¿Será como la viruela o la poliomelitis? Estudio científico intenta responder qué tan factible es la erradicación mundial del