Las adicciones digitales nos están ahogando en dopamina

El aumento de las tasas de depresión y ansiedad en países ricos como EE.UU. puede ser el resultado de que nuestros cerebros se enganchen al neurotransmisor asociado con el placer.


Un paciente mío, un joven brillante y reflexivo de unos 20 años, vino a verme por ansiedad y depresión debilitantes. Había abandonado la universidad y vivía con sus padres. Vagamente estaba contemplando el suicidio. También jugaba videojuegos la mayor parte del día y hasta altas horas de la noche.

Hace 20 años, lo primero que hubiera hecho por un paciente como este era recetarle un antidepresivo. Hoy recomendé algo completamente diferente: un ayuno de dopamina. Le sugerí que se abstuviera de todas las pantallas, incluidos los videojuegos, durante un mes.

A lo largo de mi carrera como psiquiatra, he visto a más y más pacientes que sufren de depresión y ansiedad, incluidos jóvenes por lo demás sanos con familias amorosas, educación de élite y riqueza relativa. Su problema no es el trauma, la dislocación social o la pobreza. Es demasiada dopamina, una sustancia química producida en el cerebro que funciona como un neurotransmisor, asociado con sentimientos de placer y recompensa.

Cuando hacemos algo que disfrutamos, como jugar videojuegos, para mi paciente, el cerebro libera un poco de dopamina y nos sentimos bien. Pero uno de los descubrimientos más importantes en el campo de la neurociencia en los últimos 75 años es que el placer y el dolor se procesan en las mismas partes del cerebro y que el cerebro se esfuerza por mantenerlos en equilibrio. Siempre que se incline en una dirección, se esforzará por restablecer el equilibrio, lo que los neurocientíficos llaman homeostasis, inclinándose en la otra.

Tan pronto como se libera la dopamina, el cerebro se adapta a ella reduciendo o “regulando a la baja” la cantidad de receptores de dopamina que son estimulados. Esto hace que el cerebro se nivele al inclinarse hacia el lado del dolor, por lo que el placer suele ir seguido de una sensación de resaca o descenso. Si podemos esperar lo suficiente, ese sentimiento pasa y se restaura la neutralidad. Pero hay una tendencia natural a contrarrestarlo volviendo a la fuente del placer para tomar otra dosis.

Si mantenemos este patrón durante horas todos los días, durante semanas o meses, el punto de ajuste del cerebro para el placer cambia. Ahora tenemos que seguir jugando, no para sentir placer, sino para sentirnos normales. Tan pronto como paramos, experimentamos los síntomas universales de abstinencia de cualquier sustancia adictiva: ansiedad, irritabilidad, insomnio, disforia y preocupación mental por consumir, también conocida como ansia.

Nuestros cerebros desarrollaron este delicado equilibrio durante millones de años en los que los placeres eran escasos y los peligros siempre presentes. El problema hoy es que ya no vivimos en ese mundo. En cambio, ahora vivimos en un mundo de abrumadora abundancia. La cantidad, variedad y potencia de las drogas y los comportamientos altamente reforzantes nunca ha sido tan grande. Además de las sustancias adictivas como el azúcar y los opioides, también hay una clase completamente nueva de adicciones electrónicas que no existían hasta hace unos 20 años: enviar mensajes de texto, tuitear, navegar por la web, comprar en línea y jugar. Estos productos digitales están diseñados para ser adictivos, utilizando luces intermitentes, sonidos de celebración y “me gusta” para prometer recompensas cada vez mayores con solo un clic de distancia.

Sin embargo, a pesar de un mayor acceso a todas estas drogas para sentirse bien, nos sentimos más miserables que nunca. Las tasas de depresión, ansiedad, dolor físico y suicidio están aumentando en todo el mundo, especialmente en las naciones ricas. Según el Informe Mundial de la Felicidad, que clasifica a 156 países según lo felices que sus ciudadanos se perciben a sí mismos, los estadounidenses informaron ser menos felices en 2018 que en 2008. Otros países ricos vieron disminuciones similares en las puntuaciones de felicidad autoinformadas, incluida Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Japón, Nueva Zelanda e Italia. El estudio Global Burden of Disease encontró que el número de nuevos casos de depresión en todo el mundo aumentó en un 50% entre 1990 y 2017, con los mayores aumentos en las regiones con los ingresos más altos, especialmente en América del Norte.

Low energy can be a symptom of low testosterone in men.

Es difícil ver la causa y el efecto cuando buscamos la dopamina. Solo después de haber tomado un descanso de nuestra droga preferida podemos ver el verdadero impacto de nuestro consumo en nuestras vidas. Por eso le pedí a mi paciente que abandonara los videojuegos durante un mes, tiempo suficiente para permitir que su cerebro restableciera su equilibrio de dopamina. No fue fácil, pero estaba motivado por la idea contraria a la intuición de que abstenerse de aquello que lo hacía sentir bien a corto plazo en realidad podría hacerlo sentir mejor a largo plazo.

Para su sorpresa, se sintió mejor que en años, con menos ansiedad y menos depresión. Incluso pudo volver a jugar videojuegos sin efectos negativos, limitando estrictamente su tiempo de juego a no más de dos días a la semana, durante dos horas al día. De esa manera, dejó suficiente tiempo entre sesiones para que se restableciera el equilibrio de dopamina del cerebro.

Evitaba los videojuegos que eran demasiado potentes, los que no podía dejar de jugar una vez que empezaba. Designó una computadora portátil para juegos y otra diferente para la escuela, para mantener los juegos y el trabajo en clase físicamente separados. Finalmente, se comprometió a jugar solo con amigos, nunca con extraños, para que los juegos fortalecieran sus conexiones sociales. La conexión humana en sí misma es una fuente potente y adaptativa de dopamina.

No todo el mundo juega videojuegos, pero casi todos tenemos una droga digital de elección, y probablemente implica el uso de un teléfono inteligente, el equivalente a la aguja hipodérmica para una generación con cables. Reducir el uso del teléfono es notoriamente difícil, porque al principio hace que el equilibrio entre el placer y el dolor del cerebro se incline hacia el lado del dolor, haciéndonos sentir inquietos y de mal humor. Pero si podemos mantenerlo el tiempo suficiente, los beneficios de un equilibrio de dopamina más saludable valen la pena. Nuestras mentes están menos preocupadas por el deseo, somos más capaces de estar presentes en el momento y las pequeñas alegrías inesperadas de la vida vuelven a ser gratificantes.

* Dr. Lembke es psiquiatra y profesor en la Universidad de Stanford. Este ensayo es una adaptación de su nuevo libro Dopamine Nation: Finding Balance in the Age of Indulgence, que será publicado el 24 de agosto por Dutton.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.