Ni Salvador Capitano fue tan malo: Diego López se transformó en el peor técnico de la U desde 1950

El Director Tecnico de Universidad de Chile, Diego Lopez (i), durante el partido v‡lido por la vigŽsima tercera fecha del Campeonato Nacional 2022, entre Universidad de Chile y Universidad Catolica, disputado en el Estadio Nacional.

FOTO: SEBASTIAN ORIA/AGENCIAUNO

El adiestrador uruguayo solo es superado en torneos de Primera División por el argentino Salvador Nocetti, quien dirigió apenas cuatro partidos, sin conocer ninguna victoria.


El remedio fue peor que la enfermedad. Y el grupo Sartor, controlador de Azul Azul, pasará a la historia de la Universidad de Chile no solo como el primero en tener tres proyectos deportivos fallidos de manera consecutiva, sino también por contratar a uno de los peores directores técnicos en la historia de la emblemática escuadra. Hoy, en el CDA, los dirigentes terminarán de sellar el ciclo del charrúa.

Es que tras el empate sin goles ante Coquimbo Unido, donde su oncena no disparó al arco en todo el partido, Diego López se transformó en el adiestrador con peor rendimiento del club en torneos de Primera División desde 1950.

El uruguayo solo es superado por el argentino Salvador Nocetti, el cual en el inicio de la competencia del mencionado año, dirigió a la U en sus primeros cuatro compromisos y los perdió todos. Lo que, según crónicas de la época, le costó el puesto, pues sería reemplazado de inmediato por su compatriota Alejandro Scopelli.

Los números de López son lapidarios. Llevaba sin ganar en la categoría de honor desde el 2 de julio pasado, cuando derrotó a La Calera por 2-1, en los descuentos. En rigor, además, su único triunfo en este ítem (tiene otros dos en Copa Chile), pues de los nueve partidos dirigidos, empató tres y perdió los otros cinco. En resumen, alcanzó seis de 27 unidades, con un pobre rendimiento de 22,22%.

El paupérrimo registro finalmente le costó el puesto y un lugar en la historia de los azules que nadie quería tener: López superó a Salvador Capitano en la escala de los peores técnicos que han ocupado la banca de los estudiantiles. Algo que muchos pensaron que no se podría lograr, porque el DT que fue contratado por Sergio Vargas alcanzó a estar en seis partidos y solo ganó uno, empató dos y perdió tres. En otras palabras, obtuvo 5 de los 18 puntos posibles y alcanzó un rendimiento de 27,78% en 2007.

salvador capitano

Cifra que también alcanzó Alfredo Arias el 2019. El rioplatense logró estar en 12 duelos de académicos y ganó solo uno. Los otros se dividieron en siete igualdades y cuatro caídas, que sumaron 10 puntos de 36 posibles y el mismo rendimiento de Capitano: 27,78%.

En resumen, tres de los cuatro peores técnicos que ha tenido Universidad de Chile en su historia han llegado en la era de la sociedad anónima. No obstante, ninguna administración había tenido tanto intentos fallidos. La primera medida de la compañía fue contratar a Luis Roggiero como director deportivo para reformar completamente la estructura de la institución y su trabajo en las divisiones menores.

Sin embargo, su primera decisión -mantener a Esteban Valencia al mando del primer equipo- resultó fallida y el Huevo dejó al equipo el borde del descenso. La magra campaña sólo fue salvada en los últimos minutos del duelo ante Unión La Calera, donde se aseguró la permanencia en el tiempo complementario y con Cristian Relojito Romero en la banca.

Luego, Roggiero trajo a Santiago Escobar para liderar su revolución. Pero el colombiano también resultó un fracaso y se fue en abril de este año con un 33,33% de rendimiento, gracias a sus tres triunfos, dos empates y seis derrotas. Semanas después también lo haría el ejecutivo ecuatoriano y comenzaría el pago de millonarias indemnizaciones, a las que debe sumarse la de López, por terminar su contrato antes de diciembre del próximo año. Los estudiantiles, sin embargo, apuestan a apegarse a una serie de cláusulas que les permitan reducir el pago.

Sigue en El Deportivo:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".