¿Podrá Delta desplazar a Gamma, la principal variante de circulación en Chile? Más de 200 personas ya se han contagiado con ella

Nuestro país vive un buen momento epidemiológico, con alto porcentaje de personas vacunadas y baja circulación del virus causante de Covid-19. Un escenario distinto al que tenían otros países cuando esta contagiosa variante comenzó a circular en la comunidad. Las Fiestas Patrias, serán la prueba de fuego para saber qué ocurrirá.




Hoy nuestro país mantiene el nivel más bajo positividad por Covid-19 que se han registrado en toda la pandemia del virus. Según el Ministerio de Salud (Minsal), Chile tuvo una positividad del 0,98%, la cifra más baja a la que se ha llegado en los más de 500 días de pandemia, siendo además la primera vez que este índice desciende bajo el 1%.

Entre los 31.128 exámenes PCR realizados en las últimas 24 horas, y 6.901 test de antígenos, se registraron apenas 392 casos positivos a la enfermedad, mientras la temida variante Delta ya es una variante de transmisión comunitaria y se estima que al menos, unas 200 personas se han contagiado con ella.

Ad portas de días de celebración por las Fiestas Patrias, sin aduanas sanitarias y con reuniones de cientos de personas permitidas, la posibilidad de un aumento de casos es real. ¿Cuánto podría aumentar la circulación de la variante Delta en el país? ¿Qué tan devastadora podría ser su presencia?

Foto: Archivo/Agencia Uno

La infectóloga del Hospital Clínico de la Universidad de Chile y coordinadora del Consejo Asesor de Vacuna e Inmunización (Cavei), Jeannette Dabanch, explica que la variante Delta ha demostrado ser altamente contagiosa, “casi 2 veces más que las variantes previamente descritas” y agrega que además, hay reportes que señalan que podría causar enfermedad más grave que las cepas anteriores en personas no vacunadas”.

“En nuestro país ya se ha confirmado la circulación de la variante Delta en la comunidad. En este escenario, es altamente prudente y el recomendar mantener todas las medidas de autocuidado como el uso de mascarilla facial, mantener distancia física, evitar ambientes hacinados y vacunarse si corresponde”, insiste la especialista.

A juicio de Vivian Luchsinger, investigadora del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM) de la Universidad de Chile, sí es posible de dentro de un tiempo, Delta se convierta en predominante en el país desplazando a las otras variantes ya que ha demostrado ser mucho más contagiosa y transmisible. “Han aumentado los casos de transmisión comunitaria en el país, pero esos casos deben ser más porque obviamente no se estudia en todos la variante y es muy probable que las desplace. Eso en teoría y en base a la experiencia de lo que ha ocurrido en otros países en donde ha llegado, no hay un factor en particular que nos haga pensar que en Chile, eso pueda ser diferente”, señala.

Ricardo Soto-Rifo, también investigador del Instituto de Ciencias Biomédicas, dice que es difícil saber lo que ocurrirá. “Es dificil de predecir, bajo el escenario actual con tasas de positividad de poco más del 1%. Es decir, con una baja circulación viral no sé si haya espacio para una competición. Además, debemos considerar que un porcentaje importante de la población esta con su esquema completo de vacunación y no sabemos como se va a comportar Delta. En mi opinión es muy incierto poder decir que va a pasar, sin embargo, estamos cerca de saberlo puesto que ya hay circulación comunitaria”, advierte.

Aumento de casos Post-18

A diferencia del resto de los países en los que la variante Delta está causando un importante aumento de casos, Chile cuenta con un alto porcentaje de personas vacunada y un bajo nivel de circulación del virus Sars-CoV-2, dos situaciones que están relacionadas y que podrían hacver que el panorama en nuetro país, con esta variante, sea diferente.

Gabriel Cavada, epidemiólogo y académico de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, cree que esta variante no nos dejará en las mismas condiciones que está sufriendo hoy Europa. “El problema es que ellos no tenían gran porcentaje de la población vacunada y además, ellos levantaron las medidas de uso de mascarillas antes de tiempo. Ellos vacunaron con Pfizer y Astrazeneca y es bastante probable que ese par de vacunas no hayan sido tan efectivas para controlar variantes”.

Adulto mayor sostiene cédula y el carnet y una credencial que indica que recibió la vacuna. FOTO: KARL CHINGA GRAWE / AGENCIA UNO

“También, los susceptibles se están acabando (positividad menor a 2%), esto quiere decir que si bien la variante Delta es más contagiosa, no está encontrando terreno para expandirse”, agrega Cavada.

El epidemiólogo de la Universidad de Talca y director de Salud del Estudiante de esta casa de estudios, Daniel Jiménez, señala que hay condiciones que Chile tiene y que no tenían los demás países cuando ellos iniciaron la transmisión comunitaria: vacunas y bajo nivel de circulación.

“Se ha observado que Delta es dominante en los países en los que está presente, no debiera ser tan diferente en nuestro país pero en Chile tenemos más del 84% de personas vacunadas, algo que los otros no tenían, entonces, podría ese factor podría enlentencer el avance de esta variante” en Chile.

Según este epidemiólogo, se debe insistir en la implementación de políticas de testeo y búsqueda activa de casos ya que hoy existe un subtesteos de PCR con identificación de variantes. “Hay que testear y hacer secuenciación de esos testos o hacer testeos rápidos de variantes en la comunidad en general y no solo en el aeropuerto”, indica.

