El día más importante en la historia de Universidad Católica

Infografía del duelo entre Everton y la UC, que necesita un punto para el tetracampeonato.

Infografía del duelo entre Everton y la UC, que necesita un punto para el tetracampeonato.

En Viña del Mar, el cuadro cruzado tiene la gran oportunidad de alcanzar un hito inédito en el fútbol chileno: el tetracampeonato en torneos largos. ¿Es el partido más relevante en la historia de la institución estudiantil? Referentes de los cruzados, de varias épocas, entran al debate.



“Si te digo que no hay ansiedad ni nervios, te mentiría y no sería fútbol. Uno tiene ansiedad y nervios desde la fecha uno”, dijo Cristian Paulucci en la conferencia de prensa del jueves, previo al viaje a Viña del Mar, que se puede transformar en una nueva tierra santa para Universidad Católica. Cuando comenzó la temporada 2021 del cuadro cruzado, con Gustavo Poyet en la dirección técnica, uno de los objetivos trazados era el tetracampeonato, algo inédito para la institución y que en Chile solo se había logrado una vez: el Colo Colo de Claudio Borghi, en 2006 y 2007. Eso sí, hay un gran matiz: el hito del Cacique fue en campeonatos cortos, de un semestre. Lo que la UC puede conseguir este sábado entraría en los libros de historia del fútbol nacional: nunca un equipo ha logrado mantener una hegemonía de cuatro años consecutivos en la Primera División.

La supremacía de Católica en el campeonato chileno es tan evidente como incuestionable, desde 2018 a la fecha. Con distintos técnicos, con distintos estilos y enfrentando vicisitudes de todo nivel. Primero, Beñat San José y una corona que no estaba en los cálculos de la mayoría. Luego, Gustavo Quinteros y un título particular en un torneo terminado anticipadamente por el estallido social. Y siguiendo, Ariel Holan haciendo el Tri en medio de la pandemia y con estadios vacíos, sin la opción de festejar ante la hinchada.

Si se retrocede el tiempo algunos meses, el panorama era completamente distinto para la UC. El proyecto encabezado por Poyet nunca cuajó y el vínculo se cortó tras la derrota con Palestino, en la fecha 19. El Colo Colo de Quinteros era el gran candidato al título, por juego y resultados.

Pero con Paulucci, los estudiantiles enderezaron el rumbo y han construido una notable campaña: 12 triunfos en 13 partidos. Con distancia, se trata del mejor equipo de la segunda rueda (37 puntos), el elenco más goleador del torneo (62 a favor) y el único invicto como local (14 triunfos y dos empates en 16 juegos). Pese a la derrota en el Monumental, de la fecha 28, la UC no decayó y supo aprovechar los deslices de su competidor, cuya opción última es forzar un partido de definición si superan a Antofagasta y Everton les da una mano.

Ante la opción de transformarse en el primer tetracampeón en torneos largos del fútbol chileno, la expectativa en la fanaticada cruzada es altísima (la caótica venta de entradas de los ruleteros da cuenta de aquello). A diferencia del desenlace en los dos últimos certámenes, ahora los cruzados podrían festejar en la cancha y con público. Por lo mismo, por lo que puede obtener el equipo, la pregunta cae de cajón: ¿éste es el partido más importante en la historia de Universidad Católica?

Un tránsito de 84 años cuenta una múltiple variedad de encuentros relevantes, ya sean locales o internacionales. La final de la Copa Libertadores 1993 tiene un lugar especial en el recuerdo franjeado, pese a caer ante el poderoso Sao Paulo de Telê Santana. Nunca se estuvo más cerca de tocar el cielo continental, de la mano de Ignacio Prieto y con figuras como Sergio Fabián Vázquez, Juan Carlos Almada, Mario Lepe y Ricardo Lunari. La victoria 2-0 de la final de vuelta, en el Estadio Nacional (26 de mayo), no fue suficiente. Igual de inolvidable fue la semifinal ante América de Cali, en Colombia (12 de mayo), un empate agónico con sabor a victoria.

La UC llegó a la final de la Copa Libertadores 1993, ante Sao Paulo.

Al año siguiente, el club logró su primer y único título internacional: la Copa Interamericana. El plantel de Manuel Pellegrini, que tenía como sus buques insignias a la dupla Gorosito-Acosta, superó al Saprissa de Costa Rica en tiempo extra, en San Carlos de Apoquindo.

