Quién es quién en el lío que le costó la expulsión a Melipilla y que tiene incendiado al fútbol chileno

Gino Valentini, Leonardo Zúñiga, Carlos Encinas, Victoriano Cerda y José Huentelaf, protagonistas del lío que le costó la expulsión a Melipilla.

Gino Valentini, Leonardo Zúñiga, Carlos Encinas, Victoriano Cerda y José Huentelaf, protagonistas del lío que le costó la expulsión a Melipilla.

El conflicto que provocó la expulsión de los Potros del balompié profesional tiene varias caras. Cada una obedece, naturalmente, a los intereses que están sobre la mesa. Se trata, otra vez, de una disputa de poder que se traduce en la determinación más drástica que puede recibir un club chileno.




Deportes Melipilla fue expulsado del fútbol profesional chileno. La decisión es una de las más drásticas que puede recibir un club nacional. Los Potros fueron sancionados después de que la Primera Sala del Tribunal de Disciplina de la ANFP acogiera y, finalmente, avalara las denuncias que presentaron Universidad de Chile y Cobresal y a las que concurrieron como partes la ANFP y otros diez clubes, aparte de los demandantes: Audax Italiano, Huachipato, La Serena, Lautaro de Buin, Ñublense, Puerto Montt, San Luis, San Marcos, Unión La Calera, San Felipe.

El proceso termina, al menos en su primera instancia, de la peor forma posible para Los Potros, que no podrán volver a competir, aunque ya anunciaron que recurrirán a la Segunda Sala del ente sancionador, algo así como la corte de apelaciones del fútbol nacional. El TAS, organismo al que el fútbol chileno no le reconoce jurisdicción, es otro camino que estudia el club metropolitano para aferrarse al profesionalismo.

Como sea, la nueva crisis del fútbol chileno arroja varios nombres que han tenido un rol significativo en el dramático termino de año para la escuadra que, en el plano estrictamente futbolístico, terminó en el 14º puesto, con 38 unidades, una más que las que cosechó Curicó Unido, la escuadra que terminó en la posición que obliga a jugar el partido por la permanencia. Ese escenario puede cambiar y es, en rigor, la materia que produce el enfrentamiento.

Carlos Encinas

Formalmente, es el entrenador de Lautaro de Buin, escuadra que, finalmente, fue descendida a Segunda División después de haber sido inicialmente desafiliada por el mismo tribunal que hoy condena a Melipilla. Sin embargo, el exfutbolista, quien goza de una próspera situación económica producto de su presencia en rubros como la importación de pasto sintético, el inmobiliario, y los gimnasios, es, también, inversionista en el club melipillano, cuya banca también ocupó en la misma temporada en que los Potros consiguieron el ascenso a Primera División. Le acomoda más, eso sí, el rótulo de mecenas.

El ex dealantero de Colo Colo y Santiago Wanderers siempre se ha esforzado por descartar sus vínculos con la institución que hoy es sancionada y la ha remitido a una cercanía afectiva, al mantener una relación de amistad con quienes la tienen a su cargo. Sin embargo, ha celebrado como propios sus principales logros y ha reclamado desde el mismo plano lo que considera injusto.

Su actuación en el caso de Lautaro de Buin, sancionado por los mismos vicios que hoy le cuestan caro a Melipilla, lo tiene hacer rato en la mira de la cúpula del fútbol chileno.

Gino Valentini

Ex futbolista y entrenador, apareció en el centro de la polémica a comienzos de mes al exponer, en su calidad de ex gerente deportivo de Los Potros, una serie de irregularidades administrativas cometidas por el club, entre ellas la suscripción de dobles contratos con los futbolistas, una práctica expresamente prohibida por la reglamentación del fútbol. Sin embargo, en su momento, el directorio que preside Pablo Milad estimó que no existían elementos suficientes como para denunciar a Melipilla frente al Tribunal de Disciplina, una determinación que, posteriormente, revirtió para hacerse parte del recurso que hoy tiene contra la pared a los Potros. “Durante los años 2019 y 2020, la gran mayoría de los sueldos se pagaban en negro y el responsable de hacer esos pagos era yo, personalmente. Todos los meses preparaba una lista con los pagos acordados por fuera de los contratos inscritos en la ANFP y con ese monto me dirigía ante los señores Leonardo Zúñiga y Carlos Encinas, que me entregaban un cheque por el monto registrado en la planilla de pagos en negro, cheque que procedía a cobrar en muchas oportunidades yo mismo, para así tener la plata en efectivo para poder realizar los respectivos pagos”, expuso Valentini en su declaración. “Todos los meses enviamos la información de pagos a la ANFP que era falsa, porque solo se incluía la información de los contratos oficiales y no el pago total que se les hacía a los jugadores. Esta adulteración la hacíamos porque sabíamos que no podíamos informar los pagos en negro”, insistía.

Valentini declaró haber sido amendrentado por Encinas y Zúñiga, a quienes, ahora con la sanción a la vista, vuelve a culpar del descalabro.

