El reajuste del salario mínimo vuelve a generar un fuerte debate

El proyecto ha tenido este año un trámite legislativo que se ha extendido más allá de lo habitual.




Uno de los proyectos de ley que tradicionalmente genera mayor debate, al buscar un equilibrio entre un sueldo justo para los trabajadores y su potencial efecto en el empleo, es el del reajuste del salario mínimo. Y este año no es la excepción.

La iniciativa ha tenido un trámite legislativo que se ha extendido más allá de lo habitual.

A fines de abril el proyecto ingresó a la Cámara de Diputados que lo aprobó y despachó al Senado, pero rechazando la propuesta del Ejecutivo de establecer un incremento de 3,2%, equivalente a $10.500, que eleva el sueldo mínimo desde los actuales $326.500 a $337.000.

Sin embargo, la Cámara baja sí dio el visto bueno a los cambios al Ingreso Mínimo Garantizado.

En el Senado, la situación fue aún más compleja. Esto porque las comisiones unidas de Hacienda y Trabajo luego de varias semanas de discusiones, lo rechazaron.

Posteriormente la Sala del Senado aprobó la recomendación de dichas instancias con lo que la iniciativa deberá ser resuelta en Comisión Mixta, en la que los parlamentarios buscan obtener mejoras en la propuesta del gobierno.

Así, bajo distintas fórmulas, que en administraciones anteriores han evitado el debate de todos los años bajo el establecimiento de cronogramas de alzas plurianuales, e intentando establecer parámetros fijos, el salario mínimo sigue siendo fuente de un fuerte intercambio de puntos de vista.

Ello, ya que no sólo impacta a los que lo reciben y las empresa que lo pagan, sino que también es visto como un referente para el reajuste de otras negociaciones salariales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.