Asesorías Deportivas Zaldivia SPA: la figura que tiene a Colo Colo en la mira de la Dirección del Trabajo

Una factura emitida por Asesorías Deportivas Zaldivia SPA a Blanco y Negro

Una factura emitida por Asesorías Deportivas Zaldivia SPA a Blanco y Negro.

El central, como varios de sus compañeros en el plantel del año pasado, tenía un contrato por derechos de imagen paralelo al federativo, que está registrado en la ANFP. La entidad fiscalizadora aduce que constituye un complemento de la renta, lo que debería incluirse en su liquidación de sueldo. El Sifup acoge la tesis del doble contrato y exige revisar la norma.


El 29 de agosto de 2019, la empresa Asesorías Deportivas Zaldivia SPA emitió una factura electrónica a Blanco y Negro. La glosa del documento, al que accedió El Deportivo, tiene borrados los montos, aunque no la descripción. “Derecho de imagen mes de agosto 2019 Sr Matías Zaldivia (4/12)”, consigna. Añade una cifra en dólares. El ejemplo es uno de los que tiene a la firma que controla a Colo Colo bajo la investigación de la Dirección del Trabajo y constituye una de las formas de dobles contratos que se suscriben en los clubes del fútbol chileno. El vínculo, eso sí, es legal. “Todos los contratos laborales que tiene Colo Colo están informados a las autoridades respectivas. No es que se busque ocultar algo. Zaldivia tiene un contrato laboral y otro contrato de imagen que el club lo hace porque ocupa su imagen en otros asuntos. Siempre hemos planteado que corresponde pagarlo”, responden en Macul.

“Tanto los contratos de trabajo como los acuerdos de cesión de derechos de imagen, transferencias (pases) y los demás acuerdos que se suscriban con las jugadoras y los jugadores de los planteles del club y sus funcionarios se encuentran en regla y en pleno cumplimiento con la ley. Los acuerdos laborales son notificados a la ANFP, de esta manera, cumpliendo con lo que disponen sus estatutos. Este asunto es permanentemente monitoreado por la Unidad de Control Financiero”, consigna un comunicado oficial emitido por la entidad alba.

La entidad fiscalizadora está en proceso de determinar la naturaleza y los alcances de ese tipo de relaciones, adicionales al contrato de trabajo que se registra en la ANFP, generalmente por montos distintos y por prestaciones de otra índole. La materia es trascendente y su resolución puede remover todas las estructuras del fútbol chileno. “Es un doble contrato. Lo dice la Dirección del Trabajo, que es la entidad que fiscaliza. Todo lo que tenga un contrato es legal, porque si tengo contrato con una empresa y esa empresa no paga los impuestos, lo más probable es que tenga problemas con el SII. Es distinto a lo de Lautaro de Buin. El tema que se está penalizando en el caso de Lautaro de Buin es un documento falso y alterado, que no es lo mismo que un doble contrato. Si cada uno de esos contratos paga los impuestos, es legal. Ahora, el dictamen de la DT dice que esos contratos tienen que tributar y pagar impuesto a la renta”, estima el presidente del Sifup, Gamadiel García, quien abre la perspectiva.

Matías Zaldivia, después de su expulsión en el partido ante O'Higgins (Foto: Agenciauno)
Matías Zaldivia, después de su expulsión en el partido ante O'Higgins (Foto: Agenciauno)

Asesorías Deportivas Zaldivia SPA se constituyó el 8 de mayo de 2019, frente a Rodrigo Sotomayor, notario de la 40ª Notaría de Santiago. La firma fija su objeto en la escritura respectiva. “La asesoría en materias deportivas, principalmente en la especialidad de fútbol profesional, en todas sus categorías, incluyendo estudios, asesoría y administración de los derechos de imagen, económicos y federativos que emanan de la condición de futbolistas”, consigna. Agrega: “La prestación de servicios en las áreas de imagen, análisis futbolístico, comentarios deportivos y todas las materias vinculadas al deporte, en especial fútbol, ya sea en sus versiones profesional, amateurs, juveniles y las demás categorías propias de tal disciplina deportiva”. El capital de constitución es de $ 1.000.000, dividido en 100 acciones ordinarias nominativas de una misma serie, sin valor nominal. El central albo figura como su administrador y la sociedad tiene una duración indefinida.