Leonardo Zúñiga

Es el presidente en ejercicio de Deportes Melipilla y, como tal, quien ha tenido que dar la cara públicamente por la institución en medio del conflicto, manteniendo siempre la tesis de que su club no ha incurrido en irregularidad alguna y que las acusaciones forman parte de “una campaña orquestada”. “Siempre me van a mencionar a mí, porque soy parte de la directiva. Yo estuve presente en todos los procesos y ninguno encuentra una referencia a mi persona, o a la existencia de dobles contratos”, respondió hace algunos días respecto de la denuncia por suscripción de dobles contratos que expuso Valentini y que dio origen a la disputa que tiene en serios problemas el futuro de la institución que encabeza.

Al que quiera abrir los ojos y ver, lo invito a sentarse en estos asientos y estar día a día en el fútbol. Hoy le tocó a Melipilla. Esto estaba orquestado desde hace dos meses atrás porque a algunos les iba a servir”, planteó respecto de un escenario que influirá directamente en la resolución del campeonato, pues, en definitiva, puede decidir la permanencia en Primera de los acereros, quienes actúan como denunciantes.

“En una ola denuncias parten desde el doble contrato hasta el lavado de dinero, me tengo que hacer cargo de pagos negros, de dobles contratos y de tener moto, metralleta, ser sicario y atacar en los semáforos. Todo parte de una denuncia anónima de un correo electrónico y termina hoy día hablando de otra cosa. Yo no conozco esas denuncias. La recibió la ANFP, el señor Miguel Ángel Valdés y según entiendo está en investigación, aunque hoy todo se concluye en Nicolás Forttes, quien sacó un comunicado de que nada de esto es cierto”, reclamó en radio ADN.

Vladen Canales

Ex jefe de gabinete de la ANFP durante la gestión de Arturo Salah, un cargo que no existía en el organigrama de Quilín hasta su arribo, el ex arquero de Universidad de Chile es una de las personas que forman parte del círculo íntimo de Encinas, quien ha declarado que el exfutbolista tiene acciones en Melipilla. Su perfil de Linkedin consigna los roles que desempeña en el club: director y gerente comercial desde enero de 2020 a la fecha. Antes, fue gerente comercial de Co Creation Grass, una de la empresas de Encinas.

Especialista en la gestión de recursos a través de las regalías que ofrece la legislación deportiva, hay quienes lo responsabilizan del formato que eligieron tanto Lautaro de Buin como Melipilla para vincularse con sus deportistas, lo que les ha generado permanentes dolores de cabeza.

José Huentelaf

El delantero, quien integró el plantel de Melipilla validó la denuncia relativa a la existencia de pagos ‘en negro’, como se denomina al traspaso de recursos que no están contemplados en el contrato federativo. Ese antecedente, que fue expuesto ante la Primera Sala del Tribunal de Disciplina, terminó por transformarse en uno de los antecedentes claves para entender la drástica sanción impuesta por el órgano castigador del fútbol nacional en contra del club.

El ex atacante de Lota Schwager y Universidad de Concepción expuso que en los dos años que duró su permanencia en los Potros recibió parte de sus remuneraciones a través de transferencias de terceros o provenientes de empresas vinculadas a personeros del club. Esa práctica está expresamente prohibida por la normativa que rige a los clubes del fútbol profesional chileno. Huentelaf acreditó pagos provenientes de las cuentas de Luisa Escobar, esposa del dirigente melipillano Marcelo Ravanal, y de ACN Deportes, empresa de asesorías deportivas vinculada a Encinas, que ya había sido relacionada con las irregularidades en Lautaro de Buin.

Victoriano Cerda

Es el presidente de Huachipato, uno de los clubes que denunció a Melipilla y el más interesado en que el asunto se resuelva en contra de los Potros. La razón es obvia: los acereros ocuparon el penúltimo lugar en la tabla de posiciones y, al menos desde el punto de vista deportivo, están descendidos. Sin embargo, en el sur postulan que la expulsión del club melipillano debe hacer correr la lista y que, en ese caso, tendrían que seguir en Primera.

Cerda es uno de los dirigentes más influyentes en el Consejo de Presidentes, aunque se ubica en la vereda contraria de la mesa que lidera Pablo Milad. De hecho, fue uno de los articuladores de la campaña de Lorenzo Antillo a la presidencia de la ANFP, elección que se decidió en favor del actual timonel. Integra la comisión que busca solución a la discrepancia con Turner respecto de la denuncia de la empresa que detenta los derechos de televisión del fútbol chileno respecto de los partidos no disputados durante la temporada 2019. En la máxima instancia del fútbol chileno lo describen como “el negociador”.

En las redes sociales se ha transformado en un personaje implacable. En su cuenta en Twitter ha expuesto sus discrepancias en relación a diversas materias y hasta ha emplazado a periodistas.

Cristián Aubert

El director ejecutivo de Azul Azul y ex presidente de la concesionaria que administra a Universidad de Chile fue el blanco de los melipillanos después de la denuncia que los laicos presentaron en el Tribunal de Disciplina en las horas previas a la jornada que decidiría el descenso, al menos en el campo de juego. Esa acción legal fue patrocinada por el abogado Javier Gasman, especialista en derecho deportivo.

Los Potros contraatacaron con otra: la que apuntaba a un presunto doble contrato suscrito con el defensor uruguayo Ramón Arias en la época en que Aubert ocupaba la testera del cuadro estudiantil. Sin embargo, dicha denuncia fie respondida y negada por el club.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.