Un nuevo equilibrio: la iniciativa empresarial que busca renovar el diálogo en la sociedad posestallido

Un grupo de 19 empresarios y emprendedores lanzan mañana Un Nuevo Equilibrio, plataforma que busca ser un activo actor de las nuevas políticas públicas que se diseñen en el Chile de después del 18-O, con un objetivo común: restablecer el valor de la empresa.




Una conversación entre el actual presidente de la Sofofa, Bernardo Larraín, y Diego Fleischmann, consejero del gremio industrial y socio de Migrante, sobre el impacto del estallido social, el malestar social y el rol de los empresarios en el movimiento histórico que se inició el 18 de octubre del 2019, fue lo que gatilló la idea de reunir a un connotado grupo de empresarios y emprendedores que tienen un factor común: las ganas de buscar una fórmula que permita legitimar la criticada labor empresarial en el Chile actual.

Y solo bastaron un par de reuniones para encantar a 19 personajes, cuentan hoy Carmen Luz Assadi, directora del G100 y socia fundadora de e-press; Christoph Schiess, presidente de Tánica, e Ignacio Canals, fundador y socio de Lemontech. Ellos, junto a Andrés Meirovich, fundador y presidente de Genesis Ventures; Arístides Benavente, presidente de Komax; Daniela Lorca, fundadora de Babytuto; Eduardo della Maggiora, CEO de Burn to Give; Gonzalo Said, director de Embotelladora Andina; Javier Álvarez, fundador y presidente de Pares y Álvarez; Jorge Pacheco, cofundador y director ejecutivo de Oxxean; José Antonio Garcés Silva, director de Embotelladora Andina; Juan Sutil, presidente de Empresas Sutil y de la CPC; Juan Manuel Santa Cruz, presidente de Lipigas; Matías Claro, CEO de Grupo Prisma; Nicolás Luksic, director de Quiñenco; Paulo Carrasco, fundador Inmobiliaria Tierras Australes; y Rosario Navarro, vicepresidenta de Sonda, lanzarán este lunes una plataforma digital llamada Un Nuevo Equilibrio, #UNE, que busca restablecer el diálogo con la sociedad y luego, volver a darle valor a la empresa.

“Chile en los últimos 30 años dio un salto muy importante, pero de alguna forma, nos quedamos un poco dormidos sobre el éxito pasado y lo que ha faltado es ese diálogo. Por un lado, estamos empujando y tratando de ayudar a que este diálogo se restablezca y se pueda conversar en una mesa los temas y en conjunto tenemos que encontrar una solución para que colaborativamente podamos diseñar un proyecto país”, explica Christoph Schiess.

A pesar del atractivo de las acciones locales, debate constitucional mantendrá los flujos en silencio: Julius Baer
¿Mercado chileno inmune a la violencia? Las razones del inesperado desempeño de las acciones y dólar tras el nuevo 18-O
¿Los pequeños pelotones o el gran batallón?

Se trata de un grupo que tiene un concepto distinto de hacer empresa y eso quisieron dejar en claro en septiembre, cuando se dieron a conocer a través de una carta publicada en El Mercurio, donde se desmarcaban de aquellos privados que tildaban los episodios del 18-O como una catástrofe.

“Nos quisimos desmarcar, con la carta que generamos, en el sentido que esto (estallido social y el quiebre del diálogo) no es el fin de Chile. Vemos un Chile para adelante. Somos optimistas y queremos ser optimistas. Queremos que las cosas salgan bien y queremos participar para eso”, señala Ignacio Canals.

¿Cómo nace esta idea de Un Nuevo Equilibrio?

Un nuevo equilibrio: la iniciativa empresarial que busca renovar el diálogo en la sociedad posestallido

Carmen Luz Assadi: la idea nace en conjunto entre Bernardo Larraín y Diego Fleischmann, que es consejero de la Sofofa, además de emprendedor, y él invitó a varios participantes a Un Nuevo Equilibrio que son más del mundo emprendedor. Y, por otro lado, Bernardo Larraín invitó a otros empresarios, y todo esto con el ánimo de poder unirse, entre empresarios y emprendedores, en función de establecer un nuevo diálogo con la ciudadanía a partir de esta nueva etapa que le toca vivir a Chile. Nos juntamos un par de veces antes, conversamos y nos pusimos de acuerdo. No nos costó tanto. Es que independiente que muchos tengamos opiniones distintas en varios ámbitos y, además, en nuestros emprendimientos tengamos distintos tamaños, sí teníamos un denominador común, que es aportar desde la empresa al diálogo en Chile y volver a establecer una conversación entre la ciudadanía y los emprendedores y los empresarios.

