Una epidemia de coronavirus golpeó a la humanidad hace 20.000 años, lo que haría más inmunes a habitantes de China, Japón y Vietnam

Un hombre con mascarilla camina en Tokio, Japón. Foto: AP

De acuerdo a un estudio, los humanos ya enfrentaron una pandemia similar a la actual, lo que le habría dado una ventaja evolutiva a un grupo de habitantes, especialmente en el sudeste asiático.


Un equipo internacional de investigadores codirigido por la Universidad de Adelaida (Australia) y la Universidad de Arizona (EE.UU.) analizó los genomas de más de 2.500 humanos modernos de 26 poblaciones mundiales, para comprender mejor cómo los humanos se han adaptado a los brotes históricos de coronavirus.

En un artículo publicado en Current Biology, los investigadores utilizaron métodos computacionales de vanguardia para descubrir rastros genéticos de adaptación a los coronavirus, la familia de virus responsables de tres brotes importantes en los últimos 20 años, incluida la pandemia en curso.

“Los genomas humanos modernos contienen información evolutiva que se remonta a cientos de miles de años, sin embargo, solo en las últimas décadas los genetistas han aprendido a decodificar la amplia información capturada dentro de nuestros genomas”, dijo en un comunicado Yassine Souilmi, autora principal del estudio y doctor de la Facultad de Ciencias Biológicas de la U. de Adelaida.

“Esto incluye ‘adaptaciones’ fisiológicas e inmunológicas que han permitido a los humanos sobrevivir a nuevas amenazas, incluidos los virus”, agregó.

Los virus son criaturas muy simples con el único objetivo de hacer más copias de sí mismos. Su simple estructura biológica los hace incapaces de reproducirse por sí mismos, por lo que deben invadir las células de otros organismos y secuestrar su maquinaria molecular para existir”.

Las invasiones virales implican unirse e interactuar con proteínas específicas producidas por la célula huésped conocidas como proteínas de interacción viral (VIP). En el estudio, los investigadores encontraron signos de adaptación en 42 genes humanos diferentes que codifican VIP.

“Encontramos señales VIP en cinco poblaciones del este de Asia y sugerimos que los antepasados de los asiáticos orientales modernos estuvieron expuestos por primera vez a los coronavirus hace más de 20.000 años”, dijo el Dr. Souilmi. Entre estas poblaciones estaban los habitantes de China, Japón y Vietnam, donde precisamente la pandemia no ha sido tan severa.

“Encontramos que los 42 VIP son principalmente activos en los pulmones, el tejido más afectado por los coronavirus, y confirmamos que interactúan directamente con el virus subyacente a la pandemia actual”.

Otros estudios independientes han demostrado que las mutaciones en los genes VIP pueden mediar la susceptibilidad al coronavirus y también la gravedad de los síntomas de Covid-19. Y varios VIP se están utilizando actualmente en medicamentos para tratamientos de Covid-19 o son parte de ensayos clínicos para un mayor desarrollo de medicamentos.

Remdisivir, uno de los fármacos que se han estado utilizando para el coronavirus. Foto: Reuters

“Nuestras interacciones pasadas con virus han dejado señales genéticas reveladoras que podemos aprovechar para identificar genes que influyen en la infección y la enfermedad en las poblaciones modernas, y pueden informar los esfuerzos de reutilización de fármacos y el desarrollo de nuevos tratamientos”, dijo el coautor, el Dr. Ray Tobler, del Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Adelaida.

“Al descubrir los genes previamente afectados por brotes virales históricos, nuestro estudio apunta a la promesa de los análisis genéticos evolutivos como una nueva herramienta para combatir los brotes del futuro”. dijo el Dr. Souilmi.

Los investigadores también señalan que sus resultados de ninguna manera reemplazan las políticas y protecciones de salud pública preexistentes, como el uso de mascarillas, el distanciamiento social y las vacunas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.