Se agotan ansiolíticos, antidepresivos y calmantes; variante británica produciría problemas cardiacos en mascotas y pronto habría una vacuna en pastilla: tres cosas que aprendimos del coronavirus esta semana

diet-pills-1328803_1280

La pandemia de problemas mentales está produciendo una escasez de fármacos, y hay una creciente evidencia de que la variante británica también está afectando a perros y gatos.




Evidenciado el creciente aumento de los trastornos mentales en el país a raíz de la pandemia, el mercado farmacéutico está enfrentando una inédita falta de stock de ansiolíticos, antidepresivos y calmantes. La situación se ha vuelto tan apremiante, que incluso medicamentos como benzodiacepinas -que tienen venta restringida y contra receta-, están escaseando.

Stephan Jarpa, químico farmacéutico, director de la agencia regulatoria IN House y exdirector del Instituto de Salud Pública (ISP), señaló en una nota a Qué Pasa que efectivamente existe un desabastecimiento de ciertos medicamentos producto, entre otras cosas, de un alto consumo todo derivado de un factor común: la pandemia de Covid-19.

Roxana (45), dio fe de esta escasez en el mencionado reportaje. “Tuve que esperar seis semanas para conseguir hora con un psiquiatra, por que abren las agendas y se llenan altiro. Me dio la receta pero visité más de diez farmacias buscando el medicamento que él me había indicado y en todos lados me decían que no había y que no sabían cuándo podía llegar. Me tuvo que indicar otro”, reclamó.

Jarpa explicó que el fenómeno se debe a una mezcla de factores. “A las farmacias no les está llegando todos los despachos de los laboratorios. Debido a la pandemia, los laboratorios están con algunas dificultados de logística, distribución y abastecimiento, como muchas industrias. Por otro lados, las enfermedades neuropsiquiátricas y psiquiátricas están en aumento, hay más personas con patologías, algunas más complejas y que necesitan contención farmacológica”.

Añadió que a eso se suma que en Chile la producción de medicamentos es baja y dependemos básicamente de la importación. No son más de 10 laboratorios los que producen algún medicamento en Chile. Entonces, cualquier retraso en la aduana o en el envío de fármacos o materias primas en el exterior, repercute en el abastecimiento en las farmacias. “Hoy existe un confi, cartón para hacer las cajas, productos para hacer las mezclas”, insistió el director de In House.

Otro aspecto a considerar, es la cantidad de estos medicamentos que se requieren en las UCI de clínicas y hospitales, también en pacientes Covid. La Cenabast, por ejemplo, está comprando muchas partidas de medicamentos, entre estos mismos que hoy escasean: calmantes, ansiolíticos. “En las urgencias de los hospitales hay más pacientes con delirium que es necesario calmarlos para que no se levanten, ni se saquen las vías ni quieran irse. Se tiene que tratar en paralelo a la patología que tiene”, explica Jarpa.

Bernardo Barra, psiquiatra de la Clínica Universidad de los Andes, confirmó que la pandemia ha aumentado las consultas psiquiátricas porque las personas están con altos niveles de angustia, trastornos de ansiedad, trastornos de pánico. “Estos pacientes requieren ansiolíticos en diferentes dosis. Hemos visto un amento en los trastornos depresivos, los síntomas depresivos y los trastornos de ansiedad”, cuenta.

A su consulta llegan personas que consultan por primera vez y se van con una receta médica, otros que ya habían tenido alguna situación anterior y comenzaron a medicarse por su cuenta y también, algunos que ya consumen algún medicamento que consiguieron por ahí tras la recomendación de un pariente, amigo o vecino. “Incluso en las ferias libres hay un mercado negro que comercializa ansiolíticos”, reconoció el especialista.

Reemplazo de medicamentos

La misma situación le ha tocado observar a Juan Ariel Zúñiga, psiquiatra de Vidaintegra. ¿Lo que más se repite? Son los cuadros que más han aumentado son los ansiosos, luego los depresivos y también se han descompensado los trastornos afectivos bipolares e incluso los cuatros y las esquizofrenias.

