El incipiente boom de los teléfonos plegables: ¿Cuáles son los mejores?

Samsung lanzó la cuarta generación de sus Z Fold y Z Flip hace algunos días.

La surcoreana Samsung lleva la delantera en los modelos más exitosos, pero son principalmente firmas chinas las que dominan el sector, tras este inesperado revival. Xiaomi, Vivo o Huawei se suman a la tendencia, que aún espera que este año se agreguen otras grandes tecnológicas. ¿Qué modelos están disponibles en el mercado local? Acá te contamos.


Hace pocos días Samsung lanzó sus esperados Galaxy Z Flip 4 y Z Fold 4, los modelos más recientes de su línea plegable. La guerra por ser el que primero en llegar con un modelo funcional y un diseño que satisfaga a los usuarios está desatada y cada vez se han ido sumando más competidores, en una pista que han corrido con éxito solo algunos pocos desde que partiera su revival, en 2018. De los modelos presentes en el comercio, ¿cuáles son los mejores?

Cuando surgió la nueva tendencia de los teléfonos plegables, era de esperar que los principales representantes fueran grandes firmas del momento. Apple, Samsung, Google o Huawei podrían haber tomado la posta y tener la delantera con “el primero” de la historia, pero la que tomó el lugar fue la china Royole, con su FlexPai. La empresa, que puede parecer una desconocida por las grandes masas, proviene del rubro de las pantallas y monitores. En su momento, en 2018 y cuando lanzaron su teléfono, se comentó de la rareza del experimento, pero logró el objetivo de llamar la atención.

El FlexPai de la marca china Royole fue el primer teléfono plegable del mercado.

El equipo está agotado incluso en su sitio web chino, pero aún se pueden encontrar algunos ejempares en AliExpress y lo mismo con su sucesor, el FlexPai 2. Eso sí, en el caso de considerar su adquisición, hay que tener en cuenta sus implicanciancias. Las reseñas, al menos en algunos videos en YouTube, no muestran a usuarios tan felices con el producto en el largo plazo. Son modelos de diseño curioso que, básicamente, son pantallas OLED que se doblan por la mitad. La siguiente generación hijo justicia en su diseño y ya tienen confirmada una tercera.

Los que le siguieron se sumaron a la historia. Ese mismo año, meses después que Royole mostrara su tecnología, Samsung dio a conocer la propia. Le siguió Huawei y Motorola al año siguiente, y TCL presentó sus prototipos, pero el mercado sigue siendo bastante reducido. La china Xiaomi, que también entró con fuerza al rubro, también lanzó hace unos pocos días su segundo modelo plegable, el Mi Fold 2. En ocasiones anteriores, aunque descartaron hace años lanzaro, la empresa incluso se aventuró con un prototipo “Alpha”, que tenía una pantalla plegable cuyos bordes incluso se recogían hacia la parte posterior y se mostraba como un teléfono táctil casi en su totalidad.

Y es un “enfrentamiento” silencioso que incluso algunas de las marcas involucradas se han tomado con ironía. Por ejemplo, por el lanzamiento más reciente de Samsung. La filial de Brasil de Xiaomi publicó un mensaje en alusión al evento. “Recordatorio rápido aquí: Xiaomi te ofrece mejores y más grandes soluciones. En cualquier lugar de esta Galaxia”, decía la leyenda, acompañada con una imagen que mostraba sus celulares, formando un “X > Z” (en alusión a “Más Xiaomi, menos Samsung”). Ya había hecho algo similar con la serie M de Samsung, publicando un “¡Ah! Ahora lo entendemos, la M es de miedo”.

Samsung presentó hace unos días la cuarta generación de dispositivos Z Flip y Z Fold.

