Deberemos usar mascarillas todo el vuelo; Rusia sería el primer país en tener una vacuna y el Sars-CoV-2 tiene un origen muy antiguo: tres cosas que aprendimos del coronavirus esta semana

A muchos les molesta o les incomoda, pero en la nueva normalidad, los pasajeros de avión deberán usar mascarilla durante todo el viaje.




1. Deberemos usar mascarillas todo el vuelo

Bastaron unos minutos, para que un hombre que viajaba con su esposa e hijo en un vuelo de Singapur a China a principios de año se sacara la mascarilla, para contagiarse de de Covid-19.

Su caso fue citado en un estudio que documentó un brote de la enfermedad en un vuelo en enero, probando lo peligroso de los aviones, y sobre todo, de no usar mascarillas.

Por ello, políticos y sindicatos de aerolíneas han pedido estándares más rigurosos para este tipo de viajes. “El uso de mascarillas, como el uso de cinturones de seguridad o la prohibición de fumar, es absolutamente fundamental para proteger a los pasajeros y la tripulación durante estos tiempos sin precedentes”, dijo en un artículo en Bloomberg el senador demócrata Richard Blumenthal.

“Este nuevo estudio subraya la necesidad urgente de una política nacional única que obligue al uso de mascarillas”, dijo Julie Hedrick, presidenta de la Asociación de Asistentes de Vuelo Profesionales de American Airlines Group.

Todas las principales aerolíneas estadounidenses ahora requieren que los pasajeros se cubran el rostro, pero los defensores de esta prenda dicen que facilitaría el cumplimiento, el hacer que las violaciones sean un delito. También establecería un estándar más uniforme, dicen.

El problema es que todas estas imposiciones pueden ralentizar aún más el alicaído mercado aeronáutico. La industria se enfrenta a una crisis a medida que la cifra de pasajeros, que se desplomó a aproximadamente un 5% de los niveles previos a la pandemia en abril, comenzó a repuntar, pero se estancó en las últimas semanas en aproximadamente un 25%, según datos de la Administración de Seguridad de Transporte de EE.UU.

Pasajeros en un vuelo en Egipto. Foto: Reuters

Pero los viajes aéreos presentan riesgos particulares de contagio del virus por las condiciones de alto número de personas en un espacio reducido. La investigación ha demostrado que enfermedades transmitidas por aire como el Covid-19 se pueden propagar en aviones, por lo que en la nueva realidad, habrá que acostumbrarse a viajar con mascarilla.

2. Rusia sería el primer país en tener una vacuna

No están en la lista de las vacunas más prometedoras que publica la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero Rusia aseguró que están desarrollando una que podría ser aprobaba en la primera quincena de agosto, la que será administrada a trabajadores de salud.

La vacuna está siendo desarrollada por el Instituto Gamaleya de Moscú, que asegura que ya completó los primeros ensayos en humanos y espera iniciar las pruebas a gran escala en agosto.

De ser ciertos los plazos informados, Rusia sería el primer país del mundo en aprobar una fórmula de inmunización.

Además de este avanzado ensayo, el país espera empezar la producción industrial de otras dos vacunas contra el coronavirus, en septiembre y octubre, anunció el miércoles la viceprimera ministra rusa, Tatiana Gólikova.

La viceprimera ministra rusa, Tatiana Gólikova. Foto: Reuters

Sin embargo, la velocidad con la que Rusia las está desarrollando ha llevado a algunos medios occidentales a cuestionarse si Moscú está anteponiendo el prestigio nacional, por sobre los hechos científicos sólidos y la seguridad de las personas. Sin embargo, una fuente citada por la agencia Reuters, dijo que todos los resultados de las pruebas “hasta ahora son muy positivos”.

Habrá que ver.

3. el Sars-CoV-2 tiene un origen muy antiguo

Es el principal sospechoso: científicos creen que el murciélago de herradura intermedio (Rhinolophus affinis) y el murciélagos de herradura malaya (Rhinolophus malayanus), ambos originarios del sudeste asiático, poseen dos coronavirus estrechamente relacionados con el Sars-CoV-2, con un genoma idéntico del 96% y 93% respectivamente.

Ahora, un nuevo estudio, dirigido por David Robertson, de la Universidad de Glasgow, afirma que estos coronavirus, capaces de infectar a los humanos, podrían haber estado circulando sin ser detectados en los murciélagos durante décadas.

La investigación sugiere que uno de estos antepasados del actual virus que asola al planeta y causa Covid-19, surgió en los murciélagos en un rango que va entre 40 y 70 años, plazo en el que básicamente estuvo “preparando” su salto a los humanos, dijeron los científicos.

Una hembra de la especie persigue una polilla en Oregon, Estados Unidos. Crédito: Michael Durham/Minden Pictures, Bat Conservation International.

La investigación vuelve a poner en duda las teorías conspirativas de que el Sars-CoV-2 fue generado artificialmente con tecnología de bioingeniería y escapó de un laboratorio en Wuhan, China.

Comenta