Más reciente en el tiempo está la final del Clausura 2005 (22 de diciembre), en el cual la UC de Jorge Pellicer le ganó a su más enconado adversario (la U) en definición a penales, en un Estadio Nacional con 54 mil espectadores en sus tribunas. Fue la coronación de una campaña que incluyó una semifinal de Copa Sudamericana y el récord de imbatibilidad de José María Buljubasich. Para los más longevos, el título del ‘49 es especial e importante porque fue el primero, con Sergio Livingstone en la portería y un crack como el Charro Moreno en el ataque. Para los entendidos, el argentino era el mejor del mundo en los años 40.

El 22 de diciembre de 2005, vencen por penales a la U para quedarse con el Clausura.

Los históricos

Para encontrar alguna respuesta a semejante interrogante, El Deportivo consultó con algunos referentes ilustres de la tienda cruzada. “Es un partido muy importante (ante Everton), junto con otros que también se han jugado. La final de la Copa Libertadores también es uno de los más importantes, la final de la Interamericana... Cada final es muy importante, entonces decir que éste es el más importante es dejar fuera a muchos jugadores y planteles que hicieron mucho por la historia del club”, declara Mario Lepe, ícono y eterno capitán de la Católica.

La primera estrella de U. Católica fue en 1949, con la presencia del Charro Moreno.

“Yo siempre he creído que todos los partidos son igual de importantes, porque se están jugando tres puntos, nada más. Obviamente que la situación de hoy es muy buena, de alegría porque podemos quedar campeones, pero el futbolista profesional debe afrontar todo de igual manera”, dice Jorge Aravena, campeón de Primera División con la UC en 1984.

Uno de los subcampeones de la Libertadores 93 es Óscar Wirth. El exmeta le da un peso mayor al éxito continental. “El que habrá jugado la final de Copa Libertadores se quedará con la sensación de que todo ese tiempo no se ha podido repetir aquello. En el caso de los torneos nacionales es lo mismo. Si sales campeón no deja de ser un objetivo importante conseguido. Yo creo que es importante ver a los rivales, salir campeón o llegar a una final de acuerdo con los rivales que tú tienes. Obviamente ahí las competencias internacionales tienen más trascendencia. A grandes rasgos tienen mucha más relevancia las competencias internacionales, porque los rivales son diferentes y de mayor categoría”, menciona Wirth. “Para la persona que lo vive también es importante. El que jugó todos los torneos nacionales y ahora vuelve a salir campeón, sin duda para él será algo muy importante”, agrega el exseleccionado chileno.

Por su parte, Marco Cornez, portero identificado con los colores blanco y azul y campeón nacional en 1984 y 1987, dice: “Puede ser uno de los partidos importantes de Universidad Católica, pero también es cierto que ha tenido grandes momentos en su historia. Lo importante es que se está jugando un campeonato histórico en el fútbol chileno. Será un precedente. Es un premio al trabajo, a la constancia de creer en los jóvenes”.

El título del Clausura 2016 fue el inicio de la era dorada. El exorcismo cruzado. FOTO: AGENCIAUNO

Los hinchas más jóvenes podrán decir que un punto de inflexión en la historia reciente del club afincado en Las Condes fue el título del Torneo de Clausura 2016, con el cabezazo del Chapa Fuenzalida a Audax Italiano que permitió un festejo tan alocado como impensado, cuando O’Higgins tenía la primera opción de ser campeón y el cuadro de Rancagua perdió con la Universidad de Concepción, permitiendo la celebración de la UC cuando las opciones eran reducidas. Fue el exorcismo, sacudirse de una “maldición” y cimentar la era dorada que lleva un lustro. Al semestre siguiente se concretó el bicampeonato con Mario Salas, en Temuco.

Esas cosas que tiene el destino permiten asemejar mucho la campaña actual con la de 2010. En ambos casos, Colo Colo le ganó a Universidad Católica el duelo directo (aquella vez fue 3-2 en el Monumental) y se perfilaba como el monarca, sin embargo los albos, comandados por Diego Cagna, se fueron cayendo y los cruzados arremetieron hasta quedar líderes antes de la jornada final. El 5 de diciembre de 2010, la UC de Juan Antonio Pizzi goleó 5-0 a Everton (que tenía a un joven Zanahoria Pérez en el arco) para alcanzar la décima estrella. Once años después, un 4 de diciembre, el club estudiantil vuelve a cruzarse con los viñamarinos con la misión de la sumar la 16.

Un día para hacer historia.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.