BA.4 y BA.5: todo lo que sabemos de las dos nuevas subvariantes de Ómicron que se expanden por el mundo

Foto: AP

¿Causan una enfermedad más grave? ¿Podrían provocar una quinta ola de contagios? ¿Las vacunas protegen contra estas subvariantes? Conoce lo que se sabe hasta ahora.




Durante la última semana se conoció que Sudáfrica, que ha registrado más de 3,7 millones de casos de Covid-19, podría estar entrando en una quinta ola de Sars-CoV-2 tras un aumento sostenido de las infecciones que parece estar impulsado por dos nuevas subvariantes de Ómicron BA.4 y BA.5, según afirmaron funcionarios sanitarios y científicos.

Sublinajes que la Organización Mundial de la Salud (OMS) había comenzado a monitorear luego de que se encontraran varios casos en diferentes países. Pero ¿qué se sabe respecto a estas nuevas variantes? A continuación te contamos todo lo que conoce hasta ahora.

¿Qué son BA.4 y BA.5?

Christian Drosten, considerado el virólogo con la mayor reputación de Alemania, explicó en su cuenta de Twitter (@c_drosten) que “se trata de variantes omicrónicas con origen propio, es decir, no descendientes de BA.1, .2 o .3, sino del ancestro común omicrónico. Además del Ómicrón en su espiga, estas variantes tienen una mutación L452R, que se puede encontrar, entre otras cepas, en Delta y que aumenta la virulencia en estudios en hámsters”, explicó.

Además, otra cosa que hace que BA.4 y BA.5 se destaquen para los virólogos es una mutación de aminoácido que comparten, llamada F486V. Se encuentra en la proteína espiga de los virus, cerca de donde la proteína se une al receptor ACE2 en las células huésped para infectarlas. Los anticuerpos importantes generados en respuesta a las vacunas Covid-19 y a infecciones anteriores por Sars-CoV-2 neutralizan el virus al adherirse a este lugar.

Imagen microscópica del Sars-CoV-2. Foto: AP

¿Cuándo y dónde se descubrieron?

BA.4 se identificó por primera vez el 10 de enero de 2022 en casos secuenciados en Sudáfrica, según Outbreak.info. Ese país también fue el primero en identificar BA.5 el 26 de febrero.

Actualmente representan el 6% y el 5%, respectivamente, de los casos secuenciados en ese país desde que fueron detectados. Aunque parece no ser mucho, se debe a que Sudáfrica parece haber secuenciado solo alrededor de 1.000 pruebas por mes desde enero.

¿En qué países está presente?

Además de las secuencias encontradas encontradas en Sudáfrica, en las últimas dos semanas, también se han informado casos de BA.4 en Botswana, Bélgica, Dinamarca y el Reino Unido, y secuencias BA.5 en China, Francia, Alemania y Portugal.

Asimismo, “se han identificado secuencias BA.4 en muestras de varios estados de Estados Unidos”, dijo a Fortune Andy Pekosz , virólogo de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, quien agregó que la variante está circulando claramente en aquel país, “simplemente no está claro con precisión cuán ampliamente”.

Foto: Reuters

¿Causa una enfermedad más grave?

Según, Lorenzo Subissi, virólogo de la OMS, citado por Nature, la organización está rastreando los dos sublinajes. Pero que antes de sacar alguna conclusión sobre si representan una amenaza mayor que las otras variantes de Ómicron, necesita aprender más de los estudios epidemiológicos de las personas.

Por ahora, los inmunólogos están abordando la cuestión del escape inmunológico al exponer muestras de BA.4 y BA.5 a sangre de personas previamente infectadas con Sars-CoV-2 y personas que han sido vacunadas.

Por ahora, “los primeros reportes sobre estas subvariantes hacen referencia a una mayor transmisibilidad que la cepa original y la variante Ómicron, pero aún no hay antecedentes de un cuadro clínico más grave que sus antecesoras”, explica el Dr. Alexis Kalergis, director del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia IMII y académico PUC.

Wendy Barclay, viróloga del Imperial College London dijo a Nature que “sería genial si estas nuevas variantes fueran parte de una tendencia en la que el virus se está volviendo más leve, pero no hay razón biológica para creer que siempre será así”.

El Dr. César Bustos, infectólogo Clínica Universidad de los Andes explica que “desde el punto de vista de la historia natural de la aparición de variantes, lo lógico que ocurra con el tiempo es que las variantes nuevas que vayan apareciendo sean cada vez más lejanas genéticamente del virus original del cual partió todo, y habitualmente lo que eso conlleva es que el virus vaya perdiendo capacidad de virulencia, capacidad infectividad, capacidad de provocar cuadros graves”.

Sobre todo, señala, en personas que ya han sido expuestas, ya sea por inmunización activa (que se enfermaron y que tienen inmunización porque pasaron la enfermedad) o los que tiene inmunización pasiva (aquellos que fueron vacunados). “Entonces aquí se juntan dos cosas, una es que el tiempo favorece la aparición de variables cada vez menos agresivas para el ser humano, siempre y cuando ese ser humano esté inmunizado”.

