Chile entre los 20 países con más casos de viruela del mono entre naciones que notifican contagios

Foto: Reuters

Ranking elaborado por la U. de Harvard y la U. de Oxford ubica al país entre las naciones con más casos confirmados. Epidemiólogos y virologos ponderan el significado de esta posición.


El aumento de casos fue tal, que el pasado 23 de julio, la Organización Mundial de la Salud declaró el brote actual de la viruela del mono como una emergencia mundial de salud pública, es decir, el mismo estatus que tiene el Covid.

Actualmente se reportan 36.589 casos confirmados en 92 países del mundo, y a pesar que la viruela del mono no es una enfermedad nueva (el primer caso humano confirmado fue en 1970, en la República Democrática del Congo) el actual brote tiene en alerta a las sistemas de salud del mundo por el aumento de casos y la aparición de estos en lugares donde históricamente no se había registrado esta enfermedad.

En Chile, hasta el 15 de agosto, según reporta el Ministerio de Salud (Minsal), hay 189 casos confirmados, que lo deja en el puesto número 20 del ranking mundial de países con casos confirmados, según Global Health.

Este ránking fue creado por un equipo de investigadores de distintas instituciones como la Universidad de Oxford (Reino Unido), la U. de Harvard (EE.UU.), la Universidad de Stellenbosch (Sudáfrica) y el Instituto de Prevención de Pandemias, de la Fundación Rockefeller (EE.UU.), quienes establecieron una base de datos de acceso abierto que se actualiza en tiempo real para rastrear la ocurrencia de casos en diferentes países.

Los datos que se reúnen a partir de fuentes verificadas, incluidos los informes de los gobiernos y las organizaciones de salud pública y los medios de comunicación que informan de las declaraciones oficiales de salud, tiene a Chile actualmente dentro de los primeros 20 países con más casos.

Desde Global Health confirmaron a Qué Pasa, que los datos que proporcionan del país tienen como fuente principal las actualizaciones del Minsal, además de los informes de la OMS y la OPS.

La lista la lidera Estados Unidos, con 12.636 casos notificados, seguido de España(5.792), Reino Unido (3.195), Alemania (3.186) y Brasil (2.985).

Nicolás Muena, virólogo de la Fundación Ciencia y Vida, comenta que esta cifra y posición de Chile no necesariamente muestra que el virus esté creciendo más rápido, sino que “a lo mejor acá hay una mejor vigilancia”.

Del total de casos confirmados y probables, 177 casos corresponden a la Región Metropolitana, y el resto se reparte entre las regiones de La Araucanía, Antofagasta, Valparaíso, O’Higgins, Coquimbo y Los Lagos.

El 99% de los casos corresponde a hombres, y se presenta entre los 17 a los 63 años, pero el grupo que concentra la mayor cantidad de casos va desde los 30 a los 39 años, reporta el Minsal.

¿Qué significa estar dentro de los primeros 20 países?

Por ahora, algo que preocupa más que la cifra es no saber realmente personas hay infectadas, explica Muena, ya que este ranking podría ser muy diferente si se contara con todos los datos necesarios, “porque a lo mejor otros países que dicen tener menos, es porque tienen menos casos reportados, pero deben ser mucho más”.

Sin embargo, que Chile se haya metido en los 20 primeros países que reportan casos, a pesar que acá llegó mucho más tarde el virus, “llama la atención el alza que eso puede significar” añade.

Teresa Balboa Castillo, doctora en Medicina Preventiva y Salud Pública, y académica del Departamento de Salud Pública-Universidad de La Frontera, indica que el país tiene incidencias bajas de la enfermedad comparado con otros países de Europa y Latinoamérica.

En nuestro país la vigilancia de la viruela del mono se realiza de acuerdo a las recomendaciones internacionales, es de notificación obligatoria “y por lo tanto, tiene buena trazabilidad en la actualidad y no significa una amenaza para la población general”.

