Voces, gente que se cree el diablo y alucinaciones: Médicos alertan de “Psicosis Covid” que está impulsando suicidios en algunos pacientes recuperados de coronavirus

Imagen referencial.

Algunas personas que han sufrido la enfermedad y sin síntomas previos de depresión, están reportando cuadros psicóticos, que en el peor de los casos lo está llevando a suicidarse. Un estudio masivo a más de 230.000 sobrevivientes de Covid-19 y publicado en The Lancet, encontró que el 4%, o casi 1.000 pacientes, había desarrollado un trastorno psicótico.




Neurólogos y psiquiatras de todo el mundo están reportando más casos de pacientes con Covid-19 que desarrollan síntomas psicóticos, incluso cuando no tenían antecedentes de enfermedades mentales previas a su infección. Aunque es poco común, reconocen que en algunos casos el cuadro puede ser lo suficientemente grave como para requerir hospitalización. Y peor aún, en algunos pacientes incluso se han producido suicidios.

Fue lo que le sucedió a Ben Price, un hombre de 45 años, de un suburbio de Illinois al oeste de Chicago, donde vivían con sus dos hijos adolescentes, quien tras sufrir Covid, experimentó estados psicóticos que más tarde lo llevaron a suicidarse, según consigna un artículo de USA Today.

Según relató Jennifer, su esposa en el artículo, fue algo extremedamente extraño, pues su marido siempre fue un hombre extrovertido y muy alegre. “Era ruidoso y divertido, su sonrisa era cautivadora”, dijo.

Price se suicidó en una de sus granjas la mañana del 28 de febrero. Ella cree que sufrió lo que algunos médicos llaman “Psicosis Covid”. “Fue impactante y devastador y completamente fuera de su carácter”, dijo.

Según los médicos, los síntomas pueden incluir una inusual agitación, preocupación, alucinaciones paranoicas, disminución de la necesidad de dormir y comportamiento impulsivo.

“Cuando las personas caen en un estado psicóticas, no están en contacto con la realidad y pueden hacer cosas que se dañan a sí mismas y algunas cosas que son muy peligrosas”, dijo a USA Today Jonathan Alpert, profesor de psiquiatría, neurociencia y pediatría en el Centro Médico Montefiore y el Colegio de Medicina Albert Einstein en Nueva York.

Jonathan Alpert.

“Parece que Covid-19 tiene un riesgo algo mayor de causarlo que otras infecciones virales que hemos visto”, agregó y por lo mismo, pidió a las familias de los pacientes estar atentos a estos síntomas.

Ben, de 48 años, contrajo Covid-19 dos semanas antes de su muerte.

Pasó de ser bullicioso y animado a moderado y “como un niño”. Después de días de intentar ayudarlo, Price tuvo que llevarlo a un médico de atención primaria que le recetó medicamentos para la ansiedad.

Pero no funcionó. “Caminaba de un lado a otro, molesto y preocupado“, dijo Price. “Estaba viendo a mi hija mirarlo y estaba preocupada ... ella vio que no era su papá”.

Causas del “Psicosis Covid”

Aunque los datos son escasos, los expertos dicen que esta “Psicosis Covid” puede ser causada por la inflamación del cerebro desencadenada por la respuesta inmune del cuerpo al virus.

A ello se suman otros factores, que también pueden influir, como los efectos secundarios de los esteroides en dosis altas, los niveles bajos de oxígeno o el trauma emocional de estar gravemente enfermo. Algunos pacientes con Covid-19 también sufren de pequeños accidentes cerebrovasculares que podrían conducir a trastornos psiquiátricos.

Alpert realizó un estudio en noviembre donde relató el caso de un hombre de 49 años y una mujer de 34 años que tenían Covid-19 y no tenían antecedentes de enfermedad mental, pero que también experimentaron episodios psicóticos.

El hombre de 49 años tenía hipertensión, hiperlipidemia y diabetes, pero no tenía antecedentes psiquiátricos personales o familiares y tampoco antecedentes de consumo de sustancias o tabaquismo. Tras recuperarse del coronavirus, fue llevado al servicio de urgencias psiquiátricas con alteraciones mentales y un estado y comportamiento extraño.

El paciente presentó una semana de insomnio y dos días de comportamiento alterado que incluía confusión, disminución del apetito, grandiosidad y declaraciones extrañas. Tres semanas antes de su admisión al servicio de urgencias, se le diagnosticó Covid-19, que no requirió hospitalización, pero que luego debió ser enviada servicio de urgencias, donde experimentó somnolecia, y aseguró escuchar voces y delirios de grandiosidad.

Paciente se creía el diablo

Durante los siguientes 10 días, el paciente permaneció desorientado, paranoico, creyó que era el diablo y declaró que su familia estaba en peligro. Afirmó tener alucinaciones auditivas, confabuló episodios de violencia en el hogar y experimentó insomnio, episodios de llanto, desesperanza, tristeza, culpa, falta de atención, inquietud, ideas de referencia e ideación suicida pasiva.

Luego de un tratamiento con antipsicóticos, el hombre mejoró gradualmente y se redujeron los medicamentos, hasta finalmente ser dado de alta.

