Apruebos en tensión: La disputa por los cambios al texto constitucional

Los apruebos en tensión.

La estrategia del Socialismo Democrático de comprometer reformas a la propuesta constitucional antes del plebiscito generó desencuentros en el oficialismo. El Presidente ha reconocido que hay puntos del texto que se pueden corregir, pero esta semana postergó esa discusión para después del 4 de septiembre. De todas formas, ya hay una mesa de abogados del sector trabajando para buscar mejoras a la propuesta.




¿Cuál fue su rol en el proceso constituyente?”, fue la primera pregunta que debieron responder, al presentarse, 28 abogados constitucionalistas, cientistas políticos y académicos, en una reunión por Zoom que realizaron la tarde del jueves. El encuentro virtual unió a representantes de los mundos ligados a la izquierda y centroizquierda -desde la DC al PC- y tenía por objetivo comenzar a buscar acuerdos para eventuales reformas a la propuesta de nueva Constitución. En esa cita estuvieron, entre otros, Salvador Millaleo, excoordinador de Asuntos Indígenas de este gobierno; la exalcaldesa de Santiago Carolina Tohá (PPD) y la abogada Elisa Walker (DC).

El encuentro se empezó a gestar hace dos semanas a través de un grupo de WhatsApp. Las invitaciones las hicieron el abogado Javier Couso (DC), dirigentes de partidos políticos y también algunos integrantes del comando del Apruebo -al tanto de todas las conversaciones-, como el diputado Vlado Mirosevic (PL), coordinador de la campaña. El requisito para entrar era, obviamente, estar por el Apruebo. Y la reunión se preparó habiendo recopilado todos los documentos y estudios que los partidos del Socialismo Democrático y de Apruebo Dignidad han realizado para analizar la propuesta de texto constitucional.

La primera reunión del grupo de abogados se da en momentos en que la coalición de gobierno atraviesa una fuerte disyuntiva entre sus miembros. Por un lado, están aquellos que consideran que es necesario presentar a la ciudadanía un listado de compromisos de reformas al texto lo más pronto posible -para asegurar el triunfo de Apruebo- y, por otro, quienes estiman que no hay que abrir esa conversación en estos momentos, pues la tónica debe ser la unidad, la paz y no destapar conflictos entre el oficialismo en días clave de campaña. Todo esto, bajo la atenta mirada del Presidente Gabriel Boric, quien ha evidenciado las dudas respecto de cuál es el mejor camino.

“Hay que tener el plebiscito antes, pero no tengo ningún problema en que discutamos, conversemos y acordemos cuáles son algunas de las modificaciones que se puedan hacer”, dijo el Mandatario el martes en conversación con Radio Caricia de Melipilla, cambiando su opinión con respecto a lo que había planteado hace un mes, el 29 de junio, cuando aseguró que “si es necesario llevar adelante reformas, ajustes para mejorar, voy a estar disponible”.

La postura que manifestó esta semana es compartida por los dirigentes de su coalición y apunta a que el texto es “perfectible”, pero que no hay que dejar que la campaña y el debate se centren en las reformas, como sí lo impulsan desde el Socialismo Democrático. La disputa, de hecho, ha tensionado las últimas reuniones entre las coaliciones de gobierno; Apruebo Dignidad reclama sentirse presionada y Socialismo Democrático, no sentirse escuchado.

De todas formas, los partidos del Frente Amplio no pusieron trabas a sus militantes que quisieran participar de la mesa de trabajo de los expertos constitucionalistas, mientras se mantenga alejada de la labor institucional de los partidos, porque no ven con malos ojos que las reformas se empiecen a trabajar desde ahora. La mayoría está de acuerdo en algunas modificaciones que hasta el propio Presidente ha expuesto en sus entrevistas.

“Hay cuestiones que mejoraría respecto a ciertas ambigüedades que existen o temores que uno escucha de la gente, para que quede sumamente claro (...) Hay muchas cosas que mejorar, por ejemplo, me parece que hay cuestiones específicas, como la iniciativa de gasto de los parlamentarios; el tema de los sistemas de justicia, fortalecer el Poder Judicial. Pero yo quiero destacar las cosas buenas del proyecto de nueva Constitución también”, reconoció Boric en el matinal de Mega.

Esos planteamientos del Presidente también fueron abordados en la reunión de la tarde del jueves entre los constitucionalistas. De hecho, las cuatro comisiones de trabajo que se formaron tienen que ver con esos aspectos: una de sistema político; una de asuntos indígenas; una de sistema de justicia, y otra para ver temas de seguridad.

