Efecto COVID: Bajan embargos de Tesorería por deudas fiscales y contribuciones

fachada-tesoreria-general-de-la-repu-38307975

Los bienes raíces embargados por contribuciones en 2021 alcanzaron a los 6.392, una baja de 81,75% respecto de 2020 (35.039). El dato también es menor respecto de 2019 (77.987) y 2018 (61.877).




Restricciones de movilidad y una menor actividad en tribunales, todo como efecto de la pandemia, son los principales factores que han lastrado el número de embargos realizados por la Tesorería General de la República durante este 2021.

Si bien los reclamos de personas por embargos de sus viviendas han sido mostrados en televisión, mientras que por otro lado el sector hotelero hace frente a los impagos del Ministerio de Salud con cartas de notificaciones de la Tesorería, lo cierto es que las cifras apuntan a una caída de estas iniciativas, a pesar incluso del alza del desempleo y la caída en los ingresos de las familias.

Según datos solicitados por transparencia, el 2021 los embargos de bienes raíces por deuda fiscal (impuestos y créditos fiscales distintos de impuesto territorial), llegó a 420, lo que representa una caída de 80% respecto del dato del año previo (2.148), y de los ejercicios 2019 y 2018, cuando los embargos llegaron a 7.338 y 6.162, respectivamente.

En tanto, los bienes raíces embargados por contribuciones alcanzaron a los 6.392, una baja de 81,75% respecto de 2020 (35.039). El dato también es menor respecto de 2019 (77.987) y 2018 (61.877).

Cabe recordar que las contribuciones corresponde al impuesto que grava a los bienes raíces, según el avalúo fiscal determinado por SII. Su valor lo determina el Servicio de Impuestos Internos y se divide en 4 cuotas trimestrales.

¿Pero qué explica la caída? Desde la Tesorería General de la República, indicaron que “en un contexto de pandemia, durante 2020 tribunales restringió sus actividades presenciales al máximo, tal como aplicaron los restantes servicios públicos, debido al riesgo de contagio y las medidas de confinamiento”, y que adicionalmente el servicio se vio impedido de realizar acciones de cobro en terreno, como también notificaciones a deudores morosos, lo que obligó a posponer las acciones de recaudación presencial.

De hecho, apuntan que “el efecto se ve reflejado especialmente en lo que va de 2021. En gran parte de los embargos aplicados en 2020, las acciones respectivas se iniciaron en 2019, por ende la baja en el volumen se produjo mayormente en los periodos de peak de contagios y medidas sanitarias más restrictivas a nivel nacional”.

Sin embargo, precisan que no toda la caída se explica por inconvenientes relativos a la pandemia.

“Es importante considerar que las medidas de apoyo activadas por el gobierno, como la postergación de cuotas de contribuciones o la facilidad de suscribir convenios de pago en condiciones de mayor flexibilidad (menor pie, cuotas reducidas y/o mayores plazos) también han tenido un efecto en términos que los contribuyentes han podido regularizar su situación de morosidad, evitando la generación de demandas en su contra por el pago de su deuda morosa o suspendiendo los procesos ya iniciados mediante la suscripción de convenios de pago”, dijeron desde la Tesorería.

Al 30 de abril, por ejemplo, 236.674 roles habrían optado por pagar el año completo de contribuciones, por lo que se recaudaron $56.401 millones. En tanto, respecto de las pymes, el decreto 611 emitido por el Ministerio de Hacienda, que permitía pactar convenios para el pago de deudas fiscales, implicó a 648.769 folios y recaudó $126 mil millones, mientras que quienes convinieron el pago total de la deuda llegó a 137.193 folios, totalizando $235.083 millones.

Respecto de los efectos de la ley 21.353, que entró en vigencia el pasado 1 de junio, se lograron convenios por $14.284 millones, equivalente a 4.816 folios que reprogramaron su deuda en 48 cuotas, con una condonación del 100% de multas e intereses.

Pero no sólo las deudas con el Fisco han caído. De hecho, las ayudas del Estado y los tres retiros de fondos previsionales han llevado a que las acreencias con el comercio también bajaran. Según el XXXII informe de Equifax y la USS, el primer trimestre de este año fue el tercero consecutivo en que registran una baja en la mora: -2,4% a marzo, llegando a 4.249.723 morosos, cifra solo comparable a la registrada en diciembre de 2016. En doce meses, 565 mil personas salieron del registro de morosidad, por lo que los deudores morosos registraron una baja de 11,8% en marzo de 2021 versus igual fecha del año anterior

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.