Ignacio Canals: Tenemos como objetivo recuperar el diálogo, legitimar el valor de la empresa dentro de la sociedad, el que, de alguna manera, se ha visto desprestigiado en este último tiempo, a pesar que la empresa es un lugar muy valioso y que ha sido un tremendo generador de valor y de bienestar para la sociedad. Al mismo tiempo, queremos estrechar las brechas sociales que fueron las gatillantes de la situación en la que nos encontramos hoy. En el fondo, queremos restablecer un canal de comunicación en que podamos juntar a las personas que están detrás de las empresas, con las demandas sociales, para converger hacia un camino de unión. Por eso UNE, que es Un Nuevo Equilibrio.

¿El estallido social es el impulsor de esta plataforma?

Carmen Luz Assadi: El análisis que hacemos es que, a partir de ahí, hubo un quiebre en el diálogo. La ciudadanía rompió el diálogo, porque dejó de creer en todo, se sintió defraudada por la Iglesia, por Carabineros, los militares, parlamentarios, políticos, gobierno y también por los empresarios. Y eso fue lo que gatilló que el ciudadano le diera un manotazo al tablero y exigiera un juego nuevo. Y nosotros desde el empresariado estamos dispuestos a volver a restablecer ese diálogo, como a lo mejor también debiesen estar dispuestos otros sectores que podrían haber estado defraudando a la ciudadanía. Pero primero vamos a ir a buscar todo el capital que tiene la empresa en Chile, todo lo que está pasando en la empresa privada que no se sabe.

Christoph Schiess: Chile en los últimos 30 años dio un salto muy importante, pero de alguna forma, nos quedamos un poco dormidos sobre el éxito pasado y lo que ha faltado es ese diálogo. Por un lado, estamos empujando y tratando de ayudar a que este diálogo se restablezca y se puedan conversar en una mesa los temas, y en conjunto tenemos que encontrar una solución para que colaborativamente podamos diseñar un proyecto país. ¿Y por qué le pusimos UNE? Porque lo que pasó hace un año en Chile demostró que aquí se había desequilibrado la sociedad y después del desequilibrio que aún estamos viviendo, hay que hacer un doble esfuerzo en reconstruirlo.

¿Cómo van a trabajar?

Carmen Luz Assadi: El paraguas se engloba en este objetivo de poder restituir el diálogo y mostrar el valor y el capital que tiene la empresa como aporte a la sociedad. Y una instancia para mostrar eso tiene que ver con reactivación. Por eso, le vamos a dar visibilidad a todas las iniciativas que constituyan una reactivación económica de parte de la empresa. Después está la sostenibilidad, que en realidad es ciudadanía corporativa. Queremos descubrir qué es lo que están haciendo las empresas para construir una relación armónica con su entorno. Y, una vez que tengamos esa validación, esperamos tener el tercer comité, que es el comité país, que tiene que ver con que la empresa sale a la cancha y vamos a salir con temas de marco institucional. Vamos a aportar en políticas públicas y a acompañar a Chile en todo este proceso constitucional, pero ya habiendo conseguido esa legitimidad.

Christoph Schiess: Nos hemos juntado unas 19 personas sin tanta claridad y hemos armado esta plataforma digital online desde donde estamos empezando a trabajar ciertos temas, pero la idea es ser muy abiertos e invitar a otros a que se sumen, independiente que ya tenemos una buena cantidad de temas dando vuelta. Al final, tenemos que construir de forma colaborativa el proyecto país que se refiere al mercado económico para el futuro. Es muy importante que entre varios discutamos dónde están las barreras actualmente de nuestros mercados y cómo podemos poner nuevas definiciones y nuevos incentivos para que el mercado económico tenga una reactivación, pero propositiva, de manera colaborativa.

¿Cuánto pesa en el análisis el proceso constitucional que se está iniciando?

Carmen Luz Assadi: Nosotros no nos reunimos para defender intereses, lo que queremos es reunir el capital que tiene la empresa en Chile para que la gente le otorgue el valor que se le tiene que otorgar. Por supuesto que el proceso constitucional tiene mucha importancia, porque es un hito y es una etapa que inicia Chile hacia adelante y nosotros lo queremos acompañar con todo.

Ignacio Canals: Vemos que parte del problema es porque, históricamente, los sectores empresarial y emprendedor se han mantenido al margen de la política pública. Más allá de las posiciones personales que tengan estas 19 personas, pensamos que es más importante como sector, salir a defender lo que creemos que es mejor para la sociedad.

