La economía británica se contrae por primera vez desde los confinamientos por Covid

Reina Isabel II y príncipe Carlos de Gales. CREDITOS: SAMIR HUSSEIN/WIREIMAGE

El producto interior bruto (PIB) del Reino Unido registró una contracción del 0,1% entre abril y junio, después de crecer a un ritmo del 0,8% en los primeros tres meses de 2022, según la primera estimación del dato publicada por la Oficina Nacional de Estadística (ONS).


La economía británica se contrajo en el segundo trimestre por primera vez desde la pandemia, impulsada por el descenso del gasto de los hogares y en la lucha contra el coronavirus.

El producto interior bruto cayó un 0,1% tras un aumento del 0,8% en el primer trimestre, según informó el viernes la Oficina de Estadísticas Nacionales del Reino Unido. El descenso de las pruebas para dectar el Covid y de las vacunaciones, así como la ralentización de las ventas al por menor y la primera caída del consumo de los hogares en más de un año fueron los principales motores. El sector manufacturero también cayó.

Los resultados marcan el mayor caída hasta ahora en la recuperación de la pandemia. El Banco de Inglaterra (BOE, por su siglas en inglés) espera que la inflación, que se encuentra en su punto más alto de los últimos 40 años, haga que la economía entre en recesión a finales de este año.

“La economía del Reino Unido se está moviendo en una dirección alarmante”, dijo David Bharier, Jefe de Investigación de la Cámara de Comercio Británica (BCC). “Mientras que algunas industrias orientadas al consumidor se han beneficiado de nuevas retiradas de las restricciones de Covid a los viajes, el sector minorista experimentó un descenso del 1% en el trimestre, lo que refleja las presiones sin precedentes de la inflación y la interrupción de la cadena de suministro mundial”, agregó.

Lo que dice Bloomberg Economics

“La economía del Reino Unido se comportó mejor de lo que esperábamos en junio, ya que la fiesta nacional adicional impulsó una contracción menor de lo que ha sido el caso en ocasiones anteriores. Dado que la crisis de la inflación no ha aparecido claramente en los datos del PIB, existe la posibilidad de que el crecimiento subyacente sea más fuerte de lo que esperábamos. Sin embargo, es demasiado pronto para dar el visto bueno a la economía. Con la zona del euro abocada a la desaceleración y las facturas energéticas a punto de dispararse, el riesgo de que el Reino Unido entre en recesión a finales de año sigue siendo incómodamente alto”, dijo Ana Luis Andrade de Bloomberg Economics.

Aunque las perspectivas son de un repunte en el trimestre actual, a medida que el impacto de las vacaciones se disipa, los políticos están preocupados por lo que está por venir. El aumento de la inflación y las nuevas subidas de la factura energética están preparando una difícil tarea para el ganador de la carrera para sustituir a Boris Johnson como primer ministro.

“La economía ha comenzado un período difícil con una base débil”, dijo James Smith, Director de Investigación de la Fundación Resolution, “El panorama es sombrío. La primera prioridad del nuevo Primer Ministro será proporcionar más apoyo específico a los hogares de ingresos bajos y medios, que serán los más afectados por la estanflación que ya parece estar afianzándose”, agregó.

La cifra de junio mostró un descenso del 0,6%, principalmente debido a un día festivo extra con motivo de las fiestas de la Reina. Esta caída fue la mitad de la esperada, pero la cifra de mayo también fue revisada a la baja.

“La salud fue la principal razón de la contracción de la economía, ya que se redujeron los programas de prueba y rastreo y de vacunas, mientras que muchos minoristas también tuvieron un trimestre difícil”, dijo el viernes Darren Morgan, director de estadísticas económicas de la ONS. “Esto se vio parcialmente compensado por el crecimiento en hoteles, bares, peluquerías y eventos al aire libre”, apuntó.

Las cifras separadas mostraron que el déficit comercial global de bienes y servicios se amplió en 2.000 millones de libras hasta un récord de 27.900 millones de libras en el segundo trimestre. Las exportaciones aumentaron un 2,4%, la mitad del ritmo que esperaban los economistas, y las importaciones cayeron un 1,5%. Esto refleja en parte las fricciones fronterizas con la Unión Europea tras la salida de Gran Bretaña del bloque.

“Estos datos muestran los riesgos de debilitar, en lugar de estabilizar, nuestras relaciones comerciales con la UE”, dijo William Bain, jefe de política comercial del BCC.

La lectura del PIB trimestral fue un poco más fuerte que la contracción del 0,2% prevista por los economistas y el BOE. Es poco probable que esto haga que el banco central renuncie a nuevas subidas de los tipos de interés para controlar la inflación.

Los miembros del BOE ya han subido el tipo de interés al 1,75%, desde el 0,1% de diciembre, y los mercados están a punto de prever otra subida de medio punto en septiembre. Tras los datos, las apuestas sobre el ritmo de endurecimiento del Banco de Inglaterra aumentaron ligeramente, y los operadores están valorando otras subidas de 150 puntos básicos para mayo de 2023.

El miércoles, el economista jefe del Banco de Inglaterra, Huw Pill, reconoció que subir los tipos de interés para luchar contra la inflación ralentizará el crecimiento, pero sostuvo que es necesario para estabilizar la economía a largo plazo.

“Sé que los tiempos son difíciles y que la gente estará preocupada por el aumento de los precios y la ralentización del crecimiento, y por eso estoy decidido a trabajar con el Banco de Inglaterra para controlar la inflación y hacer crecer la economía”, dijo el ministro de Hacienda, Nadhim Zahawi.

Sigue en Pulso

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.