sus fluctuaciones tienen efectos de gran alcance.

“Todo el mundo estaba entusiasmado con los mercados emergentes a principios de año”, afirma Phillip Wool, responsable de análisis de Rayliant Global Advisors, una gestora de activos de mercados emergentes valorada en US$ 17.000 millones. “Está claro que el sentimiento de que los tipos de interés seguirán subiendo durante más tiempo está creciendo ahora en Estados Unidos, por lo que podría pasar algún tiempo antes de que la Fed afloje, el dólar se debilite y el sector manufacturero repunte”.

El índice MSCI de referencia de los mercados emergentes ha caído un 7,3% en agosto, camino de registrar su peor mes en casi un año. El peso colombiano se ha desplomado un 4,7% frente al dólar, mientras que la rupia india y el yuan chino han cotizado cerca de mínimos históricos.

Los mercados emergentes son especialmente sensibles a la política de la Reserva Federal, porque unas tasas estadounidenses más altas hacen que los activos de mayor riesgo resulten menos atractivos para los inversores. Según Allianz Global Investors, el rendimiento adicional que ofrecen los bonos de los mercados emergentes respecto a sus homólogos estadounidenses ha caído al nivel más bajo desde 2007. Los bonos del Tesoro de EE.UU. ofrecen ahora aproximadamente un 2% de rentabilidad anual por encima de la inflación.

“Cuanto peor es el diferencial de tasas de interés, más reacias se muestran los inversores a invertir en los mercados emergentes”, señala Sergi Lanau, director de estrategia global de mercados emergentes de Oxford Economics.

La lucha contra la inflación de la Fed y la ralentización de China golpean a los mercados emergentes.

La subida de las tasas estadounidenses también suele impulsar el dólar, lo que encarece a otros países la compra de bienes cotizados en dólares o el servicio de sus deudas denominadas en dólares. El billete verde ha subido durante seis semanas consecutivas, con lo que sus ganancias en el año ascienden al 2,2%, según el Índice del Dólar WSJ.

La situación actual dificultará a los bancos centrales de los mercados emergentes recortar sus propios tipos de interés para estimular sus economías a medida que se ralenticen aún más. Muchos de ellos empezaron a subir los tipos en 2021 -mucho antes de que lo hiciera la Reserva Federal-, aumentando su credibilidad como agresivos luchadores contra la inflación, dice Richard House, responsable de deuda de mercados emergentes de Allianz Global Investors. Ahora, muchos están pasando a bajar las tasas a medida que cae la inflación, con Chile y Brasil a la cabeza. Pero eso corre el riesgo de erosionar aún más el atractivo de los activos de sus países.

“La reevaluación de la Reserva Federal por parte del mercado... probablemente limitará el número de bajadas de tipos de interés que los bancos centrales de los mercados emergentes pueden llevar a cabo”, sostiene Kieran Curtis, responsable de deuda de mercados emergentes en moneda local de Abrdn.

Los analistas no creen que la ola de ventas presagie el regreso de la extrema agitación a los mercados. Pero unas tasas más altas en Estados Unidos harán más difícil que países como Kenia o Egipto puedan endeudarse en los mercados extranjeros. Algunos de los países en desarrollo más frágiles quedaron congelados fuera de los mercados de deuda el año pasado después de que la invasión rusa de Ucrania exacerbara las presiones sobre los precios, e impulsara a los bancos centrales mundiales a subir las tasas.

“Siguen teniendo un problema”, asegura Lanau. “En la mayoría de estos lugares, la gente no está dispuesta a comprar ninguno de estos bonos” salvo a tipos de interés insosteniblemente altos, agrega.

El malestar económico de China es también una decepción para los inversores, que esperaban que el abandono por parte de Beijing de sus estrictas políticas de tipos cero impulsara la demanda de petróleo, metales y bienes producidos por otros mercados emergentes.

Beijing parece reticente a utilizar el tipo de medidas contundentes de estímulo económico que había empleado en anteriores ralentizaciones. Está agobiada por la deuda, el mercado inmobiliario está en crisis y se está quedando sin nuevas cosas que construir para impulsar el crecimiento.

Los bancos de inversión mundiales, incluido Barclays, estiman ahora que la economía china crecerá menos del 5% este año, por debajo del objetivo de Beijing.

Las dificultades de China y el final de la era del dinero fácil podrían dificultar que muchas economías de mercados emergentes crecieran al ritmo vertiginoso del pasado. En lo que va de siglo, han crecido a un promedio anual del 5,2%, un ritmo que, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional, se ralentizará hasta el 3,9% a medio plazo.

Algunos analistas aún ven motivos para el optimismo. La remodelación de las cadenas de suministro mundiales está beneficiando a países como México, mientras que se espera que la inversión pública en la transición hacia energías limpias estimule el crecimiento en las economías emergentes. Países asiáticos como Corea del Sur han logrado que el comercio se aleje de China y se dirija a otros mercados como Estados Unidos y Europa.

“La diferencia entre hoy y hace dos décadas es que entonces China era el motor de los mercados emergentes”, indica Marko Papic, estratega jefe de Clocktower Group, gestora de activos con sede en Santa Mónica (California). “Ahora, serán los gastos de capital en todo el mundo”, concluye.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.