Marcel destaca que el gobierno no va a entorpecer la firma del TPP11 y le entrega al Senado la responsabilidad sobre su futuro

22 de septiembre del 2022/NEW YORK El Presidente de la República, Gabriel Boric, Mario Marcel, Ministro de Hacienda, realiza un punto de prensa tras participar del desayuno de trabajo ofrecido por el American Society (AS) - Council of the Americas. FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

El ministro de Hacienda detalló que la agenda del Ejecutivo está centrada en lograr la firma de las side letters con el resto de los países, para que luego sean aprobadas por el Congreso. Esto, solamente en el caso de que la Cámara Alta le dé el visto bueno al tratado y por medio de otro proyecto de ley.


El ministro de Hacienda, Mario Marcel, destacó este jueves que tanto el Presidente Gabriel Boric, como el resto de los miembros del gabinete, ven un aporte en la incorporación de Chile al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TPP11). Esto, en medio de las críticas del bloque oficialista Apruebo Dignidad al tratado y luego que el mandatario chileno dijera en la jornada del miércoles que “no es algo que el gobierno esté empujando”.

Al respecto, el ministro de Hacienda dijo que las palabras del Presidente Boric “establecen hechos muy claros” y van en la línea de que la firma del TPP11 está vinculado a lo que ocurra en la sala del Senado.

“El Presidente señaló que este conjunto de países puede hacer una diferencia en torno a la dinámica del comercio internacional y por lo tanto, para una economía pequeña y abierta, participar en una instancia que adquiere un rol en ese sentido es algo nuevo, porque los conflictos comerciales datan de los últimos tres años y aparece como una oportunidad”, explicó Marcel en el marco de su gira por Nueva York.

“Todos los integrantes de su equipo estamos 100% detrás de su visión y creo que no hay mayores matices en el gabinete y con el Presidente mismo”, agregó.

Marcel destacó que la agenda del gobierno está en el trabajo para la firma, con los países miembros del TPP11, de un acuerdo bilateral (cartas laterales o side letters) para no aplicar los mecanismos de resolución de controversias, y luego lograr que estas sean respaldadas por el Congreso, en la caso de que en la Cámara Alta existan los votos suficientes para la aprobación del tratado como está ahora.

“El gobierno va a ver por separado el tema de las cartas laterales, porque eso también requiere legislación (y otro proyecto de ley). Ese es un tema que está en el programa de gobierno y confiamos que vamos a tener el apoyo de todos los partidos que forman parte de la coalición, independiente de la votación que hayan tenido respecto al tratado”, sostuvo.

En esa línea, el ministro de Hacienda le entregó la responsabilidad y el protagonismo sobre la aprobación o no del TPP11 al Senado: “El gobierno no va a entorpecer ese proceso (legislativo)”, aseguró el ministro.

El secretario de Estado también resaltó que el rol de Chile en el grupo del TPP11 será de “preocuparse de alentar a que este conjunto de países juegue un rol más activo en lo que son las discusiones sobre comercio internacional. Esto, en un momento en que el mundo tiende a polarizarse, como producto de este conflicto entre las dos principales economías del mundo (EE.UU. y China)”.

Reunión en EE.UU.

El ministro de Hacienda salió al paso del futuro del TPP11, tras un encuentro con la American Society (AS), en el Consejo de las Américas, con cerca de 30 empresarios y empresarias, según informaron desde el Ejecutivo. En la actividad también estuvo presente el Presidente Boric.

“En esta ocasión pudimos conversar sobre la importancia de contar con instituciones sólidas, que garanticen estabilidad y de esta manera generar las condiciones para atraer mejor y mayor inversión a nuestro país y una colaboración estrecha público-privada”, indicó el mandatario, quien dejó a Marcel para responder las consultas de la prensa, ya que él debía ir a un encuentro con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Boric también destacó que los asistentes “se mostraron interesados y confiados en los procesos en marcha que se están llevando adelante en nuestro país y, además, nosotros les transmitimos la certeza de que más allá de las vicisitudes, nuestro país saldrá adelante y logrará el encuentro que hace tanto tiempo estamos buscando. Esto, para cuidar la estabilidad macroeconómica y generar las condiciones que nos permitan enfrentar de mejor manera la contingencia económica que ustedes seguramente han visto en este viaje, afecta al mundo entero”.

Luego, Marcel detalló que entre los asistentes estaban altos ejecutivos de empresas que invierten en Chile, de sectores de la minería, energía, retail, la industria del conocimiento y de la salud.

Sobre el tenor de las conversaciones, el ministro resaltó que se habló de “las perspectivas para el país, en torno a situaciones específicas de ciertas industrias, que pudimos explicarlas y desarrollarlas con bastante claridad”.

Sobre la reforma tributaria, Macel dijo que no hubo muchas preguntas, pero que se expuso sobre la situación en que estaba la iniciativa y las indicaciones que se están preparando a la tributación a la renta y al royalty minero. “Esto va a permitir que muchos elementos en torno a las incertidumbres que han girado en relación a las reformas se vayan despejando”, estimó el ministro de Hacienda.

Por otro lado, el secretario de Estado contó que “un tema que fue bastante comentado es cómo Chile pensaba sostener la diversificación productiva y particularmente la industria de la energía limpia e hidrógeno verde”.

Ante esto, Marcel expuso que para el impulso a estas industrias se van a utilizar las rentas provenientes de la minería del litio. Esto, con el fin de invertir en investigación y desarrollo, y en las inversiones de mayor plazo que requiere la industria de hidrógeno verde, puntualizó el ministro, quien anticipó que hay conversaciones con organismos internacionales para trabajar estas áreas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.