Columna de Opinión de Iván Arriagada: “Las personas hacen la autonomía”


Cada vez es más claro que el futuro de la actividad minera depende, en buena medida, de nuestra capacidad de desplegar soluciones innovadoras indispensables para habilitar yacimientos más complejos, no sólo desde el punto de vista geológico y operacional, sino también desde el punto de vista social y ambiental.

Estoy convencido de que sólo con innovación y creatividad podremos responder al doble desafío de aumentar significativamente la producción de cobre y de otros metales claves para enfrentar el cambio climático, y realizarlo de una forma sustentable y segura.

En Antofagasta Minerals, nuestro propósito es desarrollar minería para un futuro mejor. Y lo hacemos comprometidos con las personas, porque son ellas quienes están en el corazón de las transformaciones que estamos impulsando.

La semana pasada inauguramos nuestra primera operación autónoma en el rajo Esperanza Sur de Minera Centinela, con 11 camiones y 2 perforadoras. Esta tecnología -que no requiere tripulantes, ya que es gestionada y supervisada desde un centro de control- nos ayuda a disminuir riesgos de accidentes y aumentar la productividad.

Foto: Antofagasta Minerals.

A diferencia de lo que temían muchos, la autonomía esencialmente no genera una pérdida de puestos de trabajo, sino que los transforma. Con este objetivo, impulsamos un proceso de formación y desarrollo laboral de más de 80 personas que pasaron desde la minería manual a la autónoma, generando para ellos un nuevo camino de crecimiento y para la compañía, un tremendo orgullo.

Pronto, además, el centro de control de la operación autónoma de Esperanza Sur se trasladará al moderno Centro Integrado de Operaciones que construimos en la ciudad de Antofagasta, a más 180 kilómetros de distancia. Entonces ya no tendrán que moverse hasta la faena ni dormir en un campamento, lo que significa una mejor calidad de vida y una forma distinta de trabajar en minería.

Por eso, mientras algunos miran con recelo o miedo la palabra “autonomía”, nosotros la miramos como una oportunidad para seguir trabajando junto a nuestros equipos, con un cambio de mentalidad que el futuro nos exige para ser más creativos, innovadores, flexibles, resilientes, competitivos.

La operación autónoma del rajo Esperanza Sur forma parte de nuestra hoja de ruta digital, la que considera además la gestión de nuestra data como un activo crítico del negocio para desplegar iniciativas de analítica avanzada y de inteligencia artificial. Nos interesa seguir explorando nuevas tecnologías y formas de trabajo con una mirada disruptiva, para lo cual necesitamos necesariamente atraer a personas, hombres y mujeres, con distintas profesiones, experiencias y habilidades.

De esta forma, podremos “des-cubrir” cobre y otros metales donde la mayoría sólo ve rocas, aprovechando minerales que hasta ahora no son explotados. Y lo vamos a hacer de forma segura, eficiente y compatible con el cuidado de nuestro entorno y siempre con la participación de nuestros trabajadores y trabajadoras. Porque hoy, más que nunca, sólo la capacidad de las personas puede ayudarnos a cumplir lo que el mundo espera de la minería.

* Presidente ejecutivo de Antofagasta Minerals

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".