Salario mínimo, la próxima negociación “política” que se le avecina al ministro Cerda

El actual monto de $326.500 vence el 1 de mayo, mismo día en que se conmemora a los trabajadores. En la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) hay molestia por "la nula" comunicación que han tenido desde Hacienda. Por ello, mañana enviarán una carta de reclamo y así dar inicio a la negociación.




El lunes por la tarde, el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, cerraba su primera negociación política. Con vaivenes y desencuentros en el Senado, pero con acuerdo en la Cámara, logró sacar adelante el plan de ayuda económica por US$6.000 millones. Esa fue su primera prueba de fuego a nivel político.

Terminada esa negociación, se le abre otra: Salario Mínimo será el próximo “gallito” político que deberá enfrentar el secretario de Estado. Esto porque el ingreso básico actual de $326.500 vence el 1 de mayo de este año y por ello, los plazos para buscar un acuerdo con la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y enviar un proyecto de ley al Congreso se acortan.

El cronograma de Hacienda era que una vez finalizada el proyecto del bono clase media se iban a abocar a este tema. Sin embargo, todavía no se oficializa alguna fecha que fije una primera reunión.

Esto es precisamente lo que tiene un poco molestos a la directiva de la multisindical, ya que consideran que ya están retrasados y por ende, el espacio para negociar con el Ejecutivo será poco.

Ante esto, el secretario general de la CUT, Nolberto Díaz, afirma que debido a la “nula comunicación” que han tenido con Hacienda, le enviarán una carta para presentar su queja. “Mañana presentaremos una carta de reclamo y protesta exigiendo el cumplimiento de la Ley: es decir: Hacienda está obligado a sentarse con la CUT a negociar”, subraya Díaz.

En cuanto al foco de su planteamiento, el secretario general de la CUT sostiene que buscarán sentar las bases para avanzar hacia una renta básica universal.

Esa visión fue complementada por el vicepresidente de la multisindical, Erick Campos, quien puntualiza que en esta negociación “buscaremos dos cosas fundamentales: la necesidad de establecer un salario mínimo que supere la línea de la pobreza, y para ello pondremos como referencia los $500 mil. Lo segundo es que se fije una renta básica de emergencia para hacer frente a la crisis”.

En la CUT expresan su molestia no sólo por el retraso en esta negociación, sino que también por lo que ellos consideran poca comunicación con Hacienda. “Nosotros no hemos tenido un intercambio con el ministro Cerda. Cuando él asumió manifestó la voluntad de conversar con todos los actores, pero eso no se concretó en un diálogo fluido con Hacienda”, comentó Campos.

Los políticos y los técnicos

Los parlamentarios de a poco se comienzan a interiorizar del tema que se les avecina. El proyecto ingresa siempre por la Comisión de Hacienda de la Cámara. Esa instancia es presidida por el diputado Daniel Núñez (PC), quien sostiene que espera “conocer la opinión de la CUT, antes de emitir un juicio, pues en esta tema la opinión de los trabajadores es fundamental”.

Desde el oficialismo, el diputado (UDI) Patricio Melero enfatiza que el salario mínimo “históricamente ha estado cruzado por dos variables, la inflación y crecimiento económico, por ello esas se deberían considerar en este debate, pero además en esta ocasión, al ser un año que está cruzado por la crisis, se deben tomar en cuenta la situación del desempleo que se mantiene sobre el 10% y los efectos que está dejando la pandemia”.

El legislador añade que la cifra debe reajustarse en términos de mantener el poder adquisitivo, y “ojalá sea plurianual con gatillantes automáticos tal como se hizo al principio de este gobierno”.

Alejandro Santana (RN) aseveró que el debate debe centrarse en resguardar el trabajo. “Debemos pensar en que hay muchas empresas afectadas por la crisis y eso se debe considerar en esta discusión. No se puede instalar un debate que implique un mayor desempleo”. En su argumentación expone que “debe ser sólo por un año y en ningún caso que plurianual considerando la incertidumbre que hay por la evolución de la crisis”.

La mirada técnica la entrega el académico de la Universidad Alberto Hurtado, Mauricio Tejada, quien plantea que “en el contexto actual, los incrementos en el salario mínimo no debieran ir más allá de la inflación. En el futuro, y considerando la recuperación del mercado laboral hasta niveles pre pandemia, el crecimiento de la productividad debe ser una variable relevante en la discusión de los ajustes del salario mínimo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.