La startup que busca reforzar la seguridad en las casas

SmartHomy nació en Osorno como un proyecto que buscaba automatizar y unificar las funciones del hogar a partir del IoT. Hoy, con más de 30 productos en su inventario que conversan entre sí vía WiFi y ad portas de comenzar otra ronda de levantamiento de capital, la startup nacional se enfoca en nuevos servicios de seguridad, que se pueden controlar a distancia, como cámaras robot, sensores, hervidores y cortinas, todo en una sola app.


Orlando Jerez siempre quiso dedicarse a este negocio. Cuando tenía 15 años conoció la domótica, el concepto que engloba las tecnologías de control y la automatización inteligente de la vivienda, y desde ese momento comenzó a crear programas que pudieran, entre otras cosas, encender y apagar dispositivos, lámparas y enchufes en su casa. Ahora, con una empresa que se dedica a vender este tipo de programas y dispositivos a más de 40 mil casas y grandes empresas como Ripley, Easy y Falabella, cree que tomó el camino correcto. “La tecnología avanzó al punto en que es necesario unificar los servicios y automatizar lo más posible”, explica.

En 1998, gracias a su temprana incursión en el área, ganó un concurso organizado por su universidad mientras estudiaba ingeniería informática. La domótica, en ese entonces, era algo que se pensaba solo para el futuro. “En esa época, la tecnología del hogar era muy costosa y escasa en el país. Era cableada y los pocos dispositivos inalámbricos que existían eran realmente caros, entonces no era algo que se lo pudiese permitir cualquier persona”, afirma Jerez. Su visión estaba justamente en poder llevar esa tecnología a un público más expandido,

Con el tiempo y luego de haber hecho su práctica en Microsoft, se fue a trabajar a una empresa eléctrica en Osorno en 2010, donde conoció a su socio Juan Muñoz. “Él me contó que tenía una inmobiliaria. Yo justo estaba trabajando en un software, entonces le comenté que me gustaba la domótica”, comenta el fundador. Así, comenzaron a crear un proyecto juntos, que daría inicio a SmartHomy.

Uno de los principales motivos de la startup era poder hacer llegar esta tecnología a todos lados. Haciendo un rápido estudio de mercado, lograron darse cuenta que se vendían muchas cámaras de seguridad, y que este tipo de aparato, en su primera forma sin la intervención del IoT, tenía mucha más presencia en ciertas comunas que en otras. “Notamos que ese problema de accesibilidad a soluciones tenía que ver con los precios, y por lo mismo estaba muy atomizado el mercado”, explica Jerez.

Cuando a principios del 2010 comenzaron a bajar algunos precios, decidieron dar el primer paso. “Bajaron considerablemente a medida en que iba llegando el mercado chino al país. Fue entonces que retomamos la idea, a partir de nuestro convencimiento de que el mercado tan atomizado era un problema que se tenía que resolver. Había soluciones de cámaras de seguridad, otros que ofrecían dispositivos de iluminación o chapas electrónicas, pero cada uno tenía una app diferente y diferente origen. Lo que queríamos era tomar todas esas tecnologías como control de iluminación, calefacción, seguridad, y centralizarse en una sola aplicación”, dice el fundador. Con esa idea en mente, esperaban poder bajar aún más los costos para el usuario final.

Con la venta de un camión que estaba a su nombre, logró recaudar 30 millones de pesos para tener un pie de inversión con el cual desarrollaron el primer producto. Este era un Hub, un concentrador que tenía Android TV y que permitía conectarlo al televisor, el usuario llegaba a un menú donde, apretando un botón, podía conectarse a ciertos aparatos que se tenían en la casa, como cámaras y enchufes, controlando luces y otros dispositivos como el calientacama, entre otros. Este utilizaba un protocolo de comunicación RF (Z-wave) y permitía crear una red interna, que, para la época, aún seguía siendo un poco costosa.

Pero luego, en 2018, ganaron un concurso de telecomunicaciones en la categoría IoT, donde comenzaron a hacer sus primeros negocios con empresas más grandes. Al mismo tiempo, ganaron un fondo de Corfo y después de su primera ronda de levantamiento de capital en 2019 fueron invertidos por Chile Global Angels, con 100 millones de pesos.

Con esa inversión, reciclaron la idea y desarrollaron un nuevo aparato con nueva tecnología. “Pasar del Hub físico al sistema de nube y WiFi fue la mejor idea, porque abarató mucho los costos y simplificó mucho su uso a través de la app, que era nuestro motivo principal”, comenta el fundador.

Hoy SmartHomy es encabezado por Juan Muñoz (izquierda), que es el CIO, Orlando Jerez (al medio) como CEO y Adams Muñoz (derecha) como CFO.

Casas con conexión inteligente

En 2019 Orlando Jerez, Juan Muñoz y Adams Muñoz trajeron la idea a la capital, ya con su sistema renovado. SmartHomy funciona con una app gratuita que permite controlar desde la nube ciertos dispositivos inteligentes que se pueden tener en el hogar. Todos estos son vendidos por la marca para crear una gran red de dispositivos unificados que conversan entre sí. En la página web se pueden encontrar en venta cosas como ampolletas, cámaras, luces, aspiradoras, alimentador de mascotas, hervidores, controles universales inteligentes, sensores de seguridad, entre otros.

