Valiosos vitrales, pinturas y una torre destruida: Los graves daños a las iglesias incendiadas ayer

Foto: AgenciaUno

Así se veía esta mañana la Parroquia de la Asunción. Foto: AgenciaUno

Esta mañana las parroquias de La Asunción y de San Francisco de Borja fueron inspeccionadas por el Consejo de Monumentos Nacionales. Además del impacto en la comunidad, el subsecretario del Patrimonio Emilio de la Cerda subraya que “se perdieron los vitrales más antiguos de Chile”. Sin embargo, aclara, “ambos templos están de pie, es posible recuperarlos”.




Cerca de las 20.00 h de ayer, la aguja y la torre de la Parroquia de la Asunción se desmoronaron por completo. Las llamas ardían en todo el inmueble y ya había nueve compañías de Bomberos intentando sofocar el incendio generado por desconocidos en el marco de las manifestaciones que conmemoraban un año del estallido social.

Ubicada en la intersección de las calles Vicuña Mackenna con Barón de Coubertin, la Parroquia de la Asunción fue inaugurada en 1876 y ya había sido vandalizada anteriormente. Si bien ahora fue consumida en parte por las llamas, en noviembre del año pasado fue saqueada y sus bancas e imaginería religiosa se utilizaron en barricadas.

Ayer también fue atacada por encapuchados la Parroquia de San Francisco de Borja, que originalmente era la capilla del Hospital San Borja y fue cedida a Carabineros de Chile en 1975. Durante la jornada se intentó quemar dos veces, pero Bomberos logró detener el siniestro cerca de las 22 horas. Ubicado en la calle Carabineros de Chile, el templo neogótico de 1876 ya había sido atacado en enero.

“El dolor es dos veces más intenso cuando te enteras que al interior de la Iglesia de la Asunción había una figura de la Virgen María pintada por mi madre, artista religiosa que donó todas sus obras a comunidades, Iglesias e instituciones católicas”, tuiteó anoche el arquitecto Pablo Allard, columnista de La Tercera.

La ministra de las Culturas, Consuelo Valdés, en tanto, expresó en Twitter: “Indignación y tristeza por el incendio y destrucción de la parroquia de La Asunción, y el ataque a la iglesia San Francisco de Borja, ambos inmuebles patrimoniales”, al tiempo que anunció la inspección de un equipo del Consejo de Monumentos nacionales para esta mañana. Hace unas horas, agregó otro tweet: “Las llamas de la violencia, muy dolorosas, no pondrán de rodillas a los valores de la democracia”.

A las 9 de la mañana, un equipo de la Secretaría Técnica del Consejo de Monumentos Nacionales junto al subsecretario del Patrimonio Cultural Emilio de la Cerda, visitaron ambas iglesias para iniciar la primera evaluación de los daños y acompañar a la comunidad y a los administradores de las parroquias siniestradas.

“El patrimonio no es un conjunto de ladrillos o de edificios, es una relación de una comunidad viva que le da sentido a estos bienes patrimoniales, y el daño que se ha producido tanto en San Francisco de Borja como en La Asunción es un daño a la comunidad que sostiene este templo, a la comunidad que vela a sus muertos en este templo, que tiene su dimensión simbólica y que comprende al mundo desde estos templos. Ése es el principal daño que se le hace a este patrimonio”, declaró el subsecretario Emilio de la Cerda.

La caída de la aguja y la torre, este domingo, de la Parroquia de La Asunción.

“Por supuesto que hay también un daño a la historia, a la memoria. Si queremos construir un futuro, la comprensión del otro tiene que estar en el centro de ese relato común, por lo tanto, cualquier daño a los símbolos de otros es un daño a toda la comunidad nacional, no puede haber nadie indiferente a este tipo de destrucciones. Este no es un ataque a una jerarquía de una iglesia, no es un ataque a un símbolo de poder, es un ataque a una comunidad viva. Estos templos además son bienes patrimoniales súper relevantes. Esto no es llegar y reconstruir, aquí se borró parte de nuestra historia”, agregó.

La inspección técnica preliminar de los daños estructurales de ambos templos contó con un vuelo de dron. En el caso de la Parroquia La Asunción, “tiene elementos patrimonialmente muy valiosos”, detalló De la Cerda. “El año pasado ya fueron muchos de ellos dañados, algunos fueron retirados, otros simplemente perdidos, y ahora lo que hemos lamentado terriblemente es toda la pérdida de las pinturas del cielo, las que estaban bajo el envigado de cubierta, y por supuesto de la torre con aguja que es la que vemos acá en el suelo, que se perdió completamente”, añadió.

