Tu amigo no vacunado tiene 20 veces más probabilidades de contagiarte; si tuvo este síntoma es casi seguro que tuvo Covid y si tienes trastorno del ánimo tienes más riesgo de enfermar; tres cosas que aprendimos del coronavirus esta semana

Si una persona no está inoculada, el riesgo de enfermar no es solo de ella, sino también de quienes le rodean, incluso si tú estás vacunado.




1. Tu amigo no vacunado tiene 20 veces más probabilidades de contagiarte

A medida que se alivien las cuarentenas y la gente regrese a trabajar y socializar, muchos de nosotros nos mezclaremos más con otros, aunque una parte de la comunidad aún no esté vacunada.

A muchas personas vacunadas les preocupa la posibilidad de mezclarse con personas no vacunadas. Esta mezcla podría estar viajando en trenes o en el supermercado inicialmente. Pero también en reuniones familiares o, en pubs y restaurantes.

Algunas personas se preguntan, ¿por qué a una persona vacunada le importaría el estado de vacunación de otra persona?

En resumen, se debe a que las vacunas reducen la probabilidad de infectarse, lo que reduce la probabilidad de que una persona vacunada infecte a otra. Y, a pesar de que la vacuna brinda una excelente protección contra enfermedades graves, una pequeña proporción de personas vacunadas aún requiere atención en la UCI. Por lo tanto, algunas personas vacunadas pueden tener una fuerte preferencia por mezclarse principalmente con otras personas vacunadas.

Pero, ¿cuál es exactamente el riesgo de contraer Covid de alguien que no está vacunado? ¿Cuál es el riesgo relativo?

Informes recientes del Departamento de Salud de Victoria encuentran que las personas no vacunadas tienen diez veces más probabilidades de contraer Covid que las personas vacunadas.

También sabemos que las personas vacunadas tienen menos probabilidades de transmitir la enfermedad incluso si se infectan. El modelo de Doherty de agosto sitúa la reducción en alrededor del 65%, aunque investigaciones más recientes han sugerido una estimación más baja para AstraZeneca. Por lo tanto, para este experimento mental, tomaremos un valor más bajo del 50%.

Foto: AFP

Como la prevalencia de Covid cambia con el tiempo, es difícil estimar un riesgo absoluto de exposición. Entonces, en cambio, debemos pensar en los riesgos en un sentido relativo.

Si estuviera pasando tiempo con una persona no vacunada, entonces existe cierta probabilidad de que esté infectada y me infecte a mí. Sin embargo, si fueron vacunados, tienen diez veces menos probabilidades de infectarse y la mitad de probabilidades de infectarme a mí, siguiendo los números anteriores.

Por lo tanto, llegamos a una reducción de 20 veces en el riesgo cuando salimos con una persona vacunada en comparación con alguien que no lo está.

El número exacto depende de una variedad de factores, incluido el tipo de vacuna y el tiempo transcurrido desde la vacunación. El cálculo es válido tanto si usted mismo está vacunado como si no. Pero estarlo proporciona una reducción de diez veces para usted, que se suma a la reducción del riesgo que proviene de las personas con las que se está vacunando.

Por lo tanto, cenar en un restaurante completamente vacunado y trabajar en un lugar de trabajo completamente vacunado presenta un riesgo de infección mucho menor para nosotros como individuos, ya sea que estemos vacunados o no. La reducción del riesgo es de alrededor de 20 veces, pero como individuos, debemos considerar si eso es significativo para nuestras propias circunstancias y para las circunstancias de las personas a las que visitamos.

¿Qué pasa con las personas que no pueden vacunarse?

Algunas personas no han podido vacunarse porque son demasiado jóvenes o porque tienen una exención médica. Otras personas están inmunodeprimidas y no obtendrán el mismo nivel de protección con dos dosis que el resto de la comunidad.

Aumentar nuestra cobertura en todos los ámbitos ayudará a proteger a aquellos que no están completamente protegidos por la vacunación (ya sea por elegibilidad, razones médicas o por elección).

Las personas con mayor riesgo también disfrutan de la reducción del riesgo si pueden mezclarse principalmente con personas vacunadas.

Y otras decisiones que tomemos pueden ayudar a reducir el riesgo de transmisión cuando la vacunación es imposible, por ejemplo, usar máscaras, lavarse las manos cuidadosamente, etc.

¿Ayudan las pruebas rápidas de antígenos?

Foto: Reuters

Algunas personas han propuesto que se podrían usar pruebas frecuentes para suprimir la propagación del Covid en aquellos que no están dispuestos a vacunarse.

El ministro de Salud, Greg Hunt, dijo que los australianos pueden comprar pruebas rápidas de antígenos a partir del 1 de noviembre, para que puedan hacerse la prueba en casa o antes de ingresar a ciertos lugares.

Entonces, ¿cuánto reduce el riesgo para los demás una prueba rápida de antígenos?

Para responder a esa pregunta, debemos considerar la sensibilidad de la prueba. La sensibilidad de la prueba es la probabilidad de que una prueba rápida arroje un resultado positivo, si la persona está infectada.

Es un desafío obtener una estimación precisa. Pero las pruebas rápidas de antígenos son aproximadamente un 80% más sensibles que una prueba de PCR , que son las pruebas COVID tradicionales que hacemos y que se envían a un laboratorio. Las pruebas de PCR en sí mismas son sensibles al 80% cuando se trata de identificar a alguien con Covid.

Por lo tanto, si realizó una prueba rápida de antígenos en casa, es probable que aproximadamente un 64% detecte que es positivo, si tuvo Covid.

