Estos son los 10 alimentos ultraprocesados que pueden acortar tu vida en más de 20 años

Estos son los 10 alimentos ultraprocesados que pueden acortar tu vida en más de 20 años

Una investigación que incluyó a más de 500 mil personas mostró los dos subgrupos de alimentos asociados a una mayor mortalidad.


Los alimentos ultraprocesados (UPF por sus siglas en inglés), caracterizados por su alto contenido en grasas saturadas, azúcares añadidos y aditivos, han inundado los supermercados, los restaurantes de comida rápida y nuestros hogares, generando una adicción que va más allá de una simple preferencia por su sabor.

La adicción a los UPF ha disparado los niveles de obesidad. Sin embargo, la obesidad es solo uno de los muchos problemas que ocasionan los UPF. Según un nuevo estudio, las personas que consumen grandes cantidades de alimentos ultraprocesados, como carne procesada y refrescos, tienen considerablemente más probabilidades de morir que quienes comen cantidades más pequeñas.

Estos son los 10 alimentos ultraprocesados que pueden acortar tu vida en más de 20 años

Los UPF se definen como productos que han sido sometidos a múltiples procesos industriales y contienen numerosos ingredientes, muchos de los cuales no se encuentran en la cocina doméstica. Estos ingredientes incluyen aditivos como colorantes, conservantes, edulcorantes, emulsionantes, y potenciadores de sabor. Los alimentos ultraprocesados suelen tener un alto contenido de azúcares añadidos, grasas saturadas y sal, y son diseñados para ser muy sabrosos y fáciles de consumir.

1. Bebidas azucaradas

2. Snacks empaquetados como papas fritas

3. Galletas

4. Comida rápida

5. Cereales endulzados

6. Embutidos

7. Carnes procesadas (salchichas)

8. Nuggets de pollo

9. Pasteles

10. Helados

Según la OMS, Chile es el séptimo país que más alimentos ultraprocesados consume en el mundo. La mayoría de las personas consume estos alimentos sin darse cuenta, ya que muchos incluso se presentan como opciones saludables, tales como barritas de proteína o cereales para el desayuno. El consumo frecuente de estos alimentos se asocia con diversos problemas de salud, como la obesidad, enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, y otros problemas metabólicos.

Estos alimentos ultraprocesados pueden acortar tu vida, dice un estudio de más de 20 años. Imagen referencial.

Ahora, investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos descubrieron que los adultos que consumían mayores cantidades de UPF tenían aproximadamente un 10% más de probabilidades de morir durante un período de seguimiento promedio de 23 años, en comparación con aquellos que consumían alimentos menos procesados.

Los resultados se basan en un estudio de gran escala que ha seguido a más de medio millón de adultos estadounidenses, que compartieron información sobre sus hábitos alimentarios y su salud a mediados de la década de 1990, cuando tenían entre 50 y 71 años, y fueron seguidos durante más de dos décadas. Más de la mitad de los participantes han fallecido desde entonces.

“Los resultados de nuestro estudio indican que la ingesta de alimentos ultraprocesados afecta negativamente a la salud y la longevidad”, afirmó la autora principal del estudio, Erikka Loftfield, investigadora del Instituto Nacional del Cáncer en un comunicado.

Estos alimentos ultraprocesados pueden acortar tu vida: enfermedades

Según los resultados, una mayor ingesta de alimentos ultraprocesados se asoció con un aumento moderado de las muertes por cualquier causa y de las muertes relacionadas específicamente con enfermedades cardíacas o diabetes, pero no se encontró ninguna asociación con las muertes relacionadas con el cáncer.

Los investigadores analizaron las tasas generales de muerte entre aquellos que estaban en el percentil 90 en cuanto al consumo de alimentos ultraprocesados al inicio del estudio versus aquellos en el percentil 10, y también observaron asociaciones con alimentos específicos y enfermedades específicas.

Observamos que la carne altamente procesada y los refrescos eran dos de los subgrupos de alimentos ultraprocesados más fuertemente asociados con el riesgo de mortalidad y ya se recomienda consumir una dieta baja en estos alimentos para prevenir enfermedades y promover la salud”, dijo Loftfield.

