Estudio de Harvard muestra el extremo peligro de las celebraciones de cumpleaños infantiles en el contagio del coronavirus

Investigación concluyó que familias con celebraciones sociales tuvieron más riesgo de ser contagiadas con el virus, especialmente cuando se trató de cumpleaños de niños.




Desde el inicio de la pandemia se ha advertido sobre el peligro de contagio que pueden generar algunas reuniones sociales, entre las que se encuentran los cumpleaños infantiles. Por ejemplo, la prensa de EE.UU. documentó en septiembre de 2020, como el cumpleaños de una adolescente de 16 años de Nueva York, terminó con el contagio de coronavirus de 37 personas, según funcionarios del condado de Suffolk.

Ahora, un estudio de la U. de Harvard, y publicado en la revista JAMA, mostró cómo los hogares con recientes celebraciones de cumpleaños eran más propensos a dar positivo con Covid en áreas con altas tasas de infección, según un análisis de casi 3 millones de hogares en EE.UU.

La investigación, publicada el lunes, muestra que en los condados con altas tasas de Covid-19, los hogares que habían celebrado un cumpleaños recientemente tenían un 30 por ciento más de probabilidades de tener un diagnóstico de Covid-19, en comparación con los hogares que no habían realizado una celebración. El análisis se basa en datos de uso de seguros médicos.

Los investigadores señalaron que no contaron las fiestas de cumpleaños reales en su análisis. En su lugar, utilizaron las fechas de nacimiento de los miembros del hogar como representación de las reuniones sociales y las festividades en persona.

No obstante, dijo el equipo, los hallazgos indican que las reuniones sociales, como las fiestas de cumpleaños, pueden haber contribuido a las infecciones durante el apogeo de la pandemia.

“Estas reuniones son una parte importante del tejido social que une a las familias y la sociedad en su conjunto. Sin embargo, como mostramos, en áreas de alto riesgo, también pueden exponer a los hogares a infecciones por Covid-19”, dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Anupam Jena, profesora asociada de Políticas de Atención Médica de la Escuela de Salud Pública de la U. de Harvard.

Con las crecientes tasas de vacunación y la caída de infecciones en muchas áreas del país, tal análisis retrospectivo puede parecer desactualizado, pero los hallazgos contienen pistas importantes para los funcionarios de salud pública y las personas en caso de que ocurra otro aumento, dijeron los científicos.

“Nuestros resultados podrían ayudar a informar las medidas futuras”, dijo Jena. “Ellos subrayan la importancia de comprender los tipos de actividades que pueden empeorar la propagación viral durante una pandemia y pueden informar políticas y decisiones individuales basadas en el riesgo. Los hallazgos también cuantifican el riesgo potencial de reunirse con personas que conocemos”.

Los expertos han especulado que las reuniones pequeñas e informales podrían haber jugado un papel importante en la propagación del virus, pero el grado de riesgo asociado con varios tipos de actividades sociales ha sido difícil de medir, o incluso estimar. En ausencia de un rastreo masivo de contactos y pruebas de diagnóstico generalizadas, sería extremadamente difícil encontrar datos que vinculen nuevas infecciones a la mayoría de los tipos de reuniones informales, dijeron los investigadores.

Para sortear esos obstáculos, Jena y sus colegas intentaron desentrañar la relación entre las reuniones sociales y el Covid-19 al estudiar si las tasas de infección aumentan en los hogares en los que un miembro recientemente cumplió años, -porque estas ocasiones a menudo se celebran con algún tipo de evento- junto a las fechas de nacimiento que están integradas en registros médicos y bases de datos de seguros junto con los diagnósticos de Covid-19.

Los investigadores analizaron una muestra a nivel nacional de casi 3 millones de hogares estadounidenses con seguro basado en el empleador proporcionado por Castlight Health. Durante las primeras 45 semanas de 2020, los investigadores encontraron que en los condados con alta transmisión de Covid-19, los hogares con cumpleaños recientes promediaron 8,6 casos más por cada 10.000 personas que los hogares en los mismos condados sin cumpleaños.

Imagen referencial.

La magnitud del riesgo varió según la edad de la persona que cumplía años. En los hogares en los que un niño cumplió años, el efecto fue aún mayor, con un aumento en los casos de Covid-19 de 15,8 por cada 10.000 personas en las dos semanas posteriores al cumpleaños del niño en comparación con los casos en familias sin cumpleaños.

En los hogares con un cumpleaños de adulto, el aumento fue de 5,8 casos adicionales por 10.000. Los investigadores especularon que los hogares con cumpleaños de niños podrían haber sido menos propensos a cancelar las celebraciones debido a la pandemia, o que el distanciamiento social podría haberse seguido de manera menos estricta en las fiestas de cumpleaños de los niños.

Entre los hogares de los condados con baja prevalencia de Covid-19, el estudio no encontró ningún aumento en la tasa de infección en las semanas posteriores a los cumpleaños. Los investigadores tampoco encontraron que el vínculo general entre los cumpleaños y Covid-19 difiera en función de las inclinaciones políticas del condado del hogar, o de otros factores como si llovió durante la semana del cumpleaños, lo que podría haber impulsado las celebraciones en el interior, o si existía una política de cuarentena en el lugar en el condado del hogar en el momento del cumpleaños.

“Solo pudimos examinar un solo tipo de evento que probablemente conduzca a reuniones sociales, pero dada la magnitud del mayor riesgo asociado con tener un cumpleaños en el hogar, está claro que las reuniones informales de todo tipo desempeñaron un papel importante en la propagación de Covid-19“, dijo el coautor del estudio, Christopher Whaley, de RAND Corporation.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.