La cruenta batalla entre los laboratorios y los países más pobres por liberar las patentes de las vacunas y los fármacos para detener la pandemia

diet-pills-1328803_1280

La actual crisis sanitaria ha replanteado las reglas sobre cómo detener la pandemia permitiendo acceso a medicamentos a todo el planeta, pero sin afectar la estimulación del desarrollo famaceútico global.




La pandemia de Covid-19 y la carrera para hacer que las vacunas y otras tecnologías útiles sean más accesibles para las personas de todo el mundo, ha vuelto a poner de relieve la tensión entre los derechos de propiedad intelectual y la promoción de la salud pública.

No hay duda de que los monopolios que ofrecen los derechos exclusivos como las patentes son necesarios para incentivar a las empresas farmacéuticas a invertir enormes recursos y desarrollar medicamentos útiles. Estos derechos ayudan a los fabricantes a recuperar esas inversiones. No solo se necesitan medicamentos y equipos médicos como ventiladores, sino también tecnologías esenciales, como software de rastreo de virus protegido por derechos de autor.

Sin embargo, dado que las empresas que poseen propiedad intelectual tienen el monopolio de sus productos, pueden subir los precios. Esto puede, en el caso de las tecnologías anti-Covid, significar menos acceso a tratamientos que salvan vidas. La imposición de precios altos también sería injusta considerando que se han invertido más de 12 mil millones de dólares de fondos públicos en la investigación y el desarrollo de las seis vacunas Covid-19.

Foto: AP

Como posible remedio, se ha hecho un llamado a las empresas para que se comprometan voluntariamente a poner a disposición su propiedad intelectual para combatir la emergencia del Covid-19. La Organización Mundial de la Salud (OMS) también ha lanzado un grupo voluntario para recopilar patentes y otros derechos que podrían compartirse para la fabricación de vacunas, terapias y diagnósticos para combatir el coronavirus.

Sudáfrica e India, con el apoyo de muchos otros países en desarrollo que enfrentan dificultades adicionales para acceder a tratamientos asequibles de Covid-19, están presionando por una medida más fuerte. Han propuesto una exención de ciertas partes del Acuerdo sobre los ADPIC, el tratado internacional de la Organización Mundial del Comercio (OMC) que protege la propiedad intelectual a nivel mundial.

La propuesta aún se encuentra en discusión. Si se acuerda, permitiría a los países producir y usar todas las tecnologías anti Covid-19 sin temor a infringir los derechos de propiedad intelectual. La medida tendrá una duración limitada.

Como es de esperar, esta propuesta se enfrenta a la oposición, especialmente de países desarrollados como Estados Unidos, Canadá, la UE y el Reino Unido, que quieren proteger sus industrias farmacéuticas.

Pero, ¿sería suficiente una renuncia? No discutimos. Esto se debe a que es posible que no permita que todos los países en desarrollo obtengan medicamentos y otras tecnologías anti-Covid de manera oportuna. Muchos necesitarían introducir cambios rápidos en sus propias leyes nacionales. Esto puede ser difícil, si no imposible, de hacer.

En vista de estas dificultades, argumentamos que puede ser más útil intensificar los planes para compartir vacunas, haciendo que los jabs y otras tecnologías útiles estén disponibles rápidamente para tantos países en desarrollo como sea posible.

Un argumento en contra de la exención es que el Acuerdo sobre los ADPIC ya contiene flexibilidades. Estos incluyen la libertad de utilizar importaciones paralelas y licencias obligatorias que ayudan a los países a obtener acceso a los medicamentos.

Sin embargo, estas flexibilidades no siempre son fáciles de utilizar.

Desde 2003 se ha puesto a disposición un mecanismo que en principio permite a los países sin capacidad de fabricación en el campo farmacéutico utilizar y beneficiarse de licencias obligatorias. Pero el sistema está plagado de niveles de complejidad que lo vuelven inútil y no apto para su propósito. Solo se ha utilizado una vez en 17 años: en 2007, cuando Canadá emitió una licencia obligatoria para satisfacer la necesidad de medicamentos contra el sida en Ruanda.

Otros argumentos en contra de la exención son que no aliviaría la carga del acceso a medicamentos y vacunas eficaces y asequibles debido a la mala prestación de servicios de salud y la infraestructura en algunos países. Y que potencialmente podría obstaculizar la I + D y la innovación en el sector farmacéutico.

Hidroferol, una medicina utilizada para combatir el coronavirus. Foto: Reuters

Hay otras barreras que la exención no abordaría. Una es que algunos países en desarrollo han celebrado acuerdos bilaterales, especialmente con Estados Unidos, la UE y otras naciones industrializadas. Estos han limitado la capacidad de los productores de genéricos para fabricar y distribuir medicamentos baratos. Un ejemplo es que esto ha limitado la libertad de depender de las importaciones paralelas. Estos suelen garantizar la importación de medicamentos más baratos comprados en países donde los medicamentos se venden a un precio más bajo.

Además, ciertos acuerdos de libre comercio han introducido disposiciones que impiden que las autoridades reguladoras de medicamentos nacionales registren y permitan la venta de genéricos si el medicamento aún está patentado. Este es el llamado “vínculo de patente”. Entre los países que han firmado estos acuerdos se encuentran los que forman parte del Acuerdo Integral y Progresista de Asociación Transpacífico. Incluyen Brunei, Chile, Malasia, México, Perú y Vietnam.

Otros acuerdos comerciales y de asociación también han obligado a algunos países en desarrollo a proporcionar una protección absoluta de los datos de pruebas clínicas presentados a las agencias reguladoras para demostrar la calidad, seguridad y eficacia de los nuevos medicamentos. Esta fuerte exclusividad impide que los fabricantes de genéricos utilicen dichos datos al solicitar su propia autorización de comercialización. Esto inevitablemente ralentiza la disponibilidad de medicamentos más baratos. Países como Marruecos, Jordania, El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua protegen dichos datos como consecuencia de los acuerdos comerciales celebrados con los EE. UU.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro británico, Boris Johnson, han impulsado recientemente planes para compartir vacunas.

El Primer Ministro británico Boris Johnson, durante una visita a una farmacéutica.. Foto: Reuters

Y el esquema Covax, liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Alianza Global de Vacunas y la Coalición para las Innovaciones en la Preparación para Epidemias, ha generado esperanzas de que más de dos mil millones de dosis lleguen a las personas en 190 países para fines de 2021.

Una guerra patente

Esta no es la primera vez que surge un conflicto entre la protección de la propiedad intelectual y el acceso a medicamentos que salvan vidas. En 1998, un grupo de empresas farmacéuticas entabló una demanda judicial contra el gobierno sudafricano para impedir que introdujera leyes destinadas a hacer que varios medicamentos fueran más asequibles, especialmente los medicamentos contra el VIH y el sida. La principal objeción fue que esas leyes debilitarían la protección de las patentes.

La disputa generó controversia en todo el mundo y aumentó la conciencia pública sobre el impacto (a veces) negativo de los derechos de propiedad intelectual en la salud humana. Las empresas finalmente abandonaron el caso.

La emergencia del Covid-19 es claramente más grave. Es una crisis mundial, con el número de muertos que sigue aumentando y las incertidumbres sobre si las nuevas variantes del virus son más infecciosas.

Es posible que una exención de las obligaciones de propiedad intelectual de los ADPIC no proporcione una solución rápida. Pero no hay duda de que esta tragedia de salud pública sin precedentes debería desencadenar un replanteamiento de las políticas actuales de propiedad intelectual adoptadas por los países desarrollados y, a menudo, exportadas a las naciones pobres.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.