Los trastornos alimentarios aumentaron entre los adolescentes en la pandemia

Los médicos informan aumentos pronunciados tanto en las hospitalizaciones como en las visitas ambulatorias, y los niños llegan más enfermos que nunca.




Antes de la pandemia, la hija de 15 años de Basma O’Neill era delgada pero saludable y tenía un gran apetito.

Pero después de que la pandemia de coronavirus golpeó y las escuelas cerraron en Graham, Washington, su hija pasó la mayor parte del tiempo sola en su habitación. Llevaba pijamas y sudaderas, y comía en horarios diferentes a los de su familia.

Le diagnosticaron anorexia nerviosa en enero; en febrero, su peso era de 39 kilos, frente a las 53 kilos. “Creo al 100% que el aislamiento social de la pandemia desencadenó el trastorno alimentario”, dijo O’Neill.

Los expertos de todo el país que tratan los trastornos alimentarios en adolescentes y adultos jóvenes dicen que están viendo una demanda sin precedentes de tratamiento que surgió durante la pandemia. Las unidades de hospitalización han duplicado o triplicado su capacidad, las listas de espera para los programas residenciales y los servicios ambulatorios duran meses y los pacientes que ingresan están más enfermos que nunca.

Foto: AP

Los expertos dicen que han visto el mayor aumento durante el último año en la anorexia nerviosa, un trastorno alimentario en el que las personas se privan de alimentos. Otros trastornos que se observan incluyen la bulimia nerviosa, en la que las personas comen en exceso y luego tratan de deshacerse de ella con laxantes o vómitos, y el trastorno por atracón, en el que las personas consumen cantidades excesivas de alimentos en un período corto.

Tracy Richmond, directora del programa de trastornos alimentarios del Boston Children’s Hospital, finalizó recientemente un estudio aceptado para su publicación en el Journal of Adolescent Health que muestra que las tasas de hospitalización de pacientes con trastornos alimentarios en el Boston Children’s aumentaron más del triple durante la pandemia, con el número de pacientes hospitalizados, aumentando de tres o cuatro a más de 10 y hasta 16 a la vez. La demanda de tratamiento ambulatorio también ha aumentado drasticamente, de un promedio de seis revisiones de casos por semana a hasta 23.

“Los pacientes que ingresan están realmente enfermos”, dijo el Dr. Richmond. Algunos han perdido hasta el 50% de su peso corporal.

“Lo vemos como una segunda pandemia, las necesidades de salud mental en los adolescentes”, dijo, “y los trastornos alimentarios son parte de eso”.

La Dra. Richmond dijo que los datos preliminares que ha recopilado de 14 centros de tratamiento de trastornos alimentarios en todo el país indican que las hospitalizaciones al menos se duplicaron durante la pandemia.

Un escenario común, dijo, es una adolescente que llega diciendo que decidió tratar de ser más saludable durante la pandemia, a menudo guiada por videos de TikTok y otras publicaciones en redes sociales de personas influyentes del fitness. El aislamiento social, el aburrimiento y el miedo a subir de peso durante la cuarentena también llevaron a comportamientos poco saludables.

Foto: Reuters

“Los niños que dependían de cosas como los deportes y el teatro para tener un lugar perdieron todo eso”, dijo el Dr. Richmond.

Los trastornos alimentarios se han diagnosticado con mayor frecuencia en niñas blancas jóvenes, pero cada vez más en niños y grupos minoritarios. La Dra. Richmond dijo que está atendiendo a pacientes desde los 10 o 12 años.

Eating Recovery Center, una red privada de 30 centros en siete estados, dice que recibió alrededor de 2.000 llamadas más de pacientes nuevos en los primeros dos meses de 2021, un aumento del 90% con respecto al mismo período en 2020.

“Todo cambió en la vida de estos niños”, dijo Anne Marie O’Melia, directora médica y clínica del Centro de Recuperación de la Alimentación. “Sus vidas estuvieron llenas de incertidumbre, miedo y aislamiento. Estas son las cosas que son muy difíciles en un cerebro en desarrollo “.

Los trastornos alimentarios a menudo aportan una sensación de control durante un período de estrés, dijo. Los diagnósticos de depresión y ansiedad, comunes con los trastornos alimentarios, también han sido más altos en la pandemia.

Antes de la pandemia, no había lista de espera para tratamiento ambulatorio en el Centro de Trastornos de la Alimentación en Children’s Mercy Kansas City. Ahora la espera es de unos seis meses.