El gran problema del sector y de quienes han incursionado en los teléfonos plegables, es la accesibilidad por parte de los usuarios. Uno de los puntos que mencionó Samsung en su momento, era que con sta nueva generación de Z Fold y Z Flip podrían dar un paso más hacia la democratización de lo plegable. Pero aún así eso está lejos de suceder. Es cosa de ver los valores de los equipos y que todos superan o se acercan al millón de pesos en Chile, sin tener todos mayores prestaciones para sus usuarios. Aún hay otros que, esperando a que el mercado madure, puedan dar el salto, como OnePlus y que ya en 2020 decían que era “muy pronto” para sumarse a la tendencia. Eso supuso un cambio, cuando hace unos pocos días Pete Lau, CEO de la firma china, publicara un mensaje en Twitter. “¿Qué creen que es esto?”, decía el mensaje, acompañado por dos fotos de bisagras.

Mercado local y su oferta

El comercio nacional se ha ido sumando progresivamente. Algunos equipos o modelos se han agotado y no han vuelto a marcar presencia, como el Huawei Mate XS, pero hay otros como el Honor Magic V o el Xiaomi Mi Fold que ni siquiera han hecho acto de presencia en el retail. Aunque anunciados, aún no es un mercado que pareciera interesar con creces a los usuarios. La china Vivo lanzó también su Vivo X Fold, pero del que no hay presencia local.

En ocasiones, son las mismas marcas las que, en vistas a la reacción que pueda tener un producto en determinado mercado, deciden lanzar esos artículos de forma restringida solo en algunos países. Es el caso del Oppo Find N, que la marca china decidió vender solo en su país de origen. De todas maneras, se puede encontrar en plataformas como AliExpress. También debiese estar por llegar un unos meses el Huawei Mate XS 2, pero aún no hay luces de ello.

De todas maneras, a pesar de tener una oferta relativamente reducida frente al mercado total, hay alternativas interesantes a nivel de usuario. El modelo más apto a nivel ejecutivo es el Samsung Galaxy Z Fold3. El teléfono, similar a un smartphone más tradicional, cuenta con una pantalla interior que se puede desplegar al extenderse como un cuaderno, de par en par.

El monitor interior, de mayor tamaño, es una Dynamic AMOLED 2X de 7,6 pulgadas, con una tasa de refresco de unos 120 Hz, 374 ppp -puntos que caben en una pulgada cuadrada- y soporte para S Pen. En tanto, el exterior -la cara frontal del equipo-, es una Dynamic AMOLED 2X de 6,2 pulgadas, con 120 Hz y 387 ppp.

El Samsung Galaxy Fold3 se puede denominar como el modelo plegable más ejecutivo, convirtiéndose en un "ordenador" de bolsillo.

La cámara frontal es de diez megapixeles, con f/2.2 -mientras más pequeño sea el número, más podrá abrirse el lente-, un campo de visión de 80° y fotodiodos de 1,22 µm -mientras mayor sea este número, mayor sensibilidad tendrá la cámara para captar más luz-. Las cámara interior es de cuatro megapixeles, f/1.8, campo de visión de 80° y fotodiodos de dos µm.

En tanto, la sorpresa la tiene la parte posterior, con una cámara de 12 megapíxeles, f/1.8, fotodiodos de 1,8 µm, campo de visión de 83º y estabilización óptica. Además, suma un ultra gran angular con 12 megapíxeles, f/2.2, campo de visión 123º y fotodiodos de 1,12 µm. El teleobjetivo es de 12 megapíxeles, f/2.4, fotodiodos de 1 µm, campo de visión de 45º y un zoom 2x. Este último añade PDAF -Enfoque automático de detección de fase-, que es un sistema que, rápidamente, captura dos imágenes y estabiliza el cuadro general.

Más allá de las especificaciones técnicas, el uso es variado y de acuerdo al usuario. En caso de ver series o películas, la extensión de la pantalla es mucho más cómoda y se asimila a una pequeña TV. Pero también, a nivel ejecutivo, puede utilizarse como si de un pequeño laptop se tratara. El hecho que la pantalla interior se pueda dividir, permite poner en la “parte inferior” un teclado y escribir un correo, texto o lo que sea en la parte superior. Sumado a eso los programas como Excel, que en una pantalla tradicional pueden verse muy pequeños y que incluso pueden arruinarse por algún error de tipeo, se pueden ver con mejor claridad y sin caer en equivocaciones.

