Coronavirus: Climas fríos, secos y ventosos permiten que el virus se transmita con mayor facilidad

Investigadores de la Universidad Autónoma realizaron un estudio donde se analiza las principales variables medioambientales y su relación con la propagación del virus. Las noticias no son buenas...




Si bien la principal forma de transmisión y contagio del Covid-19 es el contacto entre personas, factores medioambientales ayudarían a su propagación. Anteriormente se mencionó la humedad relativa y el índice UV, así como también la baja radiación solar.

Un reciente estudio del Instituto de Estudios del Hábitat y Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma de Chile (sede Temuco), liderado por el académico Dr. Francisco Correa-Araneda, añade un nuevo vínculo climático en la transmisión del coronavirus, tras analizar las tasas y patrones de transmisión del coronavirus en 121 ciudades del país, entre el 23 de febrero y el 16 de abril.

Los resultados, dados a conocer como en un estudio hoy en revisión en la revista Scientific Report de Nature (formato utilizado en tiempos de coronavirus por revistas científicas para obtener resultados más rápidos), señalan que la transmisión del virus se ve afectada por tres factores: temperatura, humedad relativa y velocidad del viento.

“Nosotros comenzamos a trabajar con los datos del primer contagiado en Chile, recopilamos información epidemiológica y ambiental, que tiene que ver con las tasas de contagio y variables ambientales de ciudades como Santiago, Valparaíso, Concepción, Temuco, Chillán, entre otras”, explica Correa-Araneda.

La transmisión de esta enfermedad se daría en climas más fríos, señala el estudio.

La transmisión de esta enfermedad se daría en climas más fríos, ciudades más secas, “pues el viento afectaría la temperatura, hay una relación entre ambos elementos de dependencia. Cuando hay vientos más fuertes, incide en la temperatura aumenta más aún”, añade el investigador.

El estudio señala que la transmisión del Covid-19 aumenta a medida que disminuye la temperatura. “Un factor preocupante, principalmente para el hemisferio sur, es que recién estamos en otoño, con la temporada invernal por empezar, por lo que las temperaturas seguirán disminuyendo", analiza Correa-Araneda.

Ciudades más propensas a desarrollar el virus

El factor medioambiental, es uno de los que influyen en la dinámica de este virus. En otras investigaciones se ha estimado que hasta un 18% de las variaciones en la transmisión del Covid-19 pueden explicarse debido a diferencias climáticas . "Las decisiones político administrativas, las características propias de la población (porcentaje de etnias, personas que viven en zonas urbanas o rurales), también influyen. El medioambiente es uno de estos elementos que reúne variables y que aportan no más allá de un cuarto de la variabilidad de esta enfermedad. Es un virus que está influido por múltiples variables”, explica el académico de la U. Autónoma.

“Las primeras observaciones señalan que las ciudades más propensas a desarrollar el virus, serían hacia el sur de Chile, sobre todo en zonas costeras, donde el viento es más fuerte. Desde la zona mediterránea hasta la Patagonia, donde hay vientos muy fuertes, bajas temperaturas y zonas relativamente secas, que permiten una mayor propagación. Seco se refiere a la humedad relativa (no a escasez de lluvias), cuando el aire tiene un bajo porcentaje de humedad en la atmósfera”, aclaraCorrea-Araneda.

El académico revela que al realizar el análisis se vio sorprendido cuando se encontró con la aparición de material particulado como una variable que pudiese estar influyendo. "A nivel mundial, Chile es uno de los pocos países que aún utiliza leña para la calefacción en grandes ciudades, como Temuco, Osorno, Puerto Montt, por ejemplo. Nueve de las 15 grandes ciudades de Sudamérica más contaminadas pertenecen a Chile, estamos dentro de los países con mayor índice de contaminación atmosférica en la región producto del uso de la leña”.

aysén, leña, gas, energía

Correa-Araneda explica cómo influye este factor en la propagación del coronavirus. “El virus tiene persistencia distinta dependiendo del material, sabemos que se adhiere al plástico o al papel. Pasa lo mismo con el material particulado, que son microparticulas que andan en el aire, y este virus se puede adherir a ellas y a su vez, generar una mayor propagación, un mayor transporte en el ambiente”.

El profesional aclara que el “principal llamado sigue siendo a detener el contagio mediante el aislamiento social, limitar el contacto con otras personas tanto como sea posible y profundizar el conocimiento en este tipo de temáticas. La densidad poblacional afecta mucho también la tasa de transmisión”.

Comenta