Las oportunidades de inversión que se abren ante el término de las restricciones sanitarias en el mundo

Mientras las acciones obvias son aquellas relacionadas al turismo y viajes, los expertos también apuntan a países específicos como España e Italia, pero también al sector tecnológico chino.




Apostar por valores de empresas relacionadas con servicios, viajes, así como tecnológicas en China y países asiáticos en general o aquellos europeos con un PIB donde el turismo pese en serio, son las alternativas que distintos actores del mercado proponen para enfrentar la reapertura de las economías.

Y es que con parte importante de los países occidentales retirando las restricciones surgidas para combatir la pandemia global, las economías en distintas partes del mundo empezarán a vivir cambios en su consumo, creando así oportunidades.

Con la premisa de que no surgirá una variante del Covid-19 más agresiva, de que no hay guerra en Europa producto del conflicto entre Rusia y Ucrania, y que no aparecerá otro elemento disruptivo en el mundo, Fernando Gómez, socio y gerente general de DVA Capital, apunta a tres aspectos que este año podrían apalancar ciertas inversiones: el mayor grado de movilidad en Europa, el sobreahorro de las personas en mercados desarrollados que aún no se gastan completamente, y la inflación relativamente baja en Asia.

Al respecto, Gómez destaca que producto de ello, lo más obvio es hacer una rotación hacia aquellos sectores relacionados a servicios más que a la producción de bienes, desde restoranes, viajes, hoteles, etc. “Mientras que el alza de la inflación en occidente favorecen a los bancos y el sector financiero”.

En esa línea, Klaus Kaepmfe, director regional de Portafolio Solutions en Credicorp Capital Chile, sostiene que las implicancias restrictivas del Covid se reducirán drásticamente, por lo que “creemos que para sacarle provecho a la reactivación hay que sobreponderar regiones que hayan sido golpeadas por la pandemia y que aun no hayan recuperado del todo. Los temas más evidentes a sobreponderar son turismo, hotelería, aerolíneas y cruceros. Aunque más allá de esos sectores, nos gustaría destacar los países como España e Italia”.

“Ambos tienen una economía en donde el turismo representa un porcentaje importante de su PIB, en España se acerca al 6%-8% del PIB directo e indirecto. Esto es lo más alto dentro de los países desarrollados”, sostiene el analista.

Y en esa línea apunta que “la bolsa española e italiana además tienen un sesgo Value y Ciclico, dado el importante peso que en estas bolsas sigue teniendo el sector financiero. Esto hace que el apalancamiento de la bolsa a la caída haya sido mayor, pero también el potencial de recuperación”.

En su informe de estrategia de febrero, Bice Inversiones mantiene un mayor posicionamiento en renta variable internacional, y comenta que “en vista de un contexto donde las tasas de interés podrían moverse al alza, rotamos nuestro posicionamiento hacia bolsas con mayor componente cíclico en su composición, como lo son las bolsas europeas, que históricamente han tenido mejores rendimientos ante alzas en las tasas. Esto, disminuyendo parte de nuestra exposición a bolsas con mayor componente hacia el sector de tecnología (como es el caso de EEUU), que suelen verse más afectadas en estos contextos”.

De hecho, el 3 de febrero pasado el Nasdaq vivió una jornada negra luego de que los resultados de Facebook no satisficieran las expectativas del mercado. Ese día Meta se desplomó 26%, el mayor colapso en valor de mercado para cualquier empresa estadounidense, y arrastró a otra serie de compañías del sector.

Pero más allá del viejo continente, hay aspectos que no están golpeando a todos por igual y que pueden generar oportunidades. Según Gómez, “la inflación puede producir un tema sectorial que favorezca inversión en países asiáticos, incluso Australia, porque las restricciones monetarias serán más suaves. Y en China no sólo serán más suaves, este año puede ser un muy buen ejercicio, primero porque el 2021 fue malo por el covid y los cambios regulatorios, pero este 2022 podrían relajarse, y al no haber inflación permite al banco central estimular la economía”.

El experto comenta que “las acciones del mercado chino está más barata respecto de su historia porque en 2021 cayó mientras el mundo subía”, y que de hecho este 2022 el sector tecnológico del gigante asiático podría recuperar terreno ante el desplome de 40% en promedio que sufrieron esas acciones.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.