“No puedes imaginar las historias, la devastación y las cosas que la gente está haciendo fuera de su carácter, gente maravillosa próspera sin antecedentes (de salud mental)”, dijo Alpert. “Está sucediendo más de lo que creemos”, advirtió el médico.

Sergio Illanes, neurólogo de UCI-Covid de Clínica Alemana, señala que hay tres causas por las que un paciente que tenga o haya tenido Covid, puede desarrollar psicosis.

La primera tiene que ver con el virus mismo. “El virus puede comprometer el cerebro directamente, lo afecta y hay estudios que han demostrado que el virus se puede alojar en el cerebro”, dice Illanes.

En segundo lugar, menciona que como se trata de una patología pulmonar grave, se puede producir daño cerebral por hipoxia (falta de oxígeno).

Por último, existe también el síndrome post-UCI. “Todos los pacientes que han tenido una estadía prolongada en la UCI, con bloqueoneuromuscular, sedados y en ventilación tienen un deterioro cognitivo. Más de siete días en intubación hay un nivel de daño”, advierte el neurólogo.

Foto: Mario Tellez / La Tercera

En su experiencia, como han estado tantos pacientes en UCI, es muy difícil definir cuál de estas tres causas es la que está causando los cuadros psicóticos, el juicio alterado de realidad, las alucinaciones visuales y auditivas. “En general, las alucinaciones tienden a no ser permanentes, pero los problemas cognitivos, de memoría y juicio, sí pueden ser permanentes”.

Respecto de casos de suicidios en Chile, Illanes señala que no conoce algún reporte de este tipo. Sin embargo, le parece “plausible y completamente posible” que puedan ocurrir. “En pacientes con hospitilización e intubación prolongada, que hay pasado uno o dos meses internados, el 40% de ellos quedan con una depresión profunda. Si eso se le suma la posibilidad de psicosis, el especialista no se extraña de que puedan ocurrir suicidios.

“Lo ideal sería que todos los pacientes sean dados de alta con fármacos antipsicótivos y antidepresivos y que ya en la UCI tengan psicólogo y psiquiatra. En las clínicas eso puede ocurrir pero en hospitales públicos es matemáticamente imposible, porque no hay tantos especialistas”, indica Illanes.

La psiquiatra de Clínica Universidad de los Andes, Carolina Pérez, advierte que recién se están conociendo algunos estudios porque la enfermedad es nueva. “En términos generales, los estudios prospectivos son pocos, porque son nuevos. Hay un seguimiento a seis meses que muestra que un tercio de los pacientes estudiados han presentado manifestaciones neuropsiquiátricas de distinta índole, cuadros depresivos y ansiosos principalmente”.

Agrega que también se han visto cuadros de encefalitis debido a la inflamación que causa el virus en el cerebro y otros cuadros causados por infartos cerebrales y hemorragias que también están asociados a él.

“En pacientes más jóvenes, hemos vistos cuadros confusionales, agitación, cambios de sueño vigilia, cambios en el estado de alerta, estados de inconciencia, delirium que más frecuentemente veíamos en pacientes adultos mayores que estaba internados. Estos cuadros agudos confusionales son multifactoriales, se asocian al virus, a la hospitalización en UCI, a los medicamentos, patologías previas”, señala Pérez.

Los cuadros psicóticos, dice, en su experiencia no son tan comunes como los cuadros depresivos y ansiosos y las crisis de pánico. Lo importante, indica la psiquiatra, es estar atentos a los cambios en el comportamiento de las personas y evaluarlos ya que en algunos casos podrían estar relacionados directamente con el virus pero también con infartos cerebrales o daño vascular.

Más estudios

Otro estudio masivo, que involucró a más de 230.000 sobrevivientes de Covid-19 y publicado el 6 de abril en The Lancet Psychiatry, encontró que el 4%, o casi 1.000 pacientes, había desarrollado un trastorno psicótico.

“Probablemente hay más de 50 informes de casos individuales en los que las personas están describiendo casos muy específicos de la psicosis en el entorno de una persona que tiene Covid-19”, dijo el Dr. Colin Smith, un médico residente en medicina-psiquiatría interna en el Centro Médico de Duke, quien también fue coautor de un informe de caso que estudia la psicosis Covid.

Los pacientes con psicosis temporal o permanente tienen un mayor riesgo de tendencias suicidas, dijo el Dr. Mason Chacko, profesor asistente clínico de psiquiatría en el Hospital de la Universidad de Stony Brook, quien también fue autor de un informe de caso que detallaba un paciente que desarrolló psicosis asociada a Covid-19 y murió por suicidio.

“La psicosis depresiva, estar preocupado internamente o escuchar voces o pensamientos de autolesión también podrían ser desencadenantes”, dijo.

Si hubiera sabido sobre la psicosis inducida por Covid, dijo Jennifer Price, habría estado mejor preparada para ayudar a su esposo. Es por eso que está solicitando que la administración de Biden agregue un experto en neurología al Grupo de Trabajo sobre el Coronavirus de la Casa Blanca.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.