Columna de Agustín Ibáñez: Chile y el desafío de abordar la salud cerebral en Latinoamérica

Imagen referencial.




No es primicia que Chile y Latinoamérica enfrentan retos inusitados para garantizar el crecimiento socioeconómico. Sin embargo, menos conocidos son los —tal vez mayores— desafíos para asegurar la salud cerebral y mental. Ellas importan cada vez más en la creación de valor, la capacidad de cambio, y la innovación. La prevalencia de las enfermedades psiquiátricas y cerebrales crece vertiginosamente en nuestra región, y es más alta que en Europa o USA. Las desigualdades económicas, los determinantes sociales negativos, y el estrés crónico son factores que promueven estas enfermedades.

Nuestros sistemas de salud son frágiles y sobrecargados, y las organizaciones no comprenden el valor del capital cerebral de sus trabajadores. Por ello, Latinoamérica requiere con urgencia el desarrollo de centros innovadores que integren investigación y educación de la salud cerebral. El Instituto Latinoamericano de Salud Cerebral (BrainLat), recientemente destacado internacionalmente, se fundó para abordar estos desafíos. Creado por la Universidad Adolfo Ibáñez, BrainLat está afiliado al Global Brain Health Institute (GBHI) de la University of California San Francisco (UCSF), y el Trinity College Dublin (TCD). BrainLat apoya una agenda regional a través de infraestructura especializada, programas educativos, puestos posdoctorales, y cargos de investigación.

A pesar de su reciente inauguración, el instituto ya ha producido más de 140 publicaciones académicas internacionales, lidera investigaciones multicéntricas, desarrolla transferencia de innovación tecnológica, y brinda oportunidades regionales en conjunto con organizaciones internacionales, como el Instituto Nacional del Envejecimiento de USA; y regionales como el Banco Interamericano de Desarrollo.

El hipocampo cerebral es aquello que nos permite registrar nuevos datos.

No existe suficiente masa crítica de expertos en salud cerebral. Por ello, BrainLat creará un Fellowship, en colaboración con el GBHI para capacitar a una nueva generación de líderes regionales. También brindará el primer programa de doctorado en salud cerebral. Finalmente, la Academia Europea-Latinoamericana de salud cerebral, coordinada por BrainLat y el GBHI, brindará módulos educativos innovadores para pacientes, familiares, científicos, y organizaciones. Estas iniciativas representan una inversión duradera para la región.

Finalmente, BrainLat busca fomentar acciones multilaterales para abordar la inequidad cerebral, con la esperanza de que dichos esfuerzos sean sostenibles. Este es quizás el objetivo más desafiante, ya que requiere integración del sistema de salud con investigación, y coordinación entre fuentes privadas/públicas y regionales/internacionales. Sin embargo, combinando innovación interdisciplinaria, colaboración y creatividad con un foco en la equidad cerebral, esperamos transformar nuestros desafíos en oportunidades de cambio.

*Director del Instituto Latinoamericano de Salud Cerebral (BrainLat), Escuela de Psicología de la Universidad Adolfo Ibáñez.

Lee también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.