¿Quién lo hizo bien y quién lo hizo mal? Lo que aprendimos de todas las políticas de Covid en el mundo

Foto: AP

Si divide el mundo en países con muertes por encima del promedio y por debajo del promedio, respuestas gubernamentales robustas y débiles, encontrará en ambos grupos muchos países ricos y países pobres, democracias y dictaduras, aquellos gobernados por populistas y aquellos gobernados por tecnócratas.




En marzo de 2020, cuando el Covid-19 se extendió por todo el mundo, mis colegas y yo comenzamos a debatir las desconcertantes nuevas medidas que están surgiendo en todo el mundo con nuestros estudiantes de maestría en una clase de política de formulación de políticas en la Escuela de Gobierno Blavatnik de la Universidad de Oxford.

Tuvimos muchas preguntas. ¿Por qué los gobiernos estaban haciendo cosas diferentes? ¿Qué políticas funcionarían? No lo sabíamos. Y para responder a esas preguntas, necesitábamos información comparable sobre estas nuevas políticas, incluido el cierre de escuelas, los pedidos de permanencia en casa, el rastreo de contactos y más.

Unas semanas más tarde, lanzamos el Rastreador de respuestas gubernamentales Covid-19 de Oxford para ayudar a encontrar estas respuestas. Ahora se ha convertido en el depósito más grande de evidencia mundial relacionada con las políticas pandémicas.

Hasta la fecha, más de 600 recolectores de datos de todo el mundo nos han ayudado a rastrear 20 categorías diferentes de respuesta al coronavirus, incluidas políticas de confinamiento, salud, económicas y ahora de vacunas en 186 países.

Luego agrupamos esas políticas en una serie de índices, incluido el índice de rigurosidad, que registra el número y la intensidad de las políticas de cierre y contención en una escala de cero a 100. Quince países llegaron a 100 en el índice de rigurosidad, mientras que siete nunca superaron los 50. Los países con mayor rigor promedio fueron Honduras, Argentina, Libia, Eritrea y Venezuela. Aquellos con los más bajos fueron Nicaragua, Burundi, Bielorrusia, Kiribati y Tanzania.

Un año después, ¿qué más hemos aprendido sobre cómo los gobiernos han manejado la mayor crisis de salud que se recuerde?

Un hombre en Belgrado, Serbia. Foto: AP

Una observación sorprendente es que las similitudes pueden pesar más que las diferencias. Durante los primeros meses de la pandemia, los gobiernos adoptaron en su mayoría políticas similares, casi en la misma secuencia, casi al mismo tiempo: las dos semanas intermedias de marzo de 2020.

Esta convergencia de políticas contrasta con la distribución desigual de Covid-19 en todo el mundo. En marzo de 2020, aunque la enfermedad ya era prevalente en algunas partes de Asia y se estaba extendiendo rápidamente en partes de Europa y América del Norte, aún no había alcanzado una amplia escala de transmisión en muchas partes del mundo. Por lo tanto, la fiebre del bloqueo global contrastó con las diversas situaciones epidemiológicas que enfrentan los países. Esto significó que algunos países confinaran demasiado tarde y otros posiblemente demasiado pronto.

Pero a medida que avanzaba la pandemia, los países y, en algunas partes del mundo, los estados y las regiones, comenzaron a variar considerablemente.

Algunos gobiernos pudieron contener la primera ola y luego preservar esas ganancias con una combinación de medidas específicas de cierre y contención, pruebas exhaustivas y rastreo de contactos, y controles fronterizos internacionales firmes.

Lugares como China, Taiwán, Vietnam y Nueva Zelanda lograron no solo aplanar la curva sino mantenerla plana, aunque con algunos pequeños brotes. En nuestros datos, contamos 39 países que solo han experimentado una ola de enfermedades, aunque los sistemas limitados de análisis y presentación de informes, o la supresión de información por parte del gobierno, dificultan la determinación del número real.

