Seis razones de por qué contagiarme intencionalmente con Ómicron para lograr una supuesta “superinmunidad” es una pésima idea

Un grupo de personas en Tokio, Japón. Foto: AP

A través de redes sociales y en conversaciones privadas, muchas personas están fraguando infectarse deliberadamente de Covid, una idea que los médicos han tildado de "jugar con una ruleta rusa".




Hace algún tiempo y dada la evidencia estadística en algunos países de que la variante Ómicron produce síntomas más leves, que muchas personas están evaluando infectarse de Covid deliberadamente, bajo la creencia que de esa forma adquirirán una especie de inmunidad y ya no volverán a enfermarse, al menos en el corto plazo.

Incluso, la idea se fragua con más intensidad entre personas vacunadas, creyendo que el riesgo es aún menor: vacunas más un contagio es igual a una “superinmunidad” es la fórmula que ronda en sus cabezas.

La idea está circulando en redes sociales, admitió el Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia, en una nota en CNN en EE.UU. “Es una idea que está de moda”, reflexionó.

”Se ha extendido como un reguero de pólvora”, coincidió el Dr. Robert Murphy, director ejecutivo del Instituto Havey para la Salud Global de la Universidad Northwestern.

Pero ambos especialistas reconocieron que “estarías loco si trataras de infectarte con esto”. Laolu Fayanju, director médico regional de Oak Street Health en Ohio, EE.UU., dijo en una nota en la revista Time, que hacer algo así, especialmente para personas que no están vacunadas, es como “jugar a la ruleta rusa con una pistola automática”.

Para Ignacio Silva, infectólogo y académico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago, no se trata de una estratregia muy prudente.S

Acá una lista con los riesgos que implica intentar contagiarte de Covid:

1. Podría ser más que sólo un resfrío

De acuerdo al doctor Murphy, mucha gente estima que Ómicron es solo un fuerte resfrío. Pero de acuerdo al especialista, “no es un resfriado fuerte. Es una enfermedad que amenaza la vida”.

Añadió que muchas personas, sanas y sin problemas de salud subyacentes pueden enfermarse gravemente. Y dio un ejemplo: “Tengo un paciente vacunado y con inyección de refuerzo en este momento, de más de 65 años sin factores de riesgo subyacentes, que está en el hospital y le va mal”.

De acuerdo al médico, los síntomas de Ómicron, aunque sean leves, implican fiebre significativa, dolores corporales, ganglios linfáticos inflamados, dolor de garganta y congestión intensa, lo que deja a las personas debilitadas durante días.

Según Silva, no a todas las personas las afecta de la misma manera. Aunque la mayoría de los cuadros de Ómicron han sido leves, también hay un riesgo de complicación, sobre todo para aquellos que no están vacunados. “Pero incluso hay un porcentaje de las personas vacunadas que no responde bien a las inyecciones y pueda desarrollar un cuadro grave, requerir hospitaliuzación y cuidados intensivos e incluso, fallecer”.

Para Akiko Iwasaki, inmunobióloga de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, que estudia la inmunidad viral, dijo en la nota a Time, que con esta idea surgen varios problemas. En primer lugar porque no se puede saber con certeza cuál será la gravedad de cada caso. En segundo lugar afirma que con las vacunas y refuerzos ya se tiene una protección sólida que no requiere de contagiarse para sumar anticuerpos; y en tercero, las infecciones pueden afectar a otras personas de manera terrible. Por lo tanto, se puede producir una especie de efecto dominó.

Akiko Iwasaki. Foto: U. de Yale

Es cierto que si te contagias de la variante Ómicron de la Covid-19, a diferencia de la variante Delta, “es menos probable que te hospitalicen, menos que vayas a la UCI (unidad de cuidados intensivos), menos que te pongan con un respirador mecánico y menos probabilidades de morir, y eso es cierto para todos los grupos de edad”, dijo Offit.

“Pero eso no significa que no pueda ser una enfermedad grave”, añadió Offit. “Simplemente es menos grave. Pero no tienes un 0% de posibilidades de morir. Nunca deberías querer infectarte”.

2. Podrías tener Covid porolongado

Otro de los grandes riesgos de una infección deliberada es la posibilidad de desarrollar lo que los médicos han definido como Covid prolongado (Long Covid).

La experiencia acumulada hasta ahora, indica que entre el 10 y el 30% de las personas que se infectan con el virus Sars-CoV-2, con cuadros leves, moderados o graves, podría desarrollarlo. Por lo tanto, el riesgo, aún cuando se infecte de Ómicron, es alto.

Silva recuerda que incluso, pacientes con síntomas leves han terminado con Covid prolongado.

El doctor Greg Vanichkachorn, director médico del Programa de Rehabilitación de Actividades Covid de la Clínica Mayo, explicó que “el Covid de larga duración podría ser una nueva infección crónica para algunas personas”. En esta institución, desde mayo de 2020 comenzaron a recibir personas que referían síntomas más allá del cuadro agudo del Covid-19.

