Armadores y pescadores artesanales se unen a Asipes y presentarán querella por pesca ilegal de merluza común

merluza

Ahora son los artesanales los que quieren atacar la pesca ilegal de este recurso marino.




Ahora son los artesanales los que quieren atacar la pesca ilegal de la merluza. Luego de la acción legal que presentó la Asociación de Industriales Pesqueros, Asipes, el pasado 16 de marzo, tres armadores y pescadores artesanales se quieren hacer parte del proceso y presentarán mañana sus correspondientes acciones legales de la mano del abogado Remberto Valdés.

Se trata de Sociedad Pesquera Enfemar Limitada y Antonio Da Venezia, dos pequeños armadores que venden su producción al Terminal Pesquero Metropolitano. También de Pesquera Antonio Cruz Córdova Nakouz, que opera en Cartagena, quienes presentarán sendas querellas criminales por el delito de pesca ilegal de merluza común y el delito de asociación ilícita en contra de todos quienes resulten responsables de esta práctica que está llevando al colapso a este recurso pesquero.

Según se lee en el borrador del documento al que tuvo acceso Pulso Domingo, pesquera Enfemar “ha constatado cómo en el Terminal Pesquero de Santiago llegan a diario camiones repletos de pesca ilegal provenientes principalmente de la región del Maule, destacando el producto de la merluza común, la que se vende a precios irrisorios, al punto que no puede competir en precios para vender sus productos”, dice el documento.

“Por ejemplo, una caja de merluza de 30 kilos obtenida con estricto apego a la ley, no puede venderla en dicho Terminal en menos de $ 30.000 cada una, esto es, a $ 1.000 el kilo, y, en cambio, ha visto precios del orden de los $ 10.000 a $ 15.000 por caja, es decir, rangos equivalentes a $ 300 a $ 400 el kilo de merluza que no tiene origen legal ni ha pagado un peso de impuestos”.

Pesca

En el escrito que representa a Antonio Da Venezia se indica que, debido a esta práctica, “en muchas oportunidades, (Da Venezia) ha tenido que zarpar con su equipo con el único fin de pagar los gastos operacionales de la faena, pero sin obtener crédito alguno, por el precio bajísimo en que se vende la merluza”. Una situación similar destaca Antonio Cruz.

Por eso, los tres afectados solicitan “una investigación exhaustiva” por parte del Ministerio Público, con el fin de detectar esta “cadena delictiva”. De acuerdo con los querellantes, este mercado paralelo mueve US$ 60 millones al año y evade, en términos de impuestos al IVA, $ 14.200 millones.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.