Razón principal por la cual la actual cifra de casos no necesariamente son comparables con otros países, ya que no cumplen con las recomendaciones de vigilancia epidemiológica y por lo tanto puede haber un reporte más bajo del número real de casos.

Una técnico de laboratorio prepara una PCR para el análisis de la viruela del mono, en el Hospital Ramón y Cajal, mayo de 2022, en Madrid (España). Foto: Europa Press.

Rodrigo Muñoz, infectólogo y académico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Magallanes (UMAG), añade que otro factor a tomar en cuenta es que la dinámica actual de esta enfermedad “recién la estamos conociendo”.

Conocer quién tiene más riesgo de contagio y cómo disminuirlo, o de los que se contagian quienes tienen más riesgo de hacer un cuadro grave y cómo podemos prevenirla, son características clínicas que encuentran en etapas de investigación.

¿Los casos podrían seguir en aumento?

Como es un brote en evolución, con casos en constante aumento en distintos países, Muñoz señala que antes que el aumento, hay que preocuparse de informar a la población con una buena comunicación de riesgo sobre la forma de contagio, cómo prevenirla y “esperamos rápidamente poder contar con vacunas”.

Es importante educar a la comunidad sobre los factores de riesgo: quién es la población que tiene más posibilidad de contagio (en la mayoría de los casos el contagio se ha producido en hombres que tienen sexo con hombres, pero el contagio se puede producir en cualquier persona que tenga contacto con las lesiones de otro paciente).

Otro factor que preocupa es que hoy existen casos que no tienen contacto directo con pacientes confirmados o sospechosos o que hayan estado de viaje, “y no se puede trazar el origen todavía y preocupa que se esté dando una transmisión comunitaria”, señala Muena.

Una mujer administra la vacuna contra la viruela del mono en una clínica en la Iniciativa de Investigación Comunitaria del Norte de Jersey, Estados Unidos. Foto: AP

Sobre una futura vacunación, la Ministra de Salud, María Begoña Yarza, dijo en un reciente punto de prensa que “estamos realizando todas las gestiones a nivel multilateral en conjunto con la OPS y la OMS para la adquisición de vacunas”.

En cuanto a quien iría dirigida la inoculación, la ministra señaló que será CAVEI, quien hará las recomendaciones, y en conjunto le comunicarán a la población cuáles serán esas condiciones de vacunación.

¿Qué hacer en caso de tener sospechas?

Para evitar el alza de contagios, se debe informar si ha estado en contacto con un casos confirmado o sospechoso de contagio, recalca Balboa.

Además, en caso de tener síntomas asociados (exantema (erupción de la piel), o tener uno o más de los siguientes síntomas: fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares o ganglios linfáticos inflamado) se debe consultar inmediatamente.

Desde el Minsal habilitaron un número en caso de que alguien requiera recibir información sobre la viruela del mono o preguntar los pasos a seguir en caso de sospecha de contacto.

Asimismo, si una persona tiene contacto con un caso sospechoso o confirmado debe notificar de esta situación al equipo de salud para que la SEREMI realice la vigilancia.

Frente a la aparición de sintomatología, Muñoz recomienda “aislarse y notificar nuevamente para ser evaluado”.

Es muy importante, menciona Muena que si una persona “va a tener sexo con muchas parejas es muy importante saber si se han testeado y saber si tienes síntomas”.

Mitos importantes de derribar

La evidencia científica muestra que el 98% de los casos confirmados en el mundo han sido detectados en hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. En Chile, según el Reporte Situación Epidemiológica de Viruela del Mono, el 99% de los casos reportados por el Minsal ha tenido contacto sexual reciente con una nueva o múltiples parejas masculinas.

Sin embargo, los especialistas dice que de se deben derribar los mitos que se están creando alrededor de esta enfermedad. “El principal es que se trata de una infección de transmisión sexual”, dice Balboa. Pero, no existe evidencia de que esta enfermedad se transmita exclusivamente por esa vía.