Para este estudio, los investigadores utilizaron múltiples estrategias para clasificar el nivel de procesamiento de diversos alimentos. Lo que incluyó desglosar los datos del cuestionario de frecuencia de consumo de alimentos en tipos particulares de alimentos e ingredientes, además de incorporar el consenso de expertos para categorizar los componentes de la dieta de acuerdo con una rúbrica conocida como sistema de clasificación NOVA.

El sistema de clasificación NOVA es una herramienta desarrollada para categorizar los alimentos en función del grado de procesamiento al que han sido sometidos desde los mínimamente procesados hasta los alimentos procesados y los ultraprocesados.

“Los refrescos dietéticos fueron el principal factor que contribuyó al consumo de alimentos ultraprocesados. El segundo fueron los refrescos azucarados“, añadió Loftfield. “Las bebidas son un componente muy importante de la dieta y el aporte de los alimentos ultraprocesados”.

Estos alimentos ultraprocesados pueden acortar tu vida: otros factores

Las bebidas dietéticas se consideran UPF porque contienen edulcorantes artificiales como aspartamo, sucralosa o sacarina, que no se encuentran en la naturaleza y son productos de procesos industriales complejos. Las bebidas dietéticas se han relacionado con un mayor riesgo de morir prematuramente por enfermedad cardiovascular, así como con la aparición de demencia, diabetes tipo 2, obesidad ,accidente cerebrovascular y síndrome metabólico, que pueden provocar enfermedades cardíacas y diabetes.

Tampoco se recomienda el consumo de carnes procesadas como vienesas, hamburguesas, tocino, jamón, fiambres o carne en conserva, ya que estudios han vinculado las carnes rojas y procesadas con cáncer de intestino y estómago , enfermedades cardíacas, diabetes y muerte prematura por cualquier causa.

“La evidencia de este nuevo estudio indica que la carne procesada puede ser uno de los alimentos menos saludables, pero la gente no tiende a ver los nuggets de jamón o pollo como UPF”, explicó Rosie Green, profesora de medio ambiente, alimentación y salud de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en un comunicado. Ella no participó en el estudio.

Los investigadores también tuvieron en cuenta otros factores que pueden aumentar el riesgo de muerte de una persona, como el tabaquismo y la obesidad. Descubrieron que las personas que consumían más alimentos ultraprocesados también tendían a tener un índice de masa corporal más alto y una puntuación más baja en el Índice de alimentación saludable (una medida de la calidad de la dieta basada en qué tan estrechamente se alinea la dieta de una persona con las Guías dietéticas para estadounidenses).

Sin embargo, el análisis mostró que las asociaciones entre el consumo de alimentos ultraprocesados y el aumento de la mortalidad no se explicaban por estas variables, ya que las asociaciones entre una mayor ingesta de alimentos ultraprocesados y el riesgo de mortalidad persistieron entre las personas clasificadas como con mejor o peor calidad de la dieta como entre los clasificados como de peso normal u obesos.

Una limitación del estudio fue que fue “observacional”, lo que significa que no demostró definitivamente que las UPF causaran muertes prematuras y permitió la posibilidad de que pudiera haber otra razón para el vínculo, aunque los datos mostraron una mayor probabilidad.

Además, Loftfield señaló que el suministro de alimentos y las preferencias dietéticas de los Estados Unidos han cambiado considerablemente desde que se recogieron los datos de referencia del estudio a mediados de los años 1990. “Es difícil decir cómo los hábitos dietéticos podrían haber cambiado entre entonces y ahora”, dijo Green.

Aún así, una forma de limitar los alimentos ultraprocesados es elegir los que son minimamente procesados. “Deberíamos centrarnos en seguir una dieta rica en alimentos integrales”, afirmó Loftfield. “Y si el alimento es ultraprocesado, hay que fijarse en los niveles de sodio y azúcares añadidos y tratar de tomar la mejor decisión posible basándose en la etiqueta de información nutricional”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.