Un hombre caminando en Nueva York. Foto: Reuters

¿BA.4 y BA.5 evaden los anticuerpos de las anteriores cepas?

Según Bloomberg, los nuevos sublinajes de Ómicron muestran la capacidad de evadir los anticuerpos de infecciones y vacunas anteriores, de acuerdo a un estudio preliminar dirigido por el Instituto de Investigación de Salud de África en Sudáfrica.

Los resultados de la investigación mostraron que las muestras de sangre de personas que habían sido infectadas con la variante Ómicron original vieron una caída de casi ocho veces en la producción de anticuerpos neutralizantes cuando se analizaron contra los sublinajes BA.4 y BA.5.

En cambio, las muestras de personas que fueron vacunadas mostraron una disminución de anticuerpos de aproximadamente tres veces.

Tulio de Oliveira, el virólogo que dirige uno de los programas más sólidos del mundo para la vigilancia genómica del Sars-CoV-2, en el Centro de Respuesta e Innovación Epidémica en la Universidad Stellenbosch de Sudáfrica, explicó en su cuenta de Twitter que los nuevos resultados del profesor Alex Sigal (@sigallab) “muestran que las infecciones previas con Ómicron BA.1 no serán suficientes para prevenir una segunda infección con BA.4 y BA.5″

“Todos estamos cansados de este virus, pero puede que él no esté cansado de nosotros. Ahora debemos tomarnos en serio la inmunidad decreciente de infecciones previas”, añadió en su hilo de Twitter de Oliveira.

¿Podría provocar una nueva ola?

Aunque el número de casos de las nuevas subvariantes identificadas en Sudáfrica es todavía muy pequeña, hasta el momento se ha podido ver que sí son más transmisibles que la actual variante dominante Ómicron 2 (o BA.2), lo que puede resultar en una rápida propagación.

“Es impredecible saber si en algún momento estaremos delante o no de una nueva ola de Covid, ya sea regionalmente en alguna parte geográfica del mundo o nuevamente de manera global, como lo que nos acostumbramos a ver hace unos meses. Que llegue a ocurrir eso no es responsabilidad ni es exclusivamente dependiente de la variante circulante de ese momento, sino de la forma también que los seres humanos nos interrelacionamos entre nosotros y del comportamiento social que mantenemos”, señala el infectólogo Clínica U. de los Andes.

De acuerdo a Nature, De Oliveira no está asustado por BA.4 y BA.5, porque aunque han ganado terreno rápidamente en Sudáfrica durante el último mes, las tasas de casos y hospitalizaciones de Covid-19 se mantienen estables en el país.

Por ahora, según Kalergis, se debe estar muy atentos “y con nuestro esquema de vacunación al día, dado que la vacunación desigual a nivel mundial no solamente expone a las personas de esos territorios a enfermarse, sino que además favorece la aparición de variantes más contagiosas y que cualquier momento pueden causar una nueva ola de Covid-19″.

Alexis Kalergis, inmunólogo. Foto: Mario Tellez / La Tercera.

¿Las vacunas protegen contra estas nuevas subvariantes?

Según Reuters, el grupo vacunado del estudio “mostró una capacidad de neutralización cinco veces mayor... y debería estar mejor protegido”.

Además, en las muestras de las personas no vacunadas, hubo una disminución de casi ocho veces en la producción de anticuerpos cuando se expusieron a BA.4 y BA.5, en comparación con el linaje BA.1 Ómicron original. La sangre de las personas vacunadas mostró una disminución de tres veces.

¿Son producto de la flexibilización de las medidas de prevención?

El Dr. Cesar Bustos, explica que el haber disminuido o flexibilizar las medidas de uso de mascarillas y aforos, no es la causa inmediata de la aparición de variantes. “Eso no es así. Las variantes van aparecer naturalmente en personas infectadas, por lo tanto lo que tu quieres hacer es evitar que aparezcan nuevas personas infectadas, ya sean vacunadas o no, pero no personas nuevas infectadas. Ese es el objetivo a tener en cuenta”.

Cabe recordar, señala el director de IMII, que “el uso de mascarilla sigue siendo obligatorio, solo está permitido que las personas no usen mascarilla en lugares abiertos” y “utilizar apropiadamente la mascarilla reduce la aparición de nuevos casos y por ende nuevas variantes”.

Además de protegernos contra el Covid-19, “la mascarilla nos ayuda a evitar el contagio de otros virus como el Virus Sincicial, Metapneumovirus, Adenovirus, etc, que aún no cuentan con vacunas para su prevención” añade.

¿Podrían llegar a Chile?

“Sí es posible que lleguen nuevas variantes o subvariantes a Chile”, dice Bustos. “Lo natural del virus es que las produzca (nuevas variantes) y mayor producción hay en cuanto mayor número de personas infectadas haya”.

Otro tema distinto es que esas variantes luego puedan constituirse en dominantes en un territorio geográfico concreto, explica el especialista.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.