“Los pacientes me refieren que los fármacos están agotados, que no están, que los embarques no han llegado y hemos tenido que recurrir a otros fármacos que en algunos casos no son los que están indicados para esa patología”, dijo el psiquiatra.

Para Zúñiga, la relación es más clara, “hemos recetado más ansiolíticos, hipnóticos, antidepresivos y si aumenta la consulta, aumenta la cantidad de medicamentos que se les indica a los pacientes”.

Pese a estas denunicas, desde la Asociación Industrial de Laboratorios Farmaceuticos (Asilfa), desestima ron escasez o desabastecimiento. “Efectivamente en este período de pandemia, que lleva más de un año, la población en general, producto del encierro, ansiedad, angustia y diferentes estados de ánimo, ha requerido buscar ayuda en este tipo de medicamentos”, indicó Elmer Torres, vicepresidente ejecutivo de Asilfa. Pero aseguró que “la industria produce de acuerdo a la demanda de la población en hospitales y farmacias; por lo tanto, si hay mayor requerimiento en este tipo de productos, nuestro sector está preparado para producirlos, al igual como lo estamos haciendo en otra categoría de medicamentos para la pandemia, como analgésicos y antiinflamatorios. Todo esto, bajo las normas y condiciones sanitarias”, recalca.

2. Variante británica estaría produciendo problemas cardiacos en perros y gatos

Luca Ferasin es veterinario de un centro en Reino Unido en Buckinghamshire y coautor de un preocupante informe sobre lo que el Covid-19 podría estar provocando en las mascotas.

Según este documento, existe la sospecha de que una variante del coronavirus que se está transmitiendo a las mascotas podría estar causando problemas médicos a los animales.

El informe muestra “un alza repentina en casos de miocarditis en perros y gatos” en esta veterinaria entre diciembre y febrero, justo cuando apareció la variante del Reino Unido.

Ferasi, cardiólogo veterinario, dijo que “no queremos sembrar el pánico innecesariamente, especialmente porque en este momento tenemos una fuerte sospecha de transmisión de persona a mascota, pero no al revés, y no lo sabemos con certeza. Pero los veterinarios deben ser conscientes de esto para poder comenzar a realizar pruebas si sospechan un caso potencial de infección por Covid-19”, dijo Ferasin, cardiólogo del Ralph Veterinary Referral Center (RVRC) en Marlow, Buckinghamshire, quien dirigió la investigación.

Foto: Reuters

La variante B117, altamente transmisible, se detectó por primera vez en Kent en diciembre y se ha convertido rápidamente en la variante circulante dominante en el Reino Unido, donde representa aproximadamente el 95% de las infecciones. Se ha detectado en al menos otros 85 países del mundo.

Aunque ya se sabía que los gatos y los perros se infectaban con variantes anteriores, sus síntomas eran sobre todo respiratorios: secreción nasal, tos, estornudos o conjuntivitis. Los casos registrados en Buckinghamshire se encuentran entre las primeras infecciones animales documentadas con la variante B117.

Ferasin y su equipo pidieron a otros colegas que estén atentos a los gatos o perros que presenten síntomas de insuficiencia cardíaca y que les hagan la prueba del coronavirus, especialmente si sus dueños han sido infectados recientemente. Los veterinarios esperan que esto les ayude a comprender mejor cómo la nueva variante afecta a los dos animales y su papel potencial en la transmisión del virus.

Entre diciembre y febrero, Ferasin y sus colegas notaron un aumento en la proporción de perros y gatos ingresados en el RVRC con miocarditis (inflamación del músculo cardíaco). La cantidad de casos no fue enorme, solo 18 en total, pero fue casi 10 veces más de lo que el hospital de animales vería normalmente en la misma época del año.