Michaela Voss, directora médica del centro, dijo que muchos de los adolescentes que ven tenían problemas de imagen corporal o trastornos alimentarios antes de la pandemia. “Y luego ocurrió el encierro, y no tenían nada más que hacer que continuar con esos pensamientos, y ahí fue cuando se puso serio”, dijo.

Otros pacientes reemplazaron las actividades sociales en las que habían dependido para el bienestar mental con mecanismos de afrontamiento poco saludables, como el ejercicio excesivo o la ingesta restringida de alimentos.

Jason Nagata, profesor asistente de pediatría en la Universidad de California en San Francisco que se especializa en trastornos alimentarios, dijo que el aumento en las llamadas de Zoom y el uso de las redes sociales ha hecho que algunos jóvenes se concentren más en la imagen corporal.

El Dr. Nagata dijo que también ha visto a atletas de secundaria y universitarios desarrollar trastornos de la alimentación después de que se interrumpieron las rutinas de entrenamiento. Ellos “recurrieron a hacer ejercicio excesivamente por su cuenta para compensar la pérdida de control o para tratar de volver a su rutina”, dijo, incluidos algunos que comenzaron a hacer ejercicio cinco o más horas al día.

Aunque la anorexia nerviosa es un trastorno alimentario, el ejercicio excesivo puede ser un comportamiento compensatorio similar, dijo el Dr. Nagata. “Incluso si no restringe la ingesta calórica, si está tratando de perder peso con cantidades increíbles de ejercicio, puede tener los mismos efectos fisiológicos”, dijo.

Una señal de alerta para los padres es cuando un niño se preocupa por su peso, apariencia o comida y ejercicio de una manera que afecta su calidad de vida, como retirarse de una actividad social o sentir ansiedad, dijo el Dr. Nagata.

Katherine Hill, directora médica de Equip, una nueva empresa de telesalud que tiene como objetivo abordar la desigualdad en el acceso al tratamiento para los trastornos alimentarios, dijo que muchos proveedores médicos asumen incorrectamente que los pacientes deben tener bajo peso. “Se le puede diagnosticar un trastorno alimentario con cualquier peso”, dijo el Dr. Hill.

pesa

Los pacientes con cuerpos más grandes pueden perder un gran porcentaje de su peso corporal rápidamente, pero a menudo no se les nota hasta que están muy enfermos, anotó.

La hija de Nicole Nesbit, de 16 años, medía 1,76 m y normalmente pesaba alrededor de 70 kilos, dijo su madre. Cuando llegó la pandemia, comenzó a dar largas caminatas y paseos en bicicleta desde su casa en Ware, Mass. Dejó de beber y comer algunas de sus golosinas favoritas, como el té helado de Arizona y las magdalenas.

Su hija vestía ropa holgada y no fue hasta diciembre que la Sra. Nesbit notó la pérdida de peso. Cuando su hija fue a ver a su pediatra, había perdido 9 kilos pero todavía tenía un peso normal para su altura. El médico le dijo a la madre que no se preocupara.

En febrero, su hija se desmayó, probablemente debido a la presión arterial baja, una complicación de salud común en los pacientes anoréxicos, y fue a la sala de emergencias. Comenzó a ver a un especialista en trastornos alimentarios y comenzó una terapia familiar, en la que se supervisan las comidas y los refrigerios del paciente, pero no fue suficiente. “Se levantaba en medio de la noche para hacer ejercicio y vomitaba en botellas”, dijo su madre. “Ella cambiaba sus bebidas suplementarias o se bajaba la comida por la manga”.

En abril, su hija pesaba 50 kilos. Después de que intentó autolesionarse, la remitieron a un centro de internación en el Bay State Children’s Hospital en Springfield, Massachusetts, y le diagnosticaron depresión mayor, seguida de un programa de tratamiento residencial; recientemente completó un programa virtual de cinco semanas.

Su presión arterial se ha estabilizado y ha recuperado gran parte del peso que había perdido. Pero psicológicamente no se ha recuperado, dijo su madre.

“Tengo que vigilar cada uno de sus movimientos”, dijo la Sra. Nesbit. “Ahora duerme en nuestro dormitorio. Usa el baño con la puerta abierta. Entro cuando se ducha ... No come sola. Todavía hay batallas“.

Los trastornos alimentarios no desaparecen por sí solos. Requieren intervención, anotó Neville H. Golden, jefe de medicina adolescente de Stanford Medicine. “Es importante obtener ayuda”, dijo. “Cuanto antes se inicie una intervención, mejor será el resultado”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.