Una bola de nieve

García cree que la definición de la Dirección del Trabajo es crucial. “Es parte de un juicio. Si se determina que es parte de la relación laboral, van a tener que actualizar todos esos contratos. O pagar menos o, como lo hizo Valdivia, firmar acuerdos contractuales distintos”, explica el líder gremial.

En la suscripción de estos pactos, que el timonel del Sifup atribuye a las ‘áreas grises’ que existen en el fútbol chileno, está el foco de la discusión. “Como la relación se genera con la misma empresa a la que se le presta servicios laborales, está en veremos, porque hay un juicio. La diferencia es que ese contrato tributa distinto. Si hoy la Dirección del Trabajo determina que el contrato de imagen es tributable como laboral, va a cambiar el panorama”, advierte. Y ejemplifica respecto de las dificultades que representa la figura, incluso para la labor de la entidad que encabeza. “Cuando yo demando al club lo hago con lo tengo en mi mano, laboralmente. No puedo ir a un juicio laboral con una empresa X, porque ese ya es un contrato civil. ¿Qué demando? El contrato laboral, que contiene anexos de contrato. Eso es lo que debería ocurrir”, explica.

En el caso de los albos, dice, el problema tiene otra derivada. “El problema es que Colo Colo dice ‘no les vamos a pagar porque nos vamos a acoger a la Ley de Protección del Empleo’. No les pagaron los ingresos de la ANFP, pero, si el otro contrato no estaba registrado en la ANFP, ¿por qué dejaron de pagarlo? Nosotros le dijimos públicamente a Colo Colo que estaba mal acogido a la ley”, plantea. “¿Qué pasa si se determina si Colo Colo no pagó sueldos? En la ANFP hay un reglamento que si no paga un mes pierde puntos, si no lo hace de nuevo pierde más puntos y si persiste en la falta es desafiliado. Y Colo Colo no pagó entre abril y junio más 15 días de julio. ¿Qué va a hacer la ANFP?”, insiste.

En mayo de 2020, los jugadores y Blanco y Negro se reunieron en la Dirección del Trabajo (Foto: Agenciauno)

En sentido contrario, otra vez en relación a los contratos paralelos, dice: “No puedo demandar a Colo Colo por 60 si el contrato que está registrado en la ANFP es por 25. Yo tengo que defender la plata que está registrada y que puedo comprobar. Un contrato con una empresa es materia de otro tribunal”.

En ese contexto, según el líder gremial, urge una actualización del formulario que actualmente se utiliza en el fútbol chileno para registrar las relaciones laborales. “Hay un incentivo perverso. Por eso es importante modificar el contrato federativo para que incluya todo. Para nosotros incluso es más fácil pelear, porque se lleva a todo al juicio laboral. Desde que yo jugaba el contrato es el mismo. Y quizás más atrás también”, dice. Y plantea otro cambio. “¿Para qué está la Unidad de Control Financiero de la ANFP? ¿No habrá que modificarla?. Si se le pasa todo. A lo mejor están gastando plata de más. O a lo mejor no tiene esta facultad”, dice.

García se muestra abierto a la discusión. “Es una caja de Pandora que se va a abrir, seguramente, pero hay que discutir estos temas. “Nosotros hemos solicitados dos cosas hace mucho tiempo: la modificación del contrato ANFP, porque es demasiado acotado para algunos temas y eso obliga a incluir anexos, y tribunales deportivos paritarios, que incluyan defensas de los jugadores y de los clubes. Si se hace un anexo, ¿es el jugador el culpable de que no se envíe a la ANFP?”, se cuestiona.

De cualquier forma, reitera que, desde su punto de vista, los dobles contratos requieren una regulación específica, aunque son menos perjudiciales que otra de las figuras que operan: el contrato en negro. “Esa sí que es tierra de nadie. Por eso es importante incluir todos estos aspectos en el contrato federativo”, concluye.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.