Plegables, pero no aparatosos

A este le sigue su hermano menor. El modelo salió a la venta junto al Galaxy Z Flip3 -ambos que ahora tienen una versión recién lanzada al mercado hace unos días- y que se asemeja a un antiguo teléfono “almeja”. Su pantalla interior es una Dynamic AMOLED 2X Infinity Flex Display de 6,7 pulgadas Full HD+, 425 ppp y 120 Hz. Supera a la pantalla exterior del Fold3 en estos tres puntos. Sobre su exterior, tiene una Super AMOLED de 1,9 pulgadas y 302 ppp.

La cámara frontal es de diez megapixeles, f/2.4, fotodiodos de 1,22 µm y campo de visión de 80º. En la parte posterior tiene una cámara principal de 12 megapixeles, f/1.8, fotodiodos de 1,4 µm y campo de visión de 78º. Además, incluye un ultra gran angular con 12 megapíxeles, f/2.2, fotodiodos de 1,12 µm y campo de visión de 123º.

Evidentemente, a diferencia de su “hermano mayor”, la diferencia en sus dimensiones hace que también el pso sea otro y marque una de las mayores distancias. El Samsung Galaxy Fold3, por ejemplo, pesa unos 271 gramos, mientras que el Flip3 unos 183.

El Samsung Galaxy Flip3 se acerca al Galaxy Fold3 en algunas de sus especificaciones, como la cámara posterior y el tamaño de su pantalla principal.

Y aunque se presente como un teléfono compacto, al bolsillo plegado puede ser incómodo y no permite añadirle una tarjeta microSD para extender su memoria, y su pantalla exterior no tiene tantas más funcionalidades que mostrar las notificaciones y seleccionar un par de widgets, pero que no permite incluir otros adicionales.

Otro de los modelos presentes en el mercado local es el Huawei P50 Pocket, aunque con las propias particularidades que tiene la marca china: su propio sistema operativo, tienda para las aplicacions, entre otras, y que puede significar algún tipo de limitación para los usuarios.

Más allá de eso, el teléfono plegable tiene una pantalla interior OLED de 6,9 pulgadas FullHD+ a 2.790 x 1.188 píxeles, con 120Hz de refresco y 300Hz de refresco táctil. En el exterior, un pequeño monitor circular OLED de 1,04 pulgadas, con una resolución de 340 x 340 píxeles, con 60Hz y 120Hz de refresco táctil.

El diseño del Huawei P50 Pocket fue realizado junto a la diseñadora holandesa Iris Van Herpen.

En tanto, su cámara frontal es de 10,7 megapixeles, con f/2.2. La trasera principal tiene 40 megapixeles, con f/1.8 y PDAF. Además, tiene un angular de 13 megapixeles y f/2.2, y añade un hiperespectral de 32 megapixeles con f/1.8.

El diseño, con carcasa dorada en una edición especial plegable de su modelo P50, viene en distintos colores. La versión vendida en el país es dorada y hecha en colaboración con la diseñadora holandesa Iris Van Herpen. Más allá de su presentación elegante, además de las complicaciones que pueden surgir por tener un sistema oprativo distinto, algunos usuarios han manifestado problemas en la bisagra central que sostiene ambos extremos del teléfono. Al momento de querer sacar una foto o grabar un video y poner un lado en 90°, el mecanismo no es capaz de sostener el cuerpo y se inclina.

Al mercado aún le falta madurar, pero incluso algunos modelos que han sido de los favoritos de algunos usuarios, como el Motorola Razr 5G de 2020, han quedado en el recuerdo. Al menos, al día de hoy, es uno de los mejores plegables que se han lanzado y, aunque el diseño hacía eco a modelos de años anteriores y añadía solo la tecnología plegable, su pantalla exterior añadía el gran plus de poder responder mensajes desde ahí sin tener que abrir el dispositivo. Esto último no se puede hacer con ningún otro teléfono plegable en el mercado local.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Juan Carlos Verdugo, fundador e impulsor de Liquidos.cl -cadena que vendió en 2019- habla sobre cómo pasó de tener una botillería sin nombre a una distribuidora que cautivó a su público con precios accesibles, variedad de productos y buena atención.