Dentro de los 28 integrantes del grupo, además de los mencionados, están Claudia Heiss, Verónica Undurraga, Jorge Contesse, Tomás Jordán (DC), Alfonso Henríquez, Yanira Zúñiga, Domingo Lovera (RD), Luis Cordero, Leslie Sánchez (PL), Flavio Quezada (PS), Pablo Contreras, Patricio Vargas y Juan Pablo Hermosilla.

“Los profesores de derecho de los distintos sectores del Socialismo Democrático, de la DC y también del resto del oficialismo están coordinándose con el comando para aunar criterios en torno al Apruebo en base a los documentos de posibles mejoras que ya se han hecho. La necesidad es manifestar cuáles puntos hay que mejorar. Todos los partidos están en conocimiento”, dice José Antonio Ramírez, abogado constitucionalista PPD, que también participó de la elaboración del documento “Compromisos sobre qué mejorar”, en el que comparten sus definiciones sobre el texto el PPD, el Partido Liberal (PL), el Partido Radical y algunos parlamentarios del Partido Socialista, al que intentan convencer de sumarse a la carta.

El diputado Vlado Mirosevic (PL), coordinador de la campaña del Apruebo, estuvo al tanto de la formación de la mesa de expertos constitucionalistas.

Apruebo con apellido

El viernes 6 de mayo, en la oficina de Cambio 21, la directiva del PPD convocó a un equipo grande, compuesto por exministros y presidentes del partidos, para hacer un seguimiento del proceso constituyente. Desde ahí que se empezaron a fijar las bases para el documento con mejoras que se hizo oficial en el consejo general el sábado 16 de julio.

Dentro de los que tuvieron más protagonismo en la redacción del texto, en un principio denominado “Apruebo para mejorar”, están Carolina Tohá, Nicolás Eyzaguirre, Jorge Insunza, Álvaro García, Víctor Barrueto, el diputado Raúl Soto y la senadora Ximena Órdenes. Y quienes estuvieron en las primeras conversaciones aseguran que el Presidente Gabriel Boric valoró los aportes del partido, lo mismo que su equipo del Segundo Piso.

Luego ese documento fue socializado con el Partido Liberal y algunos abogados constitucionalistas que hicieron algunas modificaciones para cerrar la carta de ocho “Compromisos sobre qué mejorar”. Estos, entre otros, incluyen: eliminar la reelección inmediata del Presidente, restablecer la denominación del Senado, reponer el concepto de Poder Judicial, reponer el Estado de Excepción Constitucional de Emergencia y hacer modificaciones en el artículo sobre consentimiento indígena. La postura es que para ganar la elección es necesario un acuerdo de esta característica y el argumento lo sustentan en las encuestas públicas, donde el “Apruebo con reformas” se impone al “Apruebo a secas”.

“Una condición para que gane el Apruebo es que nos comprometamos con mejoras antes del plebiscito”, dijo el diputado y coordinador de campaña Vlado Mirosevic (PL), el sábado pasado, quien ha sido uno de los más fervientes partidarios de que se necesita un compromiso de reformas explícitas.

La idea del PPD es que estos compromisos -aunque están abiertos a reformas- sean firmados y anunciados por lo menos por los parlamentarios del Socialismo Democrático antes del plebiscito, y en esas gestiones han trabajado algunos militantes de su coalición. La semana pasada en el Congreso el senador Ricardo Lagos Weber (PPD) compartió el documento con sus pares del Partido Socialista. Uno de ellos fue el senador Fidel Espinoza (PS), quien concordó con los puntos expresados en la carta.

Ese debate también se ha tomado las discusiones de los comités políticos ampliados de los lunes en el que participan los presidentes de los partidos en La Moneda. Esta semana Patricio Morales, presidente del PL, planteó una serie de reparos sobre la propuesta constitucional e incluso manifestó estar abierto a poner sobre la mesa uno de los aspectos clave que generan resquemores en el mundo del Apruebo: la plurinacionalidad. En la visión de Morales, las reformas que se comprometan tienen que ser sustantivas y no cosméticas.

Pero en el gobierno no están de acuerdo con esa postura, sobre todo las ministras Camila Vallejo (PC) y Antonia Orellana (CS). “Hay que subir el volumen a las cosas buenas y no a las cosas malas”, planteó la vocera de gobierno en la reunión del lunes pasado.

El presidente de RD, Juan Ignacio Latorre, y Guillermo Teillier, presidente del PC, coincidieron.

El ministro Giorgio Jackson, por su parte, se mostró de acuerdo con su sector, pero también ha comentado en conversaciones que el equipo de estudios y opinión pública de Presidencia sí está midiendo cuáles son las principales modificaciones que los chilenos valoran en el texto constitucional.