Por lo tanto, las pruebas rápidas de antígenos pueden encontrar alrededor de dos tercios de los casos. Si va a una reunión en la que todos han dado negativo en una prueba rápida de antígenos, el riesgo se reduce al triple.

Aunque las pruebas rápidas reducen el riesgo, no reemplazan a las vacunas.

Cuando se usan junto con altos niveles de vacunación, las pruebas rápidas brindarían una protección mejorada para entornos en los que estamos particularmente interesados en detener la propagación de enfermedades, como hospitales y centros de atención para ancianos.

En consecuencia, a pesar de la alta eficacia de las vacunas Covid, todavía hay razones por las que una persona vacunada preferiría mezclarse con personas vacunadas y evitar mezclarse con personas no vacunadas.

Esto es particularmente cierto para aquellos con mayor riesgo de enfermedad grave, ya sea debido a la edad o la discapacidad. Su riesgo inicial será mayor, por lo que una reducción del riesgo de 20 veces es más significativa.

*Christopher Baker Miembro de investigación en estadísticas de riesgo de bioseguridad, Universidad de Melbourne *Andrew Robinson Director ejecutivo del Centro de excelencia para el análisis de riesgos de bioseguridad, Universidad de Melbourne

2. Si tuvo este síntoma es casi seguro que tuvo Covid

Una nueva investigación publicada en la revista JAMA ha descubierto nueva información sobre uno de los síntomas clave en el Síndrome post-Covid, también conocido PASC (secuelas post-agudas de SARS-CoV-2). Una afección que ha sido estudiada durante los últimos meses para lograr entender más de qué trata.

En esta oportunidad, los investigadores encontraron que un porcentaje importante de los participantes del estudio (que tienen una edad promedio de 49 años, menor que muchos otras investigaciones sobre el mismo tema) presentaron síntomas de confusión mental o deterioro cognitivo.

Debido a que el Covid-19 puede afectar el sistema neurológico, muchas personas que ´presentan el síndrome de PASC tienen lo que el Dr. Anthony Fauci ,director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, llamó “dificultad para concentrarse” y “niebla mental” en una conferencia. Esto puede parecerse a la demencia para algunos; incapacidad para recordar cosas que no tenía problemas para recordar antes de contagiarse con coronavirus, como palabras simples, o incapacidad para recordar por qué estaba trabajando en una tarea. “Así que esto es algo que realmente debemos considerar seriamente porque muy bien podría ser un síndrome post-viral asociado con el Covid-19″ afirmó.

De todos los pacientes, el 24% experimentó problemas con la codificación de la memoria y el 23% la recuperación de la memoria. Los resultados también muestran que aquellos inicialmente hospitalizados con el virus tenían más probabilidades de tener problemas de atención, funcionamiento ejecutivo, fluidez de categorías, codificación de la memoria y recuerdo de la memoria que los del grupo de pacientes ambulatorios, mientras que los tratados en la sala de emergencias tenían más probabilidades de experimentar problemas de fluidez y memoria de categorías (codificación).

“Es bien sabido que ciertas poblaciones (como los adultos mayores) pueden ser particularmente susceptibles al deterioro cognitivo después de una enfermedad crítica; sin embargo, en el grupo relativamente joven del presente estudio, una proporción sustancial mostró disfunción cognitiva varios meses después de recuperarse de Covid-19“, señalaron en un comunicado los autores.

“La asociación de la enfermedad provocada por el virus Sars-CoV-2 con el funcionamiento ejecutivo plantea preguntas clave sobre el tratamiento a largo plazo de los pacientes. Se necesitan estudios futuros para identificar los factores de riesgo y los mecanismos subyacentes a la disfunción cognitiva, así como las opciones de rehabilitación”, concluyeron los investigadores.

3. Si tienes trastorno del ánimo tienes más riesgo de enfermar

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, su sigla en inglés) agregaron los trastornos del estado de ánimo a una lista de afecciones que pondrían a las personas en mayor riesgo de síntomas graves de Covid-19, informó The Washington Post.

La adición de trastornos del estado de ánimo, incluida la depresión y los trastornos del espectro de la esquizofrenia, que se realizó a principios de este mes, permite que las personas con enfermedades mentales sean elegibles para las vacunas de refuerzo para el Covid-19. “Esta es una población que está realmente en riesgo debido a la forma en que Covid-19 interactúa con los diagnósticos”, dijo a The Post Lisa Dailey, directora ejecutiva del Centro de Defensa del Tratamiento.

Un estudio que analizó datos de siete países encontró que los individuos con esquizofrenia eran el segundo grupo más propenso a morir de Covid-19, después de los ancianos. Roger S. McIntyre, presidente de la junta asesora científica de Depression and Bipolar Support Alliance, con sede en Chicago, EE.UU. e investigadora de este estudió, dijo a The Post que “en conjunto, tenemos razones para ser hipervigilantes para las personas que tienen depresión”. “Tienen que ponerse al frente de la fila para recibir sus vacunas”.

Según otra investigación publicada este mes en la revista Lancet. En todo el mundo, la pandemia provocó 53 millones de nuevos casos de depresión en 2020, un aumento del 28% con respecto al año anterior.

Foto: Reuters

Los CDC plantearon que este nuevo escenario significa que es importante que las personas con trastornos del estado de ánimo, incluida la depresión y los trastornos del espectro de la esquizofrenia, se vacunen (con dosis iniciales y refuerzos) y tomen medidas preventivas, como enmascaramiento, distanciamiento social y lavado de manos.

Los expertos en salud pública dicen que estas precauciones son fundamentales para las personas mayores o que tienen varias afecciones en la lista, la cual que no pretende ser exhaustiva y se ha actualizado con frecuencia durante la pandemia.

Revisa el listado de los CDC en el siguiente link.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.