El intenso directorio de CLC: tres peticiones de renuncia a Gil, un director dando un paso al lado y la presencia de Héctor Ducci

14 Marzo 2019 Fachada Clinica Las Condes Foto: Andres Perez

Alrededor de cuatro horas duró el directorio extraordinario del jueves pasado en el que el presidente de Clínica Las Condes, Alejandro Gil, explicó la polémica de la tercera dosis de la vacuna contra el Covid que se le aplicó en la institución. Ante su negativa a renunciar, el director Jonás Gómez Pacheco renunció a la mesa.




Se sabía que sería intenso. Es que era la primera vez que el presidente de Clínica Las Condes (CLC), Alejandro Gil, daría explicaciones al directorio luego del escándalo que se suscitó tras la inoculación del empresario con una tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19, en instancias en que ya había completado el esquema de vacunación.

A las 17:00 horas del jueves pasado partió la reunión extraordinaria de la mesa de la entidad. Se dieron cita los nueve miembros del directorio: Alejandro Gil, Paola Bruzzone, Renata Harasic Gil, Carlos Lizana, Juan José Subán, Jonás Gómez Pacheco, Juan Gamper; además de los directores independientes, el ingeniero Christian Traeger y el abogado Juan Enrique Allard.

Varios contactados precisan que los ánimos estaban muy tensos y que si bien el escándalo por la tercera dosis estaba radicado en el punto tres de la tabla -tras aspectos relativos a los bonos y a la compra de un terreno-, rotulado como Sumario Sanitario, cruzó toda la sesión.

La cita, de hecho, la abrió el cardiólogo y gerente de Experiencias al Paciente de CLC, Héctor Ducci, quien había sido invitado por Gil para explicar la situación, luego que el presidente de la clínica asegurara que fue él quien le recomendó la tercera dosis. Ducci aseguró más tarde que fue una petición verbal, una recomendación prácticamente.

En la sesión, los directores independientes emplazaron duramente a Ducci. De hecho, conocedores señalan que Traeger y Allard le preguntaron directamente si él sabía que existía un protocolo estatal para la tercera dosis y que las vacunas eran del Estado. Ante tal consulta, Ducci respondió que lo desconocía. Pero también el director médico que se encontraba presente, Rodrigo Mardones, fue categórico al respecto. Habría sostenido que el 90% de los doctores de la clínica creían que las dosis eran del recinto, y no del Estado.

En el intertanto, Gil defendía su actuar, argumentando que efectivamente los exámenes daban cuenta de ausencia de protección contra el coronavirus, por lo que consideró que lo más adecuado era vacunarse de nuevo, sumando una dosis de Pfizer a su esquema con Sinovac.

La negativa a dar un paso al costado

El empresario Jonás Gómez Pacheco hoy tiene cerca de un 2% de Clínica Las Condes. Asumió como director gracias al apoyo que le dio Alejandro Gil, pareja de Cecilia Karlezi, quien a través del grupo Auguri controla el centro médico, con el 50,05% de la propiedad. Fue justamente Gómez quien le pidió la renuncia a Gil; no una, ni dos, sino tres veces.

Al comienzo del directorio tomó la palabra, instándolo a dar un paso al lado, básicamente por los conflictos de la tercera dosis, el sumario sanitario que abrió el gobierno por este tema, y -en tercer lugar- por el conflicto con Fonasa. La semana pasada, la entidad presentó una demanda contra el Estado para exigir el pago íntegro de la atención a pacientes Covid-19 de Fonasa. En total, piden el pago de cerca de $32 mil millones. Desde la entidad pública han insistido en que no corresponde pagar la totalidad, si no la tarifa decretada y socializada con todas las clínicas.

Todos esos motivos argumentó Gómez. Alejandro Gil se negó a renunciar. Aseguró que su continuidad era necesaria para el bien de la clínica y defendió su actuar. Tras ello, se ahondó en otros temas, y Jonás Gómez Pacheco volvió a pedirle que diera un paso al costado, argumentando que el empresario era parte del desprestigio de la clínica. De nuevo hubo discusión entre ellos, se volvió a otros temas, y en la tercera oportunidad y ante la negativa de Gil, Gómez Pacheco renunció él a la mesa, asegurando que era de manera indeclinable.

Al final, Gil le pidió que reconsiderara la decisión. Sin embargo, Jonás Gómez oficializó ayer su salida: un hecho esencial de CLC divulgado pasadas las 19 horas de este lunes ratificó la renuncia.

Los directores independientes también habrían apoyado la determinación de pedirle a Gil dar un paso al costado; de hecho, -varios contactados- precisan que seguirán insistiendo en ello, en directorios futuros.

Fueron justamente Traeger y Allard los que presionaron para que esta reunión se desarrollara. Si bien el sábado 3 de julio Alejandro Gil se inoculó con la tercera dosis, recién el jueves La Tercera PM lo dio a conocer. Y desde ahí, los independientes intentaron que Gil convocara a la mesa. Finalmente, y tras hacerle saber que habían elevado una solicitud a la Comisión de Mercado Financiero, Alejandro Gil hizo el llamado para el jueves pasado a las 17:00 horas. La reunión terminó pasada las 20:00 horas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.