Foto: AgenciaUno
Vista aérea, de hoy, del estado de la parroquia de La Asunción. Foto: AgenciaUno

Asimismo, aclaró que “probablemente están las campanas dentro de los escombros, por lo tanto, no es llegar y retirar, hay que hacer un retiro razonado de lo que se pueda rescatar también como parte de la memoria de la iglesia”.

Ambas iglesias tienen más de 140 años, y en el caso de la Parroquia de San Borja, se trata de un inmueble de conservación patrimonial. En el anterior ataque, según publicó La Tercera el 30 de agosto, la Subsecretaría del Interior indicó que se había perdido el 40% de los 29 vitrales que ocupaban 45 metros cuadrados del inmueble. Por ello se creó una mesa de trabajo para planificar el retiro y traslado de los vitrales sobrevivientes a un lugar seguro para su recuperación, con un costo cercano a los $ 60 millones, y cuyo resguardo estaría a cargo del Centro Nacional de Conservación y Restauración. Pero ese traslado no se produjo, según las palabras de Emilio de la Cerda.

“En San Francisco de Borja están los vitrales más antiguos de Chile, y eso se perdió ayer. En el ataque anterior los vitrales habían resistido más menos, estaban catastrados, había un proyecto para retirarlos, y se han perdido gran parte de esos vitrales, estamos ahora viendo el retiro razonado de los elementos que quedaron”, comentó el subsecretario.

Foto: AgenciaUno
Vista aérea de la Parroquia San Francisco, de Carabineros, esta mañana. Foto: AgenciaUno

Sin embargo, aclaró que “los templos están en pie, sus muros y parte de su cubierta. Las pérdidas son muy graves, pero no están en el suelo y por lo tanto es posible recuperarlos, pero hoy día no estamos pensando en eso; estamos pensando en acompañar a la comunidad y en levantar aquellos elementos que puedan guardar la memoria de este momento, por dolorosa que sea, y ver cómo a futuro se pueden recuperar”.

Consultado sobre una posible recuperación de los templos, el arquitecto sostuvo que “es un poco prematuro decir ahora qué se va a hacer", y precisó que "la recuperación o no de los templos va a depender de lo que la comunidad quiera hacer”.

Consejo de Monumentos Nacionales decidirá destino de Baquedano

Desde el 18 de octubre de 2019, la escultura del general Baquedano quedó en el epicentro de las manifestaciones y ha sido permanentemente vandalizada. Por su calidad de monumento público, la tuición del conjunto escultórico de Virginio Arias corresponde al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN). Es organismo decidió el 8 de enero de este año, y tras un debate de tres horas, mantener la escultura en el sitio donde fue emplazada en 1928. La determinación se tomó una semana después de que un grupo de manifestantes intentó derribarla por medio de cuerdas y luego de que surgieran voces pidiendo retirarla del lugar.

Los estudios técnicos indicaron que el monumento no sufrió daño estructural, pero tenía riesgos de desprendimientos, y por ello se retiraron el sable y la placa conmemorativa, y se realizó un reforzamiento completo a través de soldaduras auxiliares, protegiendo así la cola del caballo y la pierna izquierda del jinete.

El viernes pasado, la estatua de Baquedano fue pintada de rojo por encapuchados; en la madrugada del día siguiente fue cubierta con su color original por la Intendencia de la Región Metropolitana. El Ejército solicitó públicamente que se retirara del lugar, tal como hizo hace unos meses. Y ayer, en la concentración, volvió a teñirse de rojo, para volver a amanecer hoy de su color original.

La estatua de Virginio Arias, de rojo, este domingo en la concentración por el 18 de octubre. Este lunes, amaneció vuelta a pintar de su color original.

Emilio de la Cerda recuerda que en enero el CMN decidió no moverla, sino reforzar el conjunto ecuestre, y aclara que entonces no se descartó un eventual traslado futuro, pero comprendiéndolo dentro “de un proyecto de intervención mayor del nudo Baquedano; existen proyectos urbanos previos a la revuelta” para ello.

El Consejo de Monumentos Nacionales analizará la solicitud en su próxima sesión, el miércoles 28. “Los consejeros vamos a tener que ver cuáles son los antecedentes nuevos y evaluar en su mérito si corresponde o no un cambio. Obviamente cualquier cambio de posición tiene varias connotaciones, uno es de seguridad de las personas, porque el elemento pueda caer, otro tiene que ver con la dimensión simbólica y otro tiene que ver con el carácter patrimonial propiamente del elemento y todas esas consideraciones el Consejo de Monumentos las sopesa”, declaró el subsecretario del Patrimonio.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.