La política enfría los nuevos proyectos inmobiliarios en el momento más hot de la economía

El menor ingreso de proyectos dejó al indicador elaborado por Iconstruye por debajo del promedio del 2020, y un 58% por debajo de la media de 2019.




El mercado inmobiliario y de la construcción ha dado evidentes muestras de dinamismo en los últimos meses tras el difícil 2020 cuando la pandemia, las cuarentenas y medidas de restricción le propinaron a la economía su mayor golpe desde la crisis de 1982.

La situación actual es diametralmente opuesta a la de hace un año, toda vez que la actividad vuelve a la normalidad y el sector se enfrenta a niveles inéditos de liquidez producto de la recuperación del empleo, las ayudas estatales (US$ 38.000 millones) y los retiros de fondos de las AFP (US$ 50.000 millones).

Trabajadores de la Construccion.

De acuerdo al Imacon de junio de la Cámara Chilena de la Construcción, esta actividad viene creciendo de manera consecutiva desde febrero pasado, mientras que las ventas inmobiliarias se han duplicado de acuerdo a algunas mediciones, a los que se suman alzas en precios de propiedades y arriendos.

Sin embargo, existen algunos nubarrones en esta industria. La plataforma Iconstruye observa un evidente enfriamiento en el ingreso de nuevos proyectos al mercado. Estas iniciativas se refieren a edificios de departamentos, desarrollos de casas, proyectos de tipo vial, obras marítimas y portuarias, comerciales, industriales, entre otros segmentos.

Según este marketplace de materiales y servicios de la construcción, en agosto ingresaron 25 nuevos proyectos, lo que representa una caída del 4% respecto de julio, período en el que se activaron 26 obras. De este total, 5 corresponden a proyectos de infraestructura y 14 al de casas y departamentos (residencial), lo que supone una menor oferta futura en medio del hambre que hay por conseguir propiedades.

La política enfría los nuevos proyectos inmobiliarios en el momento más hot de la economía
Venta de departamentos en Avenida Colón

El menor ingreso de proyectos, dejó al indicador por debajo del promedio del 2020, y un 58% por debajo de la media de 2019, cuando en promedio se iniciaban cerca de 60 obras al mes.

¿Por qué pasa esto en el momento más hot de la economía chilena, según Bloomberg?

“Este escenario se explica, en parte, dado que continúa la incertidumbre respecto de la situación país, y en esa línea las elecciones presidenciales podrían ser importantes para evaluar cómo afecta en la tendencia que venimos observando en la industria. Y junto con ello, producto de las medidas sanitarias, hay una serie de retrasos en los procesos administrativos para la obtención de permisos de construcción, que ralentizan el ingreso de nuevas obras”, explica Yuval Shats, CRO de ICONSTRUYE.

Este marketplace en el que se comercializan servicios y materiales para la construcción mueve unos US$ 3.500 millones anualmente y representa cerca del 30% de la actividad de esta industria.

Transacciones

Y precisamente en materia transaccional, medida como cantidad de órdenes de compra (OC), es decir, la solicitud formal de compra de bienes o servicios, el reporte detalla que el volumen había estado en índices similares al promedio de 2019, lo que se venía observando desde noviembre del año pasado, salvo un alza puntual en marzo de este año, la que se replicó en agosto, con el aumento de un 6% por sobre el mes anterior.

“El alza del total de OC generadas mensualmente, se debe principalmente a que hay un stock de 1.065 obras en ejecución que demandan una mayor cantidad de materiales”, añade.

Actividad de la construcción

Según el análisis de Iconstruye, el monto total transado en el ecosistema ha crecido un 35% respecto del promedio de 2019. No obstante, durante agosto se observó un leve retroceso, de un 2%, en comparación a julio.

“Esto se da por una baja en el monto de la orden de compra promedio, la cual cayó un 8% respecto del mes anterior, acumulando bajas consecutivas en los últimos dos meses. Podemos estimar que este fenómeno se debe a los primeros indicios de lo que podría ser la tan esperada recuperación de la cadena de abastecimiento de la industria, lo que se está reflejando en un cambio en el comportamiento de compra de la industria y una leve estabilización de los precios de los materiales, aunque aún falta mucho para volver a la normalidad”, cierra Shats.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.