Las formas graves de covid prolongado pueden dañar los pulmones, el corazón y los riñones, así como su salud mental. Un virus natural siempre se denomina virus de tipo salvaje, y hay una buena razón para ello: está fuera de control”, dijo Offit. “Nunca se arriesgue a contraer una infección por un virus natural”.

3. Puedes contagiar a un niño, que está menos protegido

Los niños on uno de los segmentos más vulnerables de la población en estos momentos, porque muchos no estás vacunados

Actualmente, la inoculación contra el Covid-19 de los menores de entre seis y 17 años de edad alcanza un avance -la primera dosis- del 91% en el país, mientras que el 83,6% del grupo ya cuenta con el esquema basal completo, según las cifras del Registro Nacional de Inmunizaciones (RNI) del Ministerio de Salud. Además, según una nota publicada en La Tercera, un 11,4% ha recibido la dosis de refuerzo, que corresponde principalmente a los primeros niños vacunados en junio con comorbilidades.

Pero pese a estas cifras, aún restan 277.313 niños y adolescentes por ser inoculados con su primera dosis, de una población objetivo de 3.044.845 menores de edad de entre seis y 17 años.

Eso significa que cualquier comportamiento de riesgo puede exponer a estos menores a contagiarse de Ómicron.

Foto: Reuters

Los datos de la Academia Amerciana de Pediatría (AAP, su sigla en inglés) muestran una tendencia al alza de infecciones en niños, que supera con creces “el peak de pasadas olas de la pandemia”.

Solo en ese país, durante la semana que finalizó el 6 de enero, se informaron más de 580.000 casos de Covid-19 en niños, de acuerdo a las cifras publicadas el lunes por la AAP.

“Este número es un aumento del 78% sobre los 325.000 casos agregados informados la semana que finalizó el 30 de diciembre y casi triplica el número de casos de las dos semanas anteriores”, afirmó la AAP.

Y en un contexto de alta transmisibilidad del virus en la comunidad, es más probable que, en este caso, la variante Ómicron infecte a un no vacunado versus a una persona con sus dosis al día.

4. Puedes sobrecargar el sistema de salud

Otras de las razones esgrimidas por médicos para no contraer Covid-19 de manera intencional se encuentra la carga que representa para las personas vulnerables y los trabajadores de la salud. Cada persona que se enferma con Covid-19 puede infectar a otras, incluidas aquellas que son médicamente vulnerables, que son demasiado jóvenes para ser vacunadas o que están desprotegidas.

Al contraer deliberadamente cualquier variante del SARS-CoV-2, que es el nombre oficial del nuevo coronavirus, “mantendrá la pandemia y estresará el sistema de atención médica”, dijo Murphy.

Si algunas personas se enferman deliberadamente, lo que podría desencadenar una cadena de transmisión, “tiene el potencial de hacer explotar el número de personas enfermas y luego inundar nuestro ya abrumado y sobrecargado sistema de atención médica”, dijo Fayanju.

Según Silva, como el número de contagios será muy alto, de acuerdo a las proyecciones, va a ver un grupo de personas que sí van a requerir hospitalización. Proporcionalmente, explica, puede ser menor a las otras variantes, pero si el número de cotagiados es alto, va a ver un grupo de personas que sí van a requerir cuidados especiales. “Mientras más personas se contagien, más personas van a ser hospitalizadas”.

Foto: AP

“El sistema de atención médica no está diseñado solo para cuidar a las personas con Covid. Está diseñado para cuidar a los niños con apendicitis y a las personas que tienen ataques cardíacos y accidentes automovilísticos”, dijo el Dr. Ashish Jha, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Brown. Salud Pública, dijo a CNN el domingo.

“Y todo eso va a ser mucho, mucho más difícil porque tenemos una gran proporción de la población que no está vacunada, muchas personas de alto riesgo que no están vacunadas”, agregó.

5. Es imposible saber con qué variante te contagiarás

De todas maneras es imposible identificar cada virus en la calle y no hay forma de saber si alguien se está exponiendo a Ómicron o a Delta que aún continúa circulando. Incluso si Ómicron es en general más suave que otras variantes, para algunas personas puede ser muy grave.

Foto: AFP

Los test para detectar la presencia del coronavirus en el cuerpo no determinan la variante con que la persona se infectó. Eso solo se puede saber con un análisis más acabado, como una secuenciación genómica, a la que no todos pueden acceder.

6. La inmunida de rebaño no ha sido probada

Muchas de las personas que proponen esta controvertida estrategia, lo hacen también pensando en ese anhelada “inmunidad de rebaño” o “inmunidad colectiva”, que al inicio de la pandemia se sindicó como la que terminaría con la pandemia.

Pero de acuerdo a Ignacio Silva “esta inmunidad no se ha logrado observar, como si se ha visto con otras enfermedades infecciosas”. Dice que eso se debe a muchas razones, entre ellas, al tipo de virus del Sars-CoV-2, que muta y varía muy rápidamente.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.