Sin embargo, lo que se conoce es que se transmite por gotas de saliva, contacto directo con las lesiones de la piel o con objetos contaminados. Por lo tanto, “cualquier persona que esté en contacto directo con un caso probable o confirmado de viruela del mono en el período infeccioso podría contagiarse”, señala la académica de la UFRO.

Entonces la protección para evitar el contagio no solamente está relacionada al uso del preservativo, sino que para prevenir la infección, “se debe evitar contacto físico con la persona contagiada durante el período infeccioso, además se debe evitar manipular vestimenta, ropa de cama, desechos y utensilios del caso confirmado o probable sin el uso de precauciones adicionales de contacto” añade.

Otro mito es decir que solo afecta a hombres que tienen sexo con hombres, aunque sean el grupo mas afectado, “no es una enfermedad que se pueda dar solamente a ellos”, señala Muena.

Por ejemplo, en los caso presentados en África, el Dr. Ahmed Ogwell Ouma, director interino de los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), dijo en una rueda de prensa que no había evidencia de que la transmisión entre hombres homosexuales fuera un factor específico en los brotes africanos, según reporta Reuters.

Además, señaló que más del 80% de los casos en África ocurrieron en países donde la transmisión había ocurrido antes y que, por lo general, las personas inicialmente estaban expuestas al virus a través del contacto con animales que lo portaban, antes de transmitirlo a los miembros del hogar.

Además, Muena reitera que no se debe asociar esta enfermedad a la comunidad LGBTIQ+, “porque esto le puede dar a cualquier persona”.

“La mayoría de casos son de transmisión a través de sexo, pero no necesariamente se da así, también puede ser un contacto cercano, por ejemplo compartir cama con otra persona, sin necesidad de tener relaciones sexuales” añade el virólogo.

Otro mito que circula es que las vacunas contra el Covid-19 causarían viruela del mono, pero “no tiene nada que ver porque los primeros casos de la viruela del mono que se transmiten a los humanos datan de los años 70″ concluye el investigador de la Fundación Ciencia y Vida.

Síntomas

De acuerdo a los CDC este virus se transmite por contacto cercano. Eso significa que puede transmitirse a través de una herida en la piel, o del tracto respiratorio o las membranas mucosas, como los ojos, la nariz o la boca.

Sus síntomas son similares a los de la viruela. Al comienzo se presentan fiebre, dolores de cabeza, fatiga, dolores musculares y ganglios linfáticos inflamados. Luego comienzan a aparecer las erupciones características asociadas a la viruela del mono. Inicialmente se ven como parches de piel descoloridos, después como protuberancias elevadas, ampollas y finalmente granos grandes llenos de pus, informan los CDC.

Si alguien presenta síntomas, el Minsal recomienda:

– Evitar tener relaciones sexuales o contacto íntimo con otras personas.

– Dirigirse a un centro de salud utilizando mascarilla y evitando contacto con otras personas.

– Antes de salir del domicilio, vestir ropa que cubra las lesiones de la piel.

– Informar al personal médico si viajó los últimos 21 días, las fechas y lugares que visitó.

– Avisar al personal médico sí estuvo en contacto con personas con síntomas similares.

Un paciente contagiado con viruela del mono.

Sobre los cuidados, recomiendan:

– Vigilar su estado de salud diariamente durante los 21 días posteriores al contacto.

– Tomar su temperatura todos los días.

– Si presenta síntomas como fiebre sobre 38,5ºC, dolor de cabeza, fatiga muscular, escalofríos, ganglios inflamados y por sobre todo, lesiones en la piel, debe acudir a un centro asistencial usando mascarilla y cubriendo las lesiones en la piel.

– Seguir las recomendaciones de la Autoridad Sanitaria.

– Evitar el contacto íntimo con otras personas y las relaciones sexuales durante el periodo de observación.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

"Respetando su condición, usted no puede exigir su derecho a abortar porque jamás podrá abortar y tampoco puede exigir su derecho a menstruar” le dijo el diputado a la parlamentaria de Comunes.