Este aumento en los casos era un reflejo bastante aproximado de la curva y la línea de tiempo de los casos humanos de Covid-19 que estaba siendo impulsada por la variante B117 en ese momento. Además, en la mayoría de los casos de miocarditis, el propietario había experimentado síntomas de Covid-19 o había dado positivo de tres a seis semanas antes de que su mascota se enfermara. Muchas de las mascotas también dieron positivo por coronavirus.

Al preguntarse si estas anomalías cardíacas podrían estar relacionadas con el aumento de casos de Covid en humanos, Ferasin tomó muestras de sangre y frotis de la nariz, la garganta y el recto de seis gatos y un perro que presentaron miocarditis entre finales de enero y principios de febrero.

Estos se analizaron para detectar Sars-CoV-2 o anticuerpos contra el virus. También tomaron muestras de sangre de dos gatos y dos perros que se estaban recuperando de una miocarditis en la unidad de cuidados intensivos.

De los 11 animales, dos gatos y un perro dieron positivo al virus en sus muestras rectales, y otros dos gatos y un perro tenían anticuerpos contra Sars-CoV-2 en la sangre. El doctor Ferasin cree que es posible que más hubieran dado positivo si estas pruebas se hubieran realizado antes.

Con la excepción de un gato, que finalmente tuvo que ser sacrificado, todos los animales se están recuperando bien después del tratamiento médico.

Hasta ahora, solo se han reportado otros tres casos de la variante B117 en mascotas, todos en los últimos días: un gato y un perro del mismo hogar en Texas (EE UU) y un gato en Italia. En ambos hogares, los propietarios también habían dado positivo en la prueba de B117.

Mick Bailey, profesor de inmunología comparada en la Universidad de Bristol, dijo a The Guardian: “Se ha establecido la capacidad de las cepas anteriores para infectar perros y gatos, tanto en el Reino Unido como en otros lugares. El artículo de Ferasin demuestra que la variante B117 también puede infectar a perros y gatos, pero eso no debería sorprendernos demasiado. Dado que parece que se transmite más fácilmente en humanos, tampoco debería sorprendernos que sea más fácil de infectar a perros y gatos”.

“Si bien la infección de animales a humanos también es teóricamente posible, el éxito de bloquear las interacciones sociales entre humanos sugiere fuertemente que las interacciones entre animales no son un problema importante”, añadió al mismo medio Margaret Hosie, profesora de virología comparada en el centro de investigación de virus de la Universidad de Glasgow..

3. Vacuna en forma de píldora

Oravax es una empresa nacida de la alianza entre dos compañías: la firma israelí-estadounidense Oramed y la india Premas Biotech, una fusión bastante común en el área farmacéutica.

Lo que si resulta un poco más inusual, es que Oravax está produciendo lo que podría ser la primera vacuna en forma de píldora del mercado. La empresa ya anunció que solicitó la autorización en EE.UU. para iniciar las primeras fases de los ensayos clínicos este año.

La compañía que trabaja en esta revolucionaria vacuna, anunció en un comunicado de prensa que espera comenzar la primera fase de ensayos clínicos en humanos en junio.

De funcionar, esta vacuna oral es una opción que se está evaluando para las inoculaciones de “segunda generación”, diseñadas para ser más escalables, más fáciles de administrar y más sencillas de distribuir.

Una vacuna oral podría “potencialmente permite que las personas se tomen la vacuna en casa”, dijo Nadav Kidron, director ejecutivo de Oramed, en el comunicado.

La vacuna podría enviarse en un refrigerador normal y almacenarse a temperatura ambiente, dijo Kidron, “haciendo que sea logísticamente más fácil conseguirla en cualquier parte del mundo”, informó el Jerusalem Post.

El paso es solo la fase más temprana del desarrollo de una vacuna. No hay garantía de éxito, e incluso si funciona, podría pasar un año o más antes de que se autorice su uso (Moderna y Pfizer comenzaron sus primeras pruebas en humanos en marzo y mayo de 2020, respectivamente).

