La fisura PS-PC por estado de Excepción intermedio: Socialistas acusaron trato preferencial del gobierno a comunistas y exigen que se alineen

Ayer, la ministra Siches se reunió con la bancada comunista.

En sectores del oficialismo admiten que, pese a lo que se esperaba, el Socialismo Democrático ha actuado más alineado con el gobierno del Presidente Gabriel Boric que sus pares de Apruebo Dignidad. Desde el PS en particular han manifestado su molestia por un trato que, según afirman, ha sido prioritario para el PC, quienes han sido menos "leales" en sus respaldos a los proyectos enviados por el Ejecutivo.




“El PC en sus 106 años de historia jamás se ha dado gustitos personales, menos cuando ha sido parte de coaliciones de gobierno. Siempre ha demostrado seriedad, responsabilidad y lealtad. No sé si todos los partidos puedan decir lo mismo”.

Las palabras de diputada Carmen Hertz (PC) en respuesta a los dichos del senador socialista Alfonso de Urresti dejaron en evidencia la distancia entre ambas colectividades que, desde coaliciones diferentes (Apruebo Dignidad y Socialismo Democrático), hoy son parte del oficialismo.

En medio de la discusión planteada por el Ejecutivo para encontrar una fórmula que establezca un Estado constitucional “intermedio” para el resguardo de vías y carreteras en la Macrozona Sur por parte de las FF.AA., de Urresti -quien además es la carta fuerte en la interna socialista para presidir la tienda- emplazó al PC a dar su respaldo al gobierno para aprobar la iniciativa.

“No nos podemos dar gustitos, nadie tiene la facultad de quedarse siempre enamorado de sus ideas, de sus convicciones o de sus traumas, sino que lo que tenemos que hacer es respaldar al gobierno. Gobernar es difícil y los socialistas lo sabemos”, dijo el legislador ayer tras la cita del PS con la ministra de Interior, Izkia Siches.

En la reunión con Siches, los socialistas manifestaron su molestia por lo que denominaron un trato “preferente” para el PC. En ese entendido, le plantearon a la jefa política del Ejecutivo que los comunistas no pueden seguir “condicionando” el rumbo de las iniciativas del gobierno, principalmente en materia de seguridad.

En sectores del oficialismo admiten que, pese a lo que se esperaba, el Socialismo Democrático ha actuado más alineado con el gobierno del Presidente Gabriel Boric que sus pares de Apruebo Dignidad. Así se vio, por ejemplo, cuando el Ejecutivo tramitó el Estado de excepción para la Macrozona Norte a causa de la crisis migratoria. En esa oportunidad, los parlamentarios del PC también se mostraron contrarios a la medida

“El gobierno está muy preocupado de lo que le molesta y lo que no a los comunistas”, asevera un dirigente de la colectividad.

En ese entendido, los socialistas también apuntan en que se va a transformar en un dolor de cabeza para el gobierno si en el corto plazo no logra alinear las lealtades de su coalición “más cercana” y en la que milita el mismo Presidente Gabriel Boric, Apruebo Dignidad. Algunos recuerdan la trastienda tras el proyecto de retiro de fondos previsionales “acotado”, el que fue acordado principalmente con el PC y fuerzas del Frente Amplio, que terminó en un fracaso legislativo para la administración.

El diputado Leonardo Soto (PS) fue uno de los que remarcó su postura dura contra los socios del PC. “Ninguna fuerza política tiene derecho a atar de manos al gobierno. No podemos negarle la sal y el agua al gobierno en materias de seguridad”, afirmó. Hoy, en conversación con Radio Duna, profundizó en que existen fuerzas no leales al gobierno en el Parlamento y que de no ser aprobada la fórmula intermedia, el gobierno debe endurecer su postura y aplicar Estado de excepción.

“De no prosperar esto (Estado intermedio), porque no esté los votos y haya mucha división y deslealtad, el gobierno ha dicho que no le queda otra alternativa que declarar el Estado Constitucional de Excepción de Emergencia”, sentenció.

Asimismo, el subjefe de bancada Tomás de Rementería, plantea que el lunes, y con la indicación del gobierno presentada, “se va a ver quienes son los amigos y quienes no son los amigos del gobierno. Tenemos una situación que es la seguridad del país y no podemos tener esta serie de tapujos que se han expresado. Los socialistas hemos tomado la decisión de apoyar la política de seguridad del gobierno y en eso se muestra la lealtad”.

En medio de esta discusión, el timonel (s) del Partido Socialista, Andrés Santander afirma que “el gobierno requiere todo el apoyo de las fuerzas políticas que lo conforman. No pueden haber complejos cuando se trata de instrumentos que apuntan a garantizar la seguridad, el libre tránsito y el abastecimiento en nuestro país”.

La inquietud del PC

En conversación con La Tercera PM, Hertz no quiso profundizar en sus dichos y afirmó que había sido clara en su respuesta a los socialistas. Quien también respondió durante la jornada de ayer a de Urresti fue la jefa de bancada PC, Karol Cariola.

“Hacer debate y hacer discusión, no es darse “gustitos”. Es ser parte de la discusión y nuestra voluntad, hasta ahora, ha sido contribuir a la discusión, ayudar a las propuestas que el gobierno está elaborando y evidentemente esa va a seguir siendo nuestra voluntad porque queremos, e insisto, que al gobierno le vaya bien, que esta situación se resuelva y es por eso que hemos planteado medidas integrales para resolver el conflicto de la Macrozona Sur”, replicó.

El escenario, hasta ahora, de cómo se comportará la bancada comunista es incierto. La postura final, advirtió ayer Cariola, se discutirá durante todo este fin de semana en el pleno del comité central del Partido Comunista. Pese a ello, y en privado -aspecto que también le han transmitido al gobierno- es probable que algunos diputados no terminen por convencerse de dar su respaldo, aun cuando el proyecto del gobierno incluya control civil y que las facultades de las FF.AA. no se extiendan más allá de las carreteras interurbanas.

El diputado Luis Cuello (PC), y en línea a lo planteado por Cariola asevera que “hay un problema que es real. Por supuesto que como partido de gobierno escuchamos al gobierno, entregamos nuestras inquietudes y es cierto que nos incomoda que se les asigne a FF.AA. labores de seguridad pública. Hay cuestiones importantes como la autoridad civil sobre las fuerzas militares, que se delimite de forma clara eventuales funciones. Eso no tiene que ver con gustitos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.