“Decidimos usar el WiFi normal, el que tienen casi todos en casa. La idea fue crear y traer nuestros propios productos y que ellos funcionaran de forma directa. Solo hay que conectarlos a la web como uno conectaría un computador. Así, la persona es capaz de tener todo bajo control. La iluminación, calefacción, hervidor, el televisor y su volumen”, explica Jerez.

Eliminando el Hub y cambiando su sistema, la empresa pudo comenzar a hacer sus primeras ventas en retail. La compañía eléctrica de Osorno donde trabajaban fue su primer cliente. Viendo la ventaja desde el punto de vista de la eficiencia y el ahorro por la unificación de los productos, fueron incluyendo cada vez más opciones a su app. “Si antes te comprabas una ampolleta inteligente que te permitía cambiar el color con la app, ahora también esta se coordinaba con el sonido de la música que estás escuchando, por los bajos”, detalla el ingeniero. Fue por lo mismo que llamó la atención de empresas como Ripley, Easy y Falabella. Además, pudieron armar alianzas con compañías de telecomunicación como Claro, mientras que más de 40 mil hogares decidieron estar conectados a la plataforma.

Todo el sistema de SmartHomy se administra mediante una app gratuita que utiliza una nube, desde donde se pueden ver y controlar todo el resto de dispositivos y aparatos de la marca.

Nuevos servicios y seguridad

Estos escenarios de control y programación tenían mucho potencial en el rubro de la seguridad, por su capacidad de crear escenarios disuasivos. “Funciona como la película de Mi Pobre Angelito, donde se puede pretender que una persona está en la casa sin estarlo”, ejemplifica el fundador. Fue algo que tuvieron que idear más en profundidad (ya existía el concepto porque venden cámaras de seguridad con sensores) ya que la pandemia afectó al negocio completo. “Tuvimos que reinventarnos y decidimos que íbamos a vender servicios completos”, dice Jerez.

En mayo de este año, SmartHomy lanzó SmartHomy Security, un servicio que pensaba competir directamente con las empresas de seguridad, pero con una solución muy enfocada a la tecnología y diferente en precio. “Para contratar hoy un servicio conectado de otras empresas hay que invertir mínimo unos 500 mil pesos. La mensualidad por monitorear la casa de alguien externamente puede ir de los 30 a 70 mil pesos dependiendo de los metros cuadrados”, dice el ingeniero. Por su parte, lo que ofrecen sigue dentro de la línea de lo económico. Se compra un pack de seguridad por $16.990 y al otro día se envía a la casa del cliente un kit que funciona directamente con la app gratuita. Este cuenta con una alarma que va conectada a la plataforma desde la nube, llaveros con botón de emergencia, sensor de movimiento, sensor de puerta, cartel disuasivo y cámara robot.

Estos elementos también conversan con el resto de dispositivos. Si se registra movimiento en el patio, se puede programar un circuito donde se prendan las luces y cambien de tono, se suba el volumen de la televisión o se active una alarma, todo desde la aplicación. Por otro lado, lo que grabe la cámara inteligente se almacena en la nube a través de internet y se puede acceder a ese material desde las cuentas incluidas por el usuario principal. " A estas personas que se agreguen les llegará una alerta, dando la opción de llamar a Carabineros si es emergencia de seguridad o a Bomberos si es incendio, porque detecta entre una emergencia y otra”, explica Jerez. A través de la georeferencia, se asegura la llegada al lugar en menos de 5 minutos.

Si bien este proyecto de servicio completo es relativamente nuevo, SmartHomy espera poder seguir expandiéndolo junto a sus productos. En los próximos meses, la startup lanzará otro servicio que cubre el área de la salud. Un reloj que mide el pulso, la oxigenación de la sangre, entre otros, monitoreando espacios de movimiento. “Podría servir para un adulto mayor con alzheimer, donde el dispositivo puede detectar si salió del espacio determinado o si se desmayó, activando los servicios de emergencia que correspondan según ubicación”, enfatiza el fundador.

Además, esperan también agregar un rastreo de vehículo que permita, a través de la misma aplicación, cortar los combustibles, medir el nivel de aceite y registrar dónde estuvo, algo que eventualmente podría aplicarse también en mascotas y niños. “Queremos democratizar muchos servicios que hoy no están al alcance de todos, facilitando el uso universal de la domótica y tecnología”, finaliza el CEO.

Hoy, teniendo varias áreas en mente y un mercado consolidado en Chile, la empresa prepara una ronda de levantamiento de capital para internacionalizar el proyecto. Orlando Jerez es optimista. “Hasta ahora hemos hablado con Colombia y México. Sentimos que estamos preparados”, puntualiza.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El periodista Alejandro Alaluf estuvo junto a cuatro invitados en el nuevo ciclo de "Conversaciones Piensa Digital", sobre los desafíos de estas plataformas de venta que han sido un apoyo fundamental para el mundo del emprendimiento, más tecnologizado que nunca: Lina Contreras, Gerente de Restaurantes para el Caribe, Cono Sur y Centro América; Manuel Labra, Cofundador y Director Ejecutivo de “Creado en Chile; Camila Cembrano, Gerente de Ventas de Mercado Libre; y Domingo Lama, Gerente Regional Sell-In de Falabella.com. Revive en este video la charla.