“Transfóbica”, “terf” y “homofóbica”: claves para entender la última polémica de la autora de Harry Potter

Todo empezó cuando compartió un artículo titulado “Opinión: creando un mundo post Covid-19 más igualitario para la gente que menstrúa". "Esta gente que menstrúa antes solía tener un nombre... Wumben? Wimpud? Woomud?”, así coqueteó la autora de Harry Potter con la palabra “woman” que según se desprende de su ironía, estaría siendo amenazada por la existencia trans.


El mundo mágico en el que se desarrolla la saga literaria y cinematográfica Harry Potter -así como Animales Fantásticos y dónde encontrarlos- ha sido altamente mencionado la última semana, o más bien, su autora y los miembros de los elencos.

No hay una nueva novela y tampoco se apronta el estreno de otra cinta. El motivo radica en una serie de comentarios emitidos por J.K. Rowling, escritora británica creadora del universo potteriano, y las sucesivas respuestas expresadas por los protagonistas de sus historias en la pantalla grande.

La versión breve es que el sábado 6 de junio, Rowling compartió un artículo que se refería a la incorporación de medidas sanitarias para “personas que menstrúan”, incluyendo en este calificativo tanto a mujeres, como a personas trans. Sin embargo, la escritora agregó el comentario irónico: “Estoy segura de que había una palabra para esas personas [que menstrúan]. Que alguien me ayude. Wumben? Wimpund? Woomud? [Woman]”, dijo.

Rápidamente, la autora recibió una ola de críticas que la tildaron de ‘transfóbica’, ya que su frase ratifica declaraciones anteriores en las que manifestaba que -bajo su forma de ver el tema- solo existen dos sexos: femenino y masculino, lo que está determinado biológicamente.

“Si el sexo no es real, no hay atracción hacia el mismo sexo. Si el sexo no es real, la realidad vivida de las mujeres a nivel mundial se borra. Conozco y amo a las personas trans, pero borrar el concepto de sexo elimina la capacidad de muchas personas de discutir sus vidas de manera significativa. No es odio decir la verdad”, publicó en respuesta al repudio.

Si bien redactó un extenso ensayo en el que -intenta- explicar sus razones, explicitando que por años se ha dedicado a investigar el tema para una novela que está escribiendo, que ama y apoya a las comunidad trans, y que sus aprehensiones son respecto a la protección de las mujeres -pero separadas de las personas trans-; sus palabras no mejoraron su posición a los ojos de sus seguidores y no seguidores que han estado atentos a la controversia.

Al paso salieron los actores protagónicos de las sagas cinematográficas, pero ninguno defendió a la escritora. Daniel Radcliffe (Harry Potter), Emma Watson (Hermione Granger) y Eddie Redmayne (Newt Scamander), desenfundaron -metafóricamente- sus varitas no contra de Voldemort o Grindelwald, sino contra la autora.

“Mientras Jo es -sin lugar a dudas- responsable por el curso que ha tomado mi vida, como alguien que ha tenido el honor de trabajar y seguir contribuyendo con The Trevor Project durante la última década, y como ser humano, siento la necesidad de decir algo en este momento”, escribió Daniel Radcliffe en una columna publicada en The Trevor Project.

“Las mujeres transgénero son mujeres. Cualquier afirmación que diga lo contrario, borra la identidad y dignidad de las personas transgénero y va contra el consejo de los profesionales de la salud, quienes tienen una mayor expertice en este asunto que Jo y yo”, agregó en sus declaraciones.

Emma Watson, en tanto, no mencionó directamente a J.K. Rowling. La actriz se remitió exclusivamente a publicar en Twitter su apoyo a las personas trans y la defensa de sus identidades.

“Las personas trans son quienes dicen ser y merecen vivir sus vidas sin ser cuestionadas constantemente o que les digan que no son quienes dicen ser”, escribió Watson. “Quiero que mis seguidores trans sepan que yo y muchas otras personas alrededor mundo los vemos, respetamos y los amamos por quienes son”, agregó en otro tuit, para luego informar de una donación a una Fundación en Reino Unido que apoya a personas transgénero.

Respecto a Animales Fantásticos y dónde encontrarlos -línea narrativa que precede los sucesos de ‘El niño que vivió’, y que ya ha estrenado dos cintas con tres más en producción- se pronunciaron tanto el estudio Warner Bros. como el protagonista de los filmes.

“El respeto por las personas transgénero permanece como un imperativo cultural, y a lo largo de los años he intentado educarme constantemente”, dijo Redmayne en un comunicado publicado en Variety. “Esto es un proceso continuo. Como alguien que ha trabajado tanto con J.K. Rowling como con miembros de la comunidad trans, quiero dejar absolutamente claro cuál es mi postura”, dijo Eddie Redmayne en un comunicado publicado en Variety.

