Marte abre sus puertas y marca otro hito espacial: el planeta rojo recibirá tres visitas en ocho días

La sonda Tianwen-1 despegando. (Reuters)

Emiratos Árabes Unidos, China y Estados Unidos son los protagonistas del actual desafío científico-espacial. Investigación de la superficie, de la atmósfera e incluso del cambio climático en la Tierra son los grandes objetivos de estas tres misiones.




Si en el siglo XX el gran objetivo era la llegada del hombre a la Luna, en las últimas décadas todas las miradas científicas y astronómicas se han puesto en Marte. El denominado planeta rojo ha cautivado por sus similitudes con la Tierra y las posibilidades de que exista vida en él (o restos de ella).

Con estos antecedentes sobre la mesa, tres países lideran misiones, las que orbitarán el planeta vecino e incluso algunas de ellas, amartizarán sobre su superficie. Y como si fuera poco, lo harán con un margen de ocho días.

Emiratos Árabes con su sonda Hope entró en órbita este martes (no se posicionará sobre la superficie), China y la nave Tianwen-1 hizo lo propio un día después, mientras que Estados Unidos y la Nasa, sí pisarán la superficie el próximo 18 de febrero, mediante el rover Perseverance.

Diego Mardones, astrónomo de la Universidad de Chile e investigador del Centro de Astrofísica CATA, señala que cada dos años y dos meses, “la órbita de Marte y la Tierra, están en una configuración favorable para enviar misiones con un menor costo energético, menos peso y material más barato. Por eso, desde los años 90, llegan a Marte una o más misiones cada dos años en un período corto”.

En Dubai celebran la entrada de la sonda Hope en la órbita de Marte. Foto: Reuters

Lo normal es que llegue una, algunos años han llegado dos. “Que este año sean tres, sin duda es un hito, es un avance. Pero más que el número, lo que es un hito y un avance, es que son tres misiones de países distintos, una misión de Estados Unidos, que era esperada, una misión de China, que es una novedad y una de los Emiratos Árabes Unidos, y eso si que es una gran sorpresa para la humanidad. Hay que aplaudirlos”, añade Mardones.

Emiratos Árabes fue el primero. El programa es parte de los esfuerzos del país para desarrollar otra posibilidad de economía, con énfasis en la ciencia y tecnología, y no solo en el petróleo. Y el proyecto es aún más ambicioso, pretenden asentarse en Marte en el año 2117.

El gran objetivo de Hope (esperanza en inglés) es alcanzar la órbita del planeta rojo, para poder monitorear el clima durante todo un año. “Estamos muy emocionados como ingenieros y científicos, pero también bastante estresados, preocupados y asustados”, declaró Omran Sharaf, director de proyectos de los Emiratos Árabes Unidos.

La misión Hope, tendrá como objetivo científico estudiar la atmósfera, “en particular, comparar la atmósfera baja sobre la superficie de Marte, con la atmósfera alta, y eso es muy importante para poder determinar con precisión cómo y cuánto aire está perdiendo el planeta rojo. En particular, oxígeno e hidrógeno”, establece el académico de la U. de Chile.

Así luce la superficie de Marte. Crédito: Wikipedia

Mardones considera que la primera misión es la más novedosa de todas, “por el hecho de no caer en la tentación de hacer lo que todos quieren, y buscar sencillamente fósiles o evidencia de agua en la superficie, y además, por tener relación directa con los estudios del cambio climático en la atmósfera en la Tierra”.

Búsqueda de vida

La misión proveniente de China cumplió su primer objetivo luego de un viaje de casi siete meses. Con un motor 3000N, además de un orbitador, un módulo de aterrizaje y un rover, se ubicó a unos 400 kilómetros de la superficie. Tardará aproximadamente 10 días en completar la faena. Pretende posicionarse sobre el planeta rojo, logro pensado para mayo o junio.

La nave, con un peso de cinco toneladas, había sido lanzada al espacio en la costa insular de Hainan, en el sur de China, el 23 de julio de 2020, es decir, ha estado fuera de la Tierra durante 202 días, con más de 475 millones de kilómetros de vuelo.

El propio Mardones añade que “típicamente la misión orbital hace la función de una antena, recibe comunicación desde la superficie de Marte y la reenvía a la Tierra. Y el rover va a explorar el vecindario en la superficie, ahí lo objetivos tienden a ser más bien geológicos. Seguramente están relacionados con la búsqueda de vida”.

El astrónomo de CATA estima que la misión china es la más ambiciosa técnicamente, “cuando uno envía una nave, es muy difícil estimar qué instrumentos poner, cada uno ocupa volumen y espacio. Y ellos se las arreglaron para tener un orbital, una estación en Marte y un rover, lo que la convierte en la más ambiciosa”.

Mientras que la Nasa también quiere seguir escribiendo su propia historia. Mediante el aterrizador InSight, seguirá los pasos del rover Perseverance el próximo jueves (18 de febrero). Cabe recordar que la misión fue lanzada el pasado 30 de julio desde Cabo Cañaveral.

Así será la llegada del Perseverance a Marte. NASA/JPL-Caltech

Después de un viaje de casi siete meses, aterrizará en el cráter Jezero de Marte (45 kms. de ancho). Lugar que alguna vez tuvo un lago, por lo que es considerado un buen sitio para encontrar vida microbiana que habitara ahí en el pasado.

Esta misión “es con un rover grande, similar a uno que ya han enviado en el pasado. Pretende recorrer este cráter y hacer agujeros para explorar bajo la superficie qué tipos de roca hay, en distintas alturas sobre el suelo”, señala Mardones, quien destaca la inclusión de un helicóptero.

El gran objetivo norteamericano es encontrar “signos de vida antigua y recolectar muestras de roca y regolito para un posible regreso a la Tierra”, destaca la NASA en la web oficial de la misión.

Marte resulta un destino atractivo para el mundo astronómico, y como queda demostrado, tres naciones ya lo saben.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.