Otros países han tenido menos éxito y han experimentado una segunda, tercera o incluso cuarta oleada de enfermedades. Algunos de estos han sido brotes relativamente pequeños, controlables con medidas de prueba y rastreo y restricciones específicas. Por ejemplo, Corea del Sur y Finlandia, aunque no pudieron eliminar el virus, han evitado en gran medida que tensione los sistemas de salud.

Demasiados países han estado en una verdadera montaña rusa de infecciones crecientes y decrecientes con el correspondiente latigazo cervical y trágicos números de muertes. Estados Unidos, Reino Unido, Sudáfrica, Irán, Brasil y Francia han visto oleadas sucesivas de enfermedades y han entrado y salido gradualmente de políticas restrictivas.

Aunque inicialmente se debatió, la literatura científica ahora es clara: las restricciones de Covid-19 funcionan para romper la cadena de infección, y las restricciones oportunas y más agudas tienen un efecto mayor que las más lentas y débiles.

Pero aunque es claramente cierto en promedio, no hay garantía de que esta receta siempre funcione. Países como Perú sufrieron un aumento de la enfermedad a pesar de las políticas restrictivas, lo que quizás demuestre que el cumplimiento y la confianza también son claves para la eficacia. Alguna evidencia también sugiere que un mayor apoyo económico hace que las restricciones de Covid-19 sean más efectivas.

Un entierro en el cementerio Vila Formosa de Sao Paulo, Brasil. Foto: AP

Si bien podemos identificar patrones de respuesta exitosa, también es evidente que ninguna de las características del país que se esperaba que brindaran una ventaja antes de la pandemia, como la riqueza o la autocracia, lo ha hecho claramente.

Si divide el mundo en países con muertes por encima del promedio y por debajo del promedio, respuestas gubernamentales robustas y débiles, encontrará en ambos grupos muchos países ricos y países pobres, democracias y dictaduras, aquellos gobernados por populistas y aquellos gobernados por tecnócratas.

El éxito y el fracaso son objetivos móviles. A medida que la pandemia ha evolucionado, también lo han hecho las respuestas del gobierno. Según nuestros datos, las vacunas ahora están disponibles en 128 países y van en aumento. En particular, algunos de los países que implementan con mayor rapidez la vacunación (Israel, Reino Unido, Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos) son lugares que anteriormente han tenido problemas para controlar el virus mediante restricciones y sistemas de prueba y rastreo.

Un año después, la pandemia no ha terminado, pero nuestros datos ya sugieren algunas implicaciones y lecciones para los gobiernos.

En primer lugar, es necesario actualizar las viejas ideas sobre lo que contribuye a la preparación para una pandemia. Algunos países con una formidable capacidad científica y sanitaria tropezaron enormemente. Al mismo tiempo, los lugares con menos capacidad, incluidos Mongolia, Tailandia y Senegal, han logrado mantener en gran medida a las personas saludables y la economía en funcionamiento.

En segundo lugar, aprender de otros, o incluso de experiencias pasadas, no puede darse por sentado. En marzo de 2020, países de Europa del Este como la República Checa, Hungría y Bulgaria vieron lo que les sucedió a sus vecinos occidentales e impusieron restricciones antes de que la transmisión comunitaria se generalizara. Evitaron en gran medida el número de muertos que experimentaron muchos países de Europa occidental en la primera ola.

Pero solo unos meses después, algunos de los mismos países de Europa del Este hicieron exactamente lo contrario, esperando demasiado tiempo para volver a imponer restricciones a medida que aumentaban los casos en el otoño, con consecuencias demasiado predecibles.

Dos personas pasando frente al Palacio de la Cultura y la Ciencia en Varsovia, Polonia. Foto: Reuters

Finalmente, si bien nuestro trabajo ha rastreado las respuestas de los gobiernos individuales, está claro que salir de la pandemia requerirá la cooperación global. Hasta que se reduzca la transmisión en todo el mundo con restricciones y vacunas, no se puede ignorar el riesgo de nuevas variantes que nos devuelvan al punto de partida.

En el primer año de la pandemia, vimos poca cooperación entre los gobiernos. En el próximo, tendremos que trabajar juntos para controlar esta enfermedad.

* Profesor asociado de Políticas Públicas de la U. de Oxford

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.