“Estoy en desacuerdo con los comentarios de Jo. Las mujeres trans son mujeres, los hombres trans son hombres, y las identidades no binarias son válidas. Nunca quise hablar por la comunidad, pero sé que mis queridos amigos transgénero y colegas están cansados de estos cuestionamientos constantes respecto a sus identidades, lo que frecuentemente termina en violencia y abuso. Ellos simplemente quieren vivir sus vidas pacíficamente, y es tiempo de dejarlos hacerlo”, concluyó Redmayne.

El estudio cinematográfico, en tanto, defendió la postura inclusiva que buscan reflejar en sus proyectos. “Los eventos de las últimas semanas han confirmado nuestra determinación como compañía de enfrentar problemas sociales difíciles”, dijo la empresa en un comunicado también enviado a Variety.

“La postura de Warner Bros. respecto a ser inclusivo está bien establecida, y fomentar una cultura diversa e inclusiva siempre ha sido tan importante para nuestra empresa y para nuestro público en todo el mundo”, manifestó Warner Bros.

Al tiempo se sumó Rupert Grint (Ronald Weasley) y Bonnie Wright (Ginny Weasley), quienes expresaron a través de The Sunday Times y Twitter su apoyo a la comunidad trans e hicieron un llamado a no ligar la saga Harry Potter a esta polémica.

“Apoyo firmemente a la comunidad trans y hago eco de los sentimientos expresados por varios de mis colegas. Las mujeres trans son mujeres. Los hombres trans son hombres. Todos deberíamos poder vivir y amar sin ser juzgados”, dijo Grint.

Bonnie Wright, en tanto, dijo: “Si Harry Potter fue una fuente de amor y pertenencia para ti, ese amor es infinito y está ahí para tomarlo sin juicios ni cuestionamientos. Las mujeres trans son mujeres. Los veo y los amo”.

Incluso el escritor Stephen King fue mencionado en el tema. Luego que el autor de Carrie retuiteara un extracto de un hilo escrito por Rowling, la escritora expresó su admiración por el autor estadounidense. Sin embargo, luego que King tuiteará “Las mujeres trans, son mujeres” en respuesta a la pregunta de un seguidor, la creadora de Harry Potter borró tal manifestación de idolatría.

El 5 de julio, un mes después del tuit que desató la ola de críticas que la califican de “transfóbica” y “Terf” (Trans-Exclusionary Radical Feminist o Feminista radical que excluye a las mujeres trans), J.K. Rowling continúa escribiendo en torno al tema de la sexualidad y el género en su cuenta de Twitter.

El más reciente hilo se refiere a los tratamientos hormonales como terapia, las que -según la autora- afectan en la conversión de jóvenes gay.

Todo comenzó en respuesta a un tuit que la acusaba de enjuiciar a quienes toman medicamentos para tratar enfermedades mentales como la depresión y ansiedad. “He ignorado noticias falsas atribuidas a mí y que han sido ampliamente retuiteadas. He ignorado porno infantil en un hilo sobre su arte. He ignorado amenazas de muerte y violación. No voy a ignorar esto”, dijo la escritora al comienzo de un nuevo hilo.

“Cuando mientes sobre lo que creo respecto a la medicación para la salud mental y cuando mal-representas a las mujeres trans, por quienes no siento otra cosa que no sea admiración y solidaridad, cruzas una línea.

“He escrito y hablado sobre mis propios desafíos en cuanto a salud mental, los que incluyen OCD, depresión y ansiedad. También lo hice en mi ensayo reciente ‘Guerra Terf'. He tomado antidepresivos en el pasado y me han ayudado”.

Lo que continuó con los dichos que la tildan de homofóbica por insinuar que la homosexualidad puede ser manejada con “tratamientos hormonales”.

“Muchos profesionales de la salud están preocupados porque los jóvenes que luchan con su salud mental están siendo desviados hacia las hormonas y la cirugía cuando esto puede no ser lo mejor para ellos”, escribió Rowling.

“Muchos, incluyéndome, creemos que estamos viendo un nuevo tipo de terapia de conversión para jóvenes gay, quienes se ven en un camino de medicación de por vida que puede resultar en la pérdida de su fertilidad o su completa función sexual”, agregó para luego citar un documental de BBC.

“Nada de esto puede molestarte o perturbar tu creencia en tu propia justicia. Pero si es así, no puedo fingir que me importa mucho tu mala opinión sobre mí”, concluyó la autora.

Anteriormente J.K. Rowling fue “cancelada” en diciembre de 2019, cuando compartió públicamente su apoyo a Maya Forstater, quien trabaja en el rubro de los impuestos y fue despedida tras manifestar en redes sociales que el sexo biológico determina si se es hombre o mujer.

Rowling se unió a los hashtag #IStandWithMaya #ThisIsNotADrill y tuiteó: “Vístase como quiera. Llámate como quieras. Duerme con cualquier adulto que te consienta. Vive tu mejor vida en paz y seguridad. ¿Pero obligar a las mujeres a perder sus trabajos por afirmar que el sexo es real?”, quien incluso fue interpelada por la ONG Human Rights Campaign. “Mujeres trans son mujeres. Hombres trans son hombres. Gente no binaria es no binaria”, le respondió la ONG.

Comenta