Pero, por ahora, la idea es no desviar la atención a los cambios y concentrarse en la campaña.

La reunión del comité político ampliado, donde participan los presidentes de los partidos.

Aprobar para “concretar”

Desde el lunes, y a conocimiento del gobierno, en el Frente Amplio empezaron a sostener reuniones para cambiar el foco de la campaña y desviar la atención de las críticas al texto.

La idea, liderada por el diputado Gonzalo Winter (Convergencia Social) y el abogado Francisco Arellano (Comunes), exjefe de gabinete de Boric en su primer periodo parlamentario, fue darle “certezas” al proceso. En conjunto con los diputados del Frente Amplio elaboraron un documento denominado “Apruebo para concretar: acuerdos para implementar la nueva Constitución”.

“Quienes firmamos esta carta hemos acordado una serie de compromisos para la implementación de la nueva Constitución. Se trata de nuestro compromiso ante el país de los pisos mínimos que defenderemos cuando llegue el momento de escribir las leyes que requiere la nueva Constitución. Creemos que también es una oportunidad de mostrarle a Chile algunas de las importantes mejoras en la vida de las personas que trae la propuesta”, dice el borrador del documento que sigue en discusión y buscando apoyos en el oficialismo, luego de que el viernes Guillermo Teillier se manifestara en contra.

“No es bueno atribuirse la soberanía popular en este caso”, dijo el dirigente del PC.

Tanto Giorgio Jackson como el Presidente, a través de sus asesores, estaban al tanto de la iniciativa.

“El mundo legislativo también comprende que tiene una responsabilidad posplebiscito. Y es importante e interesante iniciar conversaciones preliminares e informales sobre cuestiones legislativas que están contenidas en el texto constitucional. Básicamente, somos legisladores hablando de legislar”, dijo Winter.

El miércoles, en la reunión de partidos en la sede del Partido Socialista, ambas coaliciones se pusieron al día sobre sus tratativas. En esa mesa la presidenta PPD, Natalia Piergentili, intentó calmar un poco las aguas entre las dos coaliciones:

No queremos presionar a nadie”, aseguró.

La presidenta del PPD, Natalia Piergentili, ha insistido en comprometer reformas al texto constitucional.

Diferencias de campaña

Pero el miércoles también hubo otras discusiones. Una de ellas por el financiamiento de la campaña. La propuesta del PPD fue realizar “cuotas especiales” de aportes a las autoridades de gobierno y a aquellos militantes que ostentan cargos públicos en el Estado. Una alternativa que iba dirigida directamente a la otra coalición, porque no es un secreto la disconformidad del PPD ante la repartición de cargos públicos. Pero la fórmula no tuvo éxito.

En todo caso, no es el único motivo de conflicto en el comando. Dirigentes regionales de Socialismo Democrático han reclamado que los materiales de campaña de Apruebo x Chile no son repartidos equitativamente fuera de Santiago. Es más, ha habido quejas de que han llegado directamente a la sede de parlamentarios de los partidos del Frente Amplio y no a los suyos.

También, en Socialismo Democrático tuvieron diferencias con el trabajo de la encargada territorial, Olivia Contreras, esposa del subsecretario de Desarrollo Regional, Miguel Crispi (RD), porque consideran que no ha demostrado tener la experiencia suficiente para el rol.

Por estos motivos, entre otros, es que en la casa del Apruebo ya se habla de hacer un método de campaña “espejo”, es decir, que cada partido se encargue de su despliegue territorial. La coordinación de los eventos más grandes y simbólicos, eso sí, depende del comando.

Y un tercer punto, que evidencia una vez más las diferencias entre ambas coaliciones, es la postura sobre cómo manejar la prescindencia del gobierno en la campaña, sobre todo después de que la Contraloría comenzó una investigación. Aunque la mayoría estuvo de acuerdo, eso sí, en no realizar más reuniones los domingos con la ministra de la Mujer, Antonia Orellana, en las que también hubo roces luego de que pidiera más orden en la campaña. En esos encuentros también participó el subsecretario del Interior, Manuel Monsalve.

Para algunos es necesario cuidar las formas en esta etapa del proceso, dado que los apoyos no son suficientemente sólidos en el mundo más cercano al Socialismo Democrático. La otra mitad del oficialismo, en cambio, tiene el objetivo definido: la meta es ganar con el Apruebo, y para eso, toda la carne debe ser puesta en la parrilla. Los cambios se verán más adelante. Pero eso es otra historia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos descubren en Pompeya cuatro nuevas habitaciones en una casa excavada con anterioridad que posee objetos del día a día utilizados por una familia de clase media.