EEUU reporta cinco muertes de niños y más de 100 contagiados con desconocida hepatitis mientras continúa misterio de su origen

Imagen referencial.

Expertos continúan investigando la verdadera causa de la hepatits viral que ya notificó un caso en Argentina, lo que mantiene en alerta a las autoridades sanitarias chilenas desde que aparecieron los casos en Europa.




La alerta global de una desconocida y hasta ahora mortal hepatitis infantil se remonta al 15 de abril, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) notificó la aparición de un brote de hepatitis aguda de origen desconocido en el Reino Unido e Irlanda del Norte.

Los casos eran de niños pequeños previamente sanos, que tiene a las autoridades sanitarias de todo el mundo investigando este misterioso aumento de casos que hasta el momento ya ha provocado cinco muertes, según reportaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas de inglés).

El organismo también se encuentra investigando lo que puede ser un grupo inusual de más de 100 casos de hepatitis en niños pequeños en los EE.UU, donde nueve de cada 10 niños involucrados en el estudio han sido hospitalizados como resultado de la infección, mientras que el 14% de los 109 casos que se investigan han requerido un trasplante de hígado y cinco han fallecido.

El Dr. Jay Butler, subdirector de enfermedades infecciosas de los CDC, dijo que la mayoría de los niños se habían recuperado por completo.

El Reino Unido está investigando un número mucho mayor, más de 160 casos, de niños pequeños que se informó que tenían o han tenido hepatitis recientemente.

En Latinoamérica, el pasado miércoles 4 de mayo se confirmó el primer caso en la región, cuando el Ministerio de Salud de Argentina detectó un cuadro de hepatitis aguda infantil coincidente con el informado por la OMS. Se trata de un paciente de ocho años internado en el Hospital de Niños de zona norte de la ciudad de Rosario, en Santa Fe.

En cuanto a las posibilidades de que se reporten casos en Chile debido a la cercanía con Argentina, la Dra. Lorena Tapia, infectóloga pediátrica de Clínica Universidad de los Andes, dice que “nosotros nos encontramos en alerta desde que aparecieron los casos en Europa, porque se supone es una patología de origen infeccioso, y en ese caso hay que estar alerta no solamente en la circulación en Argentina, sino en el resto de los países y también aquí en nuestro país”.

Además, “los médicos chilenos y las unidades pediátricas tienen la indicación de notificar los casos sospechosos. Existe una alerta emanada desde el Ministerio de Salud en el que se nos ha dado la definición de casos, de manera de poder detectar rápidamente y notificar los casos que pudieran corresponder a esta hepatitis”, añade.

Por su parte, la OMS sigue recibiendo decenas de informes sobre casos de una misteriosa hepatitis que afecta a los niños y ha registrado hasta ahora unos 230 casos en el mundo entero, indicó la institución el martes pasado.

“Hasta el 1 de mayo, se han señalado a la OMS 228 casos en 209 países y otros 50 están investigándose”, dijo un portavoz de la organización, Tarik Jasarevic, a los periodistas en Ginebra.

Sobre cómo los padres pueden saber que sus hijos pudiesen tener esta enfermedad, la doctora de Clínica U. de los Andes, señala que “el cuadro que se está describiendo, es un cuadro de tipo abdominal, con dolor abdominal, diarrea, decaimiento, en algunos casos fiebre pero no en todos, y con el correr de los días puede aparecer ictericia, que es el tinte o la coloración amarilla de piel y de las mucosas y uno también lo puede ver en las escleras que es la parte blanca de los ojos, además de orinas oscuras”.

En tanto, la agencia estadounidense, no proporcionó detalles sobre los niños que murieron o dónde ocurrieron esas muertes.

Causa aún desconocida

Butler, describió esta situación de contagios inusuales como “en evolución” y señaló que se han considerado algunas causas comunes de hepatitis viral, pero que no se ha encontrado en ninguno de los casos.

“Tampoco sabemos todavía qué papel pueden desempeñar otros factores, como exposiciones ambientales, medicamentos u otras infecciones que los niños puedan tener” añadió.

La Dra. Philippa Easterbrook, científica senior del programa global de hepatitis de la OMS, sugirió recientemente que puede haber un vínculo potencial con un tipo particular de adenovirus, llamado F41, que se encontró en 72 de los 84 casos que habían sido probados en Reino Unido.

Sin embargo, la agencia no ha determinado una causa de los casos o un nexo común entre todos ellos, y advirtió de sacar conclusiones apresuradas, ya que el adenovirus es un virus común que normalmente causa síntomas leves de resfriado o gripe, o problemas estomacales e intestinales. Pero, no es una causa conocida de hepatitis grave en niños por lo demás sanos, aunque se ha relacionado con la enfermedad en niños con sistemas inmunitarios débiles. Por eso el problema para los CDC es determinar si el adenovirus es la causa o un espectador inocente, dijo el Dr. Butler.

Frontis de la oficinas de los CDC en Atlanta, EE.UU. Foto: Reuters

Debido a eso, el vocero instó a los médicos a considerar la posibilidad de realizar pruebas de adenovirus si los niños estaban enfermos con ciertos síntomas, porque los médicos normalmente no examinan a los niños para detectar infecciones por adenovirus (no es una enfermedad de notificación obligatoria en los Estados Unidos), lo que dificulta desenredar las causas y los efectos.

Asimismo, no se sabe la probabilidad de que nueve niños examinados al azar hayan tenido infecciones por adenovirus, y para complicar aún más la situación, cuando se evaluó a los niños, la cantidad de virus, si es que se encontró, era muy baja.

Isabella Eckerle, viróloga alemana y profesora en el Centro de Ginebra para Enfermedades Virales Emergentes, explicó en un hilo su cuenta de Twitter (@EckerleIsabella), que el origen de esta Hepatitis de origen desconocido que está afectando a los más pequeños, no sería el adenovirus como se ha propuesto hasta el momento.

Esto porque según la especialista, “Las cargas virales en los casos reportados son bajas. Normalmente, los virus que causan hepatitis se encuentran masivamente en la sangre”.

A lo que añadió que la “Hepatitis viral con cuadro clínico pronunciado pero baja carga viral no existe” y que en algunos casos confirmados

Ahora en los niños con hepatitis no se detectó Adenovirus en las biopsias de hígado, y la carga viral en sangre fue baja. En algunos casos, “el ADN del adenovirus solo se encuentra en sangre total pero no en el plasma. Nuevamente: un virus que se está replicando en el hígado debe encontrarse en todas partes: plasma, suero, biopsia”.

Asimismo, se refirió a que el adenovirus 41, es un “adenovirus gastrointestinal conocido desde hace mucho tiempo que nunca antes había causado hepatitis” y que “es posible que sea solo un hallazgo coincidente”.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.