Plan de Emergencia: pese a críticas, oposición dice que cambio de gabinete no afectará diálogo con el gobierno

Si bien desde la centroizquierda lanzaron críticas en torno a la oportunidad y el alcance del ajuste ministerial, algunos dirigentes valoraron -en privado- la llegada de Cristián Monckeberg a las negociaciones que llevan adelante con el Ejecutivo para enfrentar los efectos sociales y económicos de la pandemia. Otros, sin embargo, cuestionaron que no se hubiese tocado las carteras claves para la estrategia sanitaria.




Sorpresa es el concepto que se repite en la oposición sobre el acotado cambio de gabinete que realizó el Presidente Sebastián Piñera. Así lo dejaron ver los dirigentes del sector, quienes admitieron que no esperaban los ajustes que dejaron al ahora exsubsecretario Claudio Alvarado como ministro Segpres, a Felipe Ward en Vivienda y Cristián Monckeberg en Desarrollo Social, tras la salida de Sebastián Sichel.

Pese a que desde la centroizquierda cuestionaron la oportunidad y la magnitud del ajuste, el que calificaron como “cosmético” y como una “compensación” para algunos partidos de Chile Vamos, desde el sector también desestimaron que este tenga un impacto en el diálogo que llevan adelante con La Moneda por un Plan de Emergencia.

Así, el reajuste ministerial se da en medio de que las conversaciones entre el oficialismo y la oposición se vieran tensionadas debido al rol que han desempañado algunos secretarios de Estado, particularmente el titular de Hacienda, Ignacio Briones. Esto, debido a que el ingeniero insistió con la creación de un grupo de economistas como asesores de las negociaciones, lo que provocó que desde la centroizquierda acusaran a La Moneda de no respetar el diseño acordado.

En ese contexto, algunos líderes de la oposición valoraron -en privado- la llegada de Monckeberg al comité político y, particularmente, su aterrizaje en reemplazo de Sichel a la mesa de negociaciones. Y si bien desde el sector aseguran que tenían una “buena impresión” del exsecretario de Estado, desde las colectividades señalan que el ministro RN sería “más cercano” a la oposición y que tendría un mejor “manejo político” que el ahora presidente del BancoEstado.

“Esta sillita musical no cambia ni para bien ni para mal las condiciones para el diálogo con el gobierno” señaló el presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde y añadió que “en todo caso, espero que los ministros Alvarado y Monckeberg tengan voluntad de diálogo porque sus antecesores nunca escucharon las propuestas del Congreso”.

Mientras que su par del PPD, Heraldo Muñoz, señaló que “tendrán que verse los efectos (del ajuste) en la negociaciones para un Plan de Emergencia, esperamos que el gobierno tenga una actitud ambiciosa, de llegar con recursos reales a la gente, para que puedan soportar la cuarentena a los trabajadores”.

En tanto, el presidente de la Democracia Cristiana, Fuad Chahin señaló los cambios en el gabinete y la salida de Sichel no tendrían un efecto ni positivo ni negativo en las negociaciones con el gobierno. “No veo cómo, porque esto (el diálogo) estaba radicado en el ministro de Hacienda y en el de Interior. Probablemente es una señal para RN, para Chile Vamos, pero esto te muestra una falta de sintonía tremenda con lo que ocurre en el país”.

Sin embargo, la opinión no es compartida por todos los timoneles cuyos partidos están presentes en la negociación. La presidenta de RD, Catalina Pérez, sostuvo que el ajuste sería una “mala para el diálogo” ya que no se realizaron cambios en pos de la estrategia sanitaria, como remover al ministro de Salud, Jaime Mañalich. “Me parece una muy mala señal para la disposición al diálogo o la supuesta disposición al diálogo que no se toque la estrategia sanitaria, que se reafirme en su cargo al ministro Mañalich”, dijo.

En esa misma línea se mostró su par del PR, Carlos Maldonado, cuyo partido se restó de las negociaciones por sus diferencias con Briones. “Como PR vemos un Gobierno que sigue ensimismado en sus propias visiones, como lo demuestra la inexplicable permanencia del ministro Mañalich. En medio de una crisis de esta magnitud, concentrar la atención del país sobre un posible cambio de rumbo, para luego anunciar cambios más bien cosméticos, no genera precisamente un cambio de escenario”, sostuvo.

Comenta