Christoph Schiess: Yo espero que este debate constitucional vaya a aportar a un reencuentro del proyecto país. Pero, por otro lado, todos sabemos que la Constitución no soluciona todos los problemas. Entonces, paralelo a la Constitución, es muy importante que se vayan analizando y consensuando estos otros temas. Un área muy importante es lo relacionado a cómo se quiere construir empresas a futuro en Chile, cuáles deberían ser las reglas, qué cosas queremos incentivar. Acá hay mucho modelo que uno puede desarrollar, entonces, nosotros sí estamos incentivando a que se puedan conversar, especialmente, los temas más relacionados al emprendimiento y las empresas.

Plebiscito: respetar el resultado

¿En este grupo existe diversidad en relación a apoyar el Apruebo o el Rechazo, tal como se da en la sociedad?

Christoph Schiess: Tenemos que aprender a poder conversar con argumentos, con una visión propositiva, aunque tengamos visiones distintas. Lo valioso de eso, si hay visiones distintas, es que cada uno pueda aportar sus argumentos y de ahí uno puede al final ir buscando los mejores consensos.

Carmen Luz Assadi: El Apruebo o el Rechazo dentro del grupo es lo que menos importa. El único denominador común que tenemos claro es que Chile efectivamente no es el mismo que ayer. Cambió completamente y nosotros tenemos que ser parte de esta nueva configuración, independiente de si gana el Apruebo o el Rechazo.

Ignacio Canals: Nadie de este grupo defiende el statu quo. Eso es importante de decir. Hay gente que está a favor del Apruebo y gente a favor del Rechazo, pero todos creemos que el modelo requiere ajustes. Independiente de lo que pase hoy, nosotros vamos a trabajar para hacer una sociedad con una nueva forma de relacionar a la empresa y a los empresarios con la sociedad.

¿Sienten que el resultado del plebiscito calmará los ánimos y evitará nuevos estallidos sociales?

Carmen Luz Assadi: Creo que, junto con la nueva normalidad de la pandemia, probablemente vamos a tener una nueva normalidad en términos de agitación. No estoy segura si los resultados del plebiscito vayan a terminar o no con los hechos de violencia que hay, porque tampoco estoy segura que la nueva Constitución haya sido una interpretación acertada respecto de las movilizaciones de octubre. Creo que a medida que se fue planteando el Apruebo, se fue adquiriendo el gusto por esa alternativa, sin que probablemente en un principio se hayan imaginado una nueva Constitución. Creo que hay mucha rabia en el país, mucho rencor y mucho resentimiento histórico en términos políticos, económicos. Hay mucha desilusión y creo que una promesa de una nueva Constitución no necesariamente va a calmar eso. Vamos a tener que acostumbrarnos un poco a la idea, como buenos empresarios y emprendedores, de trabajar con cierta adversidad.

Ignacio Canals: Creo que es difícil predecir cómo va a estar el escenario durante los próximos meses, pero independiente de lo que pase, de lo que sí estamos convencidos, así como hay algunos fatalistas, de que Chile no se va a acabar. Este no es el final de Chile, pero es, sin duda, el inicio de una nueva etapa. Ahora, de nosotros depende que sea el inicio de una buena etapa y eso depende de la capacidad que tengamos todos de conversar y de ceder, y va a depender de la capacidad de diálogo, de la validación de nuestras instituciones para que converjan las iniciativas. Por eso nos quisimos desmarcar con la carta que generamos, en el sentido que esto no es el fin de Chile. Vemos un Chile para adelante. Somos optimistas y queremos ser optimistas. Queremos que las cosas salgan bien y queremos participar para eso.

Christoph Schiess: Está claro que la gran mayoría de los chilenos no quiere violencia. Hay que entender qué parte de la violencia es para empujar ciertos temas y qué parte es una violencia más anacrónica y que hay que tratar de encapsular, entender, castigar y controlar. Ahora, uno vive mucho de la esperanza, y yo espero que el plebiscito, que es un paso importante e histórico para Chile, ayude a traer más tranquilidad en la convivencia ciudadana. Lógicamente es el paso inicial de un proceso que hay que trabajar, pero, haciéndolo de forma abierta y constructiva al final va a convenir a todos.

¿Qué alternativa estiman que va a ganar en los recuentos de hoy?

Ignacio Canals: Hoy, al parecer, por todas las encuestas, sin duda tiene mayores posibilidades el Apruebo. Pero, independiente de lo que gane, es importante hacer un llamado a respetar el resultado de la elección, porque, finalmente, la ciudadanía es la que va a hablar y si gana el Apruebo, bueno, nosotros vamos a participar de este proceso y lo haremos encantados, pero si llega a ganar el Rechazo, yo espero que también pase lo mismo. Que se respete la decisión.P

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.