BA.4 y BA.5: dos nuevas variantes de Ómicron detectadas en Sudáfrica son más contagiosas que Ómicron y se expanden por el mundo

Foto: Reuters

Un estudio de laboratorio sudafricano detalló que las nuevas variantes podrían desatar una nueva ola de infecciones., país que ya vivie un alza de casos. Más de 20 países, como Israel, Alemania, Dinamarca, EE.UU. y el Reino Unido han detectado estas nuevas subvariantes.




El 9 de noviembre de 2021, Sudáfrica dio la alerta por el contagio de una persona con una nueva variante. En apenas una semana, la nueva cepa hizo que el país pasara de tener menos de 1.000 casos a sumar más de 10.000.

La nueva variante, cuyo nombre técnico es BA.1, fue notificada a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 24 de noviembre 2021, que de acuerdo a la nomenclatura del organismo, tomó el nombre de Ómicron. Pronto, la cepa se convirtió en dominante en gran parte del mundo. Su velocidad de expansión fue tal, que el historiador médico y director del Museo Vasco de Historia de la Medicina y la Ciencia, Anton Erkoreka, se refirió a la transmisibilidad de Ómicron como “el virus más explosivo y de más rápida propagación de la historia”.

Con el aumento de casos en todo el mundo, la OMS la declaró una “variante de preocupación”, y señaló una probable mayor transmisibilidad.

Solo en EEUU, para el 1 de diciembre, el país contabilizaba un promedio de 120 mil casos diarios, pero con la llegada de Ómicron, los casos saltaron a más de 800.000 apenas seis semanas después. Las muertes relacionadas con Covid, un indicador de seguimiento, casi se duplicaron cuando BA.1 asumió el control, de alrededor de 1.300 a poco menos de 2.600 diarios el 29 de enero, según el registro de la Universidad Johns Hopkins.

Ese escenario podría repetirse. Sudáfrica, que ha registrado más de 3,7 millones de casos de Covid-19 y más de 100.000 muertes durante la pandemia, podría estar entrando en una quinta ola de Sars-CoV-2 antes de lo previsto tras un aumento sostenido de las infecciones en los últimos 14 días que parece estar impulsado por las subvariantes BA.4 y BA.5 Ómicron, según afirmaron el viernes funcionarios sanitarios y científicos.

Una muje frente a un mural de Nelson Mandela en Johannesburgo, Sudáfrica. Foto: AP

Estos dos “vástagos” de Ómicron son potencialmente aún más transmisibles que su “progenitor”, y también fueron detectados por primera vez en Sudáfrica y ya hay varios países, incluido EE.UU. que también han reportado su presencia, según datos enviados a la base de datos global GISAID y analizados por Outbreak.

El número de casos de las nuevas subvariantes identificadas en lese país es todavía muy pequeña en ese país. Apenas se han registrado diez casos de BA.4 y cuatro casos de BA.5, pero si de hecho son más transmisibles que el actual dominante Ómicron 2 (o BA.2), entonces puede resultar en una rápida propagación.

BA.4 se identificó por primera vez el 10 de enero de 2022 en casos secuenciados en Sudáfrica, según Outbreak.info. Ese país también fue el primero en identificar BA.5 el 26 de febrero. Actualmente representan el 6% y el 5%, respectivamente, de los casos secuenciados en ese país desde que fueron detectados. Eso no es mucho, pero Sudáfrica parece haber secuenciado solo alrededor de 1,000 pruebas por mes desde enero.

Hace dos semanas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que había comenzado a monitorear las variantes BA.4 y BA.5 luego de que se encontraran varios casos y que hoy ya se informa en más de 20 países como Israel, Botsuana, Bélgica, Alemania, Dinamarca y el Reino Unido.

Foto: AP

Estas variantes tienen mutaciones adicionales además de las encontradas en ramificaciones anteriores de la variante Ómicron, explicó la Organización, por lo que es importante monitorear su capacidad para evadir las vacunas y reinfectar a las personas que se han recuperado de Covid .

Los casos en Sudáfrica solo han comenzado a aumentar en los últimos 10 días, según el Departamento de Salud del país. En ese período, el número de nuevos casos diarios pasó de rebotar entre 800 y 1.800 la semana que finalizó el 17 de abril a más de 6.500 el sábado.

Las muestras de sangre de personas que habían sido infectadas con la variante Ómicron original vieron una caída de casi ocho veces en la producción de anticuerpos neutralizantes cuando se analizaron contra los sublinajes BA.4 y BA.5, mostró un estudio, dirigido por el Instituto de Investigación de Salud de África en Sudáfrica.

Las muestras de personas que fueron vacunadas mostraron una disminución de aproximadamente tres veces, según el estudio.

Una de las cosas que hace que BA.4 y BA.5 sobresalgan para los virólogos es una mutación de aminoácidos que comparten llamada F486V. Esa mutación se encuentra en la proteína de la espiga (spike) de los virus, cerca del lugar en el que la proteína se une al receptor ACE2 de las células, una interacción que abre la puerta a la infección. Los anticuerpos generados en respuesta a las vacunas contra el Covid-19 y a infecciones anteriores con el coronavirus neutralizan el virus al adherirse a ese punto.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.