“Necesitaríamos estudios realizados adecuadamente para demostrar la eficiacia de las vacunas orales”, dijo Paul Hunter, profesor de Medicina en la Universidad de East Anglia, en una nota difundida por el medio electrónico Insider.

“Pero también pueden ser valiosos en personas que tienen fobia grave a las agujas y pueden ser más fáciles y rápidos de administrar”, añadió.

Las vacunas orales también podrían ofrecer otros beneficios sobre las vacunas administradas en el brazo, dijo Hunter.

“Lo que pasa con las vacunas sistémicas (inyecciones en los brazos) es que generalmente son muy buenas para prevenir enfermedades graves”, pero a menudo no son excelentes para prevenir infecciones.

Lorena Tapia, pediatra infectóloga e investigadora del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile (ICBM), señaló en una nota a Qué Pasa que ya existen algunas vacunas orales. “Hasta hace poco, a todos los niños en Chile, se les administraba la vacuna de polio oral. Tuvo mucho éxito. Hay también formulaciones orales de vacuna contra el rotavirus”.

“La gran ventaja de la vacunación oral es si logra producir una respuesta sistémica que establezca memoria y que el sistema inmune ataque el virus cuando tenga contacto con él”, agregó.

Para la doctora María Luz Endeiza, infectóloga pediátrica y jefa del Vacunatorio de Clínica Universidad de los Andes, dijo en el mismo reportaje que una de las dificultades de las vacunas orales es lograr que los jugos gástricos no las destruyan y las moléculas de las vacunas sean capaces de pasar esa barrera y lograr que el sistema inmune genere los anticuerpos necesarios.

En el caso específico de Oravax, se trata de tres antígenos distintos. “Es súper prometedor. Están recién en fase dos, pero si resulta, permitiría inmunizar más rápido a la población”, explicó Endeiza.

El objetivo de la vacuna que se está probado contra coronavirus, es lograr inmunidad local o de mucosa y que es la que genera altos niveles de inmunoglobulina A (IgA). Así, en la práctica, cuando el virus entra en contacto con las mucosas (respiratoria, digestiva), el sistema inmune detectaría y neutralizaría el virus, añadió Tapia.

Ambas especialistas mencionan que una de las principales ventajas de las vacunas orales, en general, es la fácil administración que permiten. No requieren una almacenamiento complicado y no necesitan personal de salud capacitado que sepa inyectar porque se trata de gotas o pastillas. También debieran ser más baratas

La teoría es que debido a que la infección ocurre primero en la nariz y la garganta, las vacunas enfocadas en esas áreas ayudarán a detener la infección antes de que se convierta en algo peor.

Los datos sobre la vacuna Oravax aún no se han publicado, pero Hunter dijo que “los resultados de los estudios en animales son alentadores”, aunque aclaró que los resultados animales no siempre se traducen en resultados humanos. “Necesitamos estudios en humanos para estar seguros”, dijo.

Se están investigando otros tipos de vacunas de segunda generación, como las vacunas que se administran mediante un aerosol por la nariz. Los científicos también están estudiando si las vacunas podrían administrarse mediante parches .

La profesora Sarah Gilbert, científica principal en el desarrollo de la vacuna Oxford / AstraZeneca, dijo que Oxford está evaluando la posibilidad de desarrollar tabletas y vacunas orales en aerosol nasal, aunque la Universidad de Oxford no ha confirmado el desarrollo de este tipo de terapias. preventivas.

Otra empresa, ImmunityBio, está realizando ensayos clínicos de fase 1 de una versión oral de la vacuna. Sin embargo, esto se usaría más como una dosis de refuerzo de la vacuna intramuscular, en lugar de la vacuna por sí sola.

Pero pese a lo revolucionario de esta terapia preventiva, no es la única prueba de una vacuna oral Covid-19 realizada en humanos. A fines de 2020, una empresa llamada Vaxart anunció buenos resultados en ensayos con animales, pero en los primeros ensayos en humanos obtuvo respuestas decepcionantes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.