Muerte de primer perro con coronavirus en EE.UU. desata temor y confusión entre dueños de mascotas

Imagen referencial. Foto: Reuters

Buddy, un pastor alemán de siete años, murió el pasado 11 de julio, después de haberse transformado en el primer perro diagnosticado con Covid-19 en ese país.




Una de las primeras alertas surgieron en Asia, en febrero, cuando el coronavirus recién se empezaba a expandir por el planeta.

El Centro de Protección Sanitaria de Hong Kong pidió a los pacientes infectados por Covid-19 en la región y que tuvieran una mascota, que las entreguen para someterlas a una cuarentena de dos semanas.

A esas alturas, las autoridades sanitarias ya sospechaban lo que se confirmaría más tarde: que las mascotas, como perros y gatos, pueden contraer la enfermedad desde un humano.

El antecedente más certero que poseían era el del perro de una mujer de 60 años contagiada con coronavirus que diera positivo en los exámenes a los que fue sometido. Pese a que el perro no experimentó síntomas, sería el primer caso documentado en el mundo de un perro con coronavirus transmitido desde un humano.

Desde entonces, los casos se fueron multplicando: un gato en Bélgica, los tigres del zoológico del Bronx en Nueva York, probablemente contagiados por su cuidador humano que también dio positivo por la enfermedad, y el primer caso de un perro en EE.UU. Desde entonces, varios animales de compañía dieron positivo de Covid-19 durante los primeros días de la pandemia.

Foto: Reuters

Los casos desataron el temor de los dueños de mascotas, sobre las consecuencias que sus animales contraigan la enfermedad, temores que se amplificaron esta semana, después que se supiera de la muerte de Buddy, un pastor alemán de siete años que falleció después de ser infectado con Sars-CoV-2. La noticia fue dada a conocer el miércoles por National Geographic, que publicó una desgarradora historia sobre Buddy.

Buddy pareció contradecir la evidencia científica acumulada durante el desarrollo de la pandemia, respecto a que los dueños de mascotas no deberían preocuparse: un número muy pequeño de animales de compañía han resultado infectados, y de los contagiados, ninguno había experimentado síntomas importantes, y menos, había muerto.

Pero la muerte de Buddy el pasado 11 de julio, y quien se enfermó a mediados de abril -el primer perro en EE.UU. en ser confirmado positivo- alteró la tranquilidad de muchas personas.

Sin embargo, la historia tiene un dramático matiz: si bien el perro murió contagiado, la verdadera y triste causa de su muerte fue un linfoma, un tipo de cáncer.

Muerte de perro con coronavirus fue por un linfoma

El linfoma es un cáncer común en perros que afecta los ganglios linfáticos. Sin embargo, este punto importante no se transmitió en el titular de la historia, lo que provocó una serie de titulares erróneos.

Un día después de que se divulgara la historia en National Geographic, la noticia se viralizó en Twitter con este titular: “El primer perro en los Estados Unidos que dio positivo por Covid-19, ha muerto”.

Si bien no hay nada incorrecto en el titular, mucha gente lo interpretó como que el animal murió a causa del coronavirus, lo que no es preciso. Su muerte no está relacionada con la enfermedad. De hecho, ni siquiera dio positivo por la enfermedad en el momento de su muerte.

Pero como suele suceder en torno a la marea mediática sobre el coronavirus, muchos medios equivocaron sus titulares, atribuyendo al coronavirus la causa de muerte del perro, generando de paso miedo y pánico entre los amantes de los animales. Pero según el análisis de sangre realizado después de su muerte, “casi con certeza” tenía linfoma.

La nota periodística de Nat Geo admite que hay una falta de información sobre cómo el Covid-19 afecta a perros y gatos, pero no insinúa que Buddy murió de coronavirus.

“No hay absolutamente ninguna evidencia de que los animales de compañía desempeñen algún papel en la epidemiología de esta enfermedad”, dijo a CNET Trevor Drew, director del Laboratorio Australiano de Sanidad Animal.

Pero como la noticia no se divulgó de esa manera y, en una pandemia en la que constantemente se arroja información errónea en las redes sociales, Buddy quedó tristemente como el primer perro en morir de coronavirus en la actual pandemia.

Comenta