Magíster en genética de la U. Austral ante nuevas variantes: “Este es un proceso armamentista, donde estamos compitiendo el virus y el hombre”

Andrea Silva, integrante del Programa de vigilancia genómica para la detección de variantes del Sars-Cov-2 del Ministerio de Ciencia, advierte que es normal que aparezcan nuevas variante. "El virus no va a parar de mutar", advierte.




El virus no va a parar de mutar y producir nuevas variantes, esto es una realidad, que nos guste o no, llegó para quedarse. La guerra contra el coronavirus está instalada y lo único que nos queda es aceptarlo y tomar las medidas básicas de autocuidado: uso correcto de mascarilla, lavado de manos con frecuencia y por supuesto, vacunarse. “El virus va a ir teniendo variantes y mutaciones y nosotros tenemos que responder a eso, tenemos que seguir manteniendo las medidas básicas para evitar el contagio”, explica la experta en genética y biología molecular, académica del Magíster en Genética de la U. Austral de Chile, Andrea Silva.

Silva, quien también es integrante del Programa de vigilancia genómica para la detección de variantes del Sars-CoV-2 del Ministerio de Ciencia, advierte que es normal que aparezcan nuevas variantes, por esto no hay que alarmarse. ”No va a producir un escape de inmunidad completo, pero tenemos que estar preparados científicamente y estar alerta a que salgan nuevas vacunas para las nuevas variantes. Este es un proceso armamentista, donde estamos compitiendo el virus y el hombre. Esto es a nivel mundial, tenemos que pensarnos como una sola zona a nivel mundial, porque lo que ocurre en África va a rebotar acá. Más que asustarse, hay que tomar conciencia que esta no es una enfermedad que ha pasado y tenemos que ponernos al día con las distintas variantes”, señaló la Doctora en Ciencia de la U. Austral.

Andrea Silva. Foto: Uach

”Por eso es fundamental la inversión en ciencia. Así como esta enfermedad van a ir apareciendo otras y tenemos que tener recursos para ir avanzando en ciencia”, indica la experta en genética y bióloga molecular.

En menos de una semana, la variante Mu detectada por primera vez en Colombia, viene ganando espacio y aumentó al doble su presencia en las secuenciaciones a las muestras positivas que se realizan en el país, según el último informe de variantes del virus publicado por el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP).

Según este informe, si bien Gamma sigue siendo la variante más frecuente con un 41%, de las muestras secuenciadas, Mu, con el 29% superó a Delta (18%) y Lambda (11%). La nueva cepa, Mu, acaba de ser clasificada como “de interés” por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Silva explica que todos los organismos evolucionan, eso es normal. “No es sorpresa que aparezcan nuevas variantes que tienen características mejor que las otras. Entre ellas están compitiendo. Y comienzan a tener características que resaltan sobre las otras. La variante Mu no tiene muchos estudios, pero lo que se está viendo es que tiene una constelación de mutaciones, que están presentes en las otras variantes, entonces todas las mutaciones vistas en otras variantes, están juntas. Eso le permite tener un aumento del contagio porque ingresa más fácilmente a las células”, dice.

Imagen microscópical del Sars-CoV-2.

Además, agrega, tiene mutaciones que tienen mayor transmisibilidad. También ha producido aumento en otros lugares, como Colombia, que ha sido responsable del brote allá”.

Que la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya agregado otra variante de coronavirus a su lista para monitorear – en este caso la Mu- y que se haya designado como variante de interés (VOI, por su sigla en inglés), significa que Mu tiene diferencias genéticas con las otras variantes conocidas y está causando infecciones en varios países, por lo que podría representar una amenaza particular para la salud pública.

Mu está siendo monitoreado de cerca para ver si sigue siendo una variante de interés o si debe ser re-designado como VOC, (según su sigla en inglés es la variante que pasa a ser preocupante).

Mientras se espera que no pase a preocupante, la OMS vigila otras cuatro VOI (Eta, Iota, Kappa y Lambda), pero ninguna de ellas ha sido reclasificada como VOC. “Ese también podría ser el caso de Mu, pero tenemos que esperar más datos”, dice Silva.

Lo que hace que Mu sea particularmente interesante (y preocupante) es que tiene lo que la OMS llama una “constelación de mutaciones que indican propiedades potenciales de escape inmunológico”. En otras palabras, tiene el sello de poder sortear la protección de vacunas existente.

Andrea Silva insiste en las medidas de autocuidado ya que “seguirán apareciendo nuevas variantes y, por ende, estar vacunados y seguir con las medidas de autocuidado, como es el uso correcto de la mascarilla, lavado de manos y ventilar los espacios cerrados, son esenciales”.

También señala que se deben aumentar los estudios para la tercera dosis, ya que si bien es factible en casos específicos, no a nivel de la población general. “Una vacuna no va a tener un riesgo malo contra las personas, pero no es bueno acaparar un bien a nivel nacional cuando tenemos muchos países en el mundo donde no han llegado a las primeras dos vacunas. Esto es un problema mundial. Tenemos que cuidarnos, no solo los chilenos, tenemos que cuidar a nuestros vecinos”, puntualiza.

“Delta y Mu ya están en Chile. Lo que se observa, es que han ido aumentando en frecuencia bastante rápido. Las medidas deben seguir, de control interno y de fronteras. Si es que baja el nivel de inmunidad tenemos que tener cuidado con los niños que no están vacunados o con las personas que tienen patologías de riesgo. El virus interactúa con el huésped, que somos los humanos, y los chilenos tenemos un genoma que es distinto a los de Europa o América del Norte y no sabemos muy bien como nosotros nos vamos a comportar frente a estas variantes”, explica Silva.

Al mismo tiempo, la académica e investigadora del Magister en genética de la U. Austral dice que no solamente hay que ver cómo están estas variantes, sino que permanentemente estar alertas para ver si surgen nuevas variantes, ver un brote especial. ”Los porcentajes que vemos de estas variantes es una pequeña muestra de lo que pasa en el país, podemos secuenciar solo el 0,5% de los casos positivos, la OMS recomienda secuencias al menos un 5%, entonces estamos lejos de saber la realidad de lo que acontece”, asegura la experta en genética y bióloga molecular.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.