Tener un bajo porcentaje de casos a causa de este alto nivel de vacunación, también implica que el impacto de Delta sea menor. “De todas formas, hay elementos que pueden apresurar su expansión y que se convierta en dominante. La mayoría de las comunas está en Fase 3 o 4, hay más movilidad de las personas, para estas Fiestras Patrias se permitieron viajes interregionales sin Aduanas Sanitarias. Estos son factores para la diseminación no solo de la variante Delta sino que de otras variantes también”, dice Jiménez.

Peajes
La movilidad de las personas puede ser un factor de aumento de casos a fines de septiembre.

Toda esta movilidad, se traduciría en más casos de Covid-19 positivo, dos semanas después del 18 de septiembre, más personas hospitalizadas y también más fallecidos. “Se debe estar observando lo que ocurra, hacer más testeos y las personas, pese a los permisos que se dieron, deben mantener las medidas como el uso de mascarilla, la distancia. El momento epidemiológico en el que estamos es buenos pero tenemos que seguir cuidándonos”, insiste el epidemiólogo.

La circulación del virus en las últimas semanas

De acuerdo al último informe de vigilancia epidemiológica realizado por el Instituto de Salud Pública (ISP) y publicado el viernes de la semana pasada, en las últimas semanas en el país, sigue predominando la presencia de la variante Gamma y Lambda.

Al analizar por semana epidemiológica, según la fecha de obtención de muestra, en el informe se observa que en las dos primeras semanas de agosto (Semana Epidemiológica 31 y 32) las variantes Gamma y Lambda continúan siendo las más frecuentes entre las muestras analizadas.

En la semana 30, se registraron 227 muestras positivas a Gamma (65% del total de ese período), 64 a Lambda (18%) y 20 (6%) de la variante B.1.621. En la semana 31 (con casos a la baja), del total de muestras analizadas esa semana, 165 fueron para Gamma (59%), 49 para Lambda (18%) y 36 (13%) para la variante colombiana. La última semana (del 11 de agosto) las cifras se repartieron con 80 para Gamma (55%), 21 para Lambda (14%) y 21 para B.1.621 (14%).

Para estas tres últimas semanas, la variante de preocupación Delta registra 12, 17 y 19 muestras positivas respectivamente, representando el 3, 6 y 13% del total de muestras analizadas esas semanas.

Foto: AP

En la vigilancia comunitaria, dice el documento, la variante Gamma se comenzó a registrar a mediados de enero, al mismo tiempo que se registró en la vigilancia de fronteras. Lambda fue detectada en la semana 7 a nivel de vigilancia comunitaria. “A la fecha, estas dos variantes se identifican en muestras de vigilancia comunitaria procedentes de todas las regiones del país, sin embargo, ambas variantes registran una disminución de su contribución porcentual desde las SE N°26 en el caso de Gamma y SE N° 18 para Lambda”.

Delta fue detectada por primera vez en la semana 24 (comienzos de junio) en la vigilancia de fronteras y ahora ya esta a nivel comunitario aumentando también su presencia. En la semana 31, representa el 6,12% del total de muestras.

¿Qué tiene Delta?

La semana pasada, la revista Nature publicó un artículo en el que se analiza la mutación que le confiere a Delta su alto nivel de contagiosidad.

El virólogo Pei-Yong Shi de la Universidad de Texas en Galveston (Estados Unidos), plantea que si se creía que la variante Alfa era muy buena propagándose, Delta parece se tener un nivel de propagación mayor.

Junto a su equipo se concentró en una mutación presente en Delta que altera un solo aminoácido de la proteína Spike del virus Sars-CoV- 2 (P681R) y que es la responsable de reconocer e invadir la células del ser humano.

La doctora Luchsinger, señala que esta variante tiene varias mutaciones que son cambios a nivel de nucleotidos que son parte del genoma y estas mutaciones determinan cambios a nivel de aminoácidos que son como los ladrillos que construyen las proteínas. “En particular algunos de estos cambios afecta a la proteína S o Spike de la variante que determina que sea más fácil ingresar a a la células y sea más contagiosa. Entre esos cambios está el de la zona de la proteína esa que corta una furina que es una enzima que está presente en nosotros, los seres humanos, los hospederos y como corta la proteína, facilita que ingrese a la célula”, indica.

Este cambio, dice la investigadora, lo que haría es permitir este corte incluso en las partículas virales que se acaban de producir y que están saliendo de las células, entonces los deja en una forma de “preactivo”, o sea, vendrían ya con el corte previo, facilitando la infección y por lo tanto la transmisión e infectividad.

Kappa, la variante india, también tiene esta mutación pero no le ha conferido el mismo nivel de contagiosidad por lo que abre nuevas interrogante frente a este aminoácido.

Preocaución con la mal llamada “colombiana”

En enero de este año, el Instituto Nacional de Salud de Colombia pudo caracterizar un linaje de la Covid-19 que circula en Estados Unidos, Curazao, México, Países Bajos, Dinamarca, Alemania, España y Colombia, y seguramente en más países. Se trata de la variante B.1.621, que algunos medios españoles han denominado de manera equivoca comocepa colombiana’ y que ahora, también está aumentando en Chile.

Foto: Reuters

Este linaje B.1.621, se ha expandido por la zona norte y centro sur de nuestro país y lentamente ha ido incrementando, alcanzando en el último informe del ISP, el 6% del total de muestras positivas secuenciada por esta institución.

A juicio de Soto-Rifo es necesario estar observando esta variante. Ya que si bien, siguen predominando en circulación las variantes Gamma (55%), seguida de Lambda, Delta; el linaje B.1.621 está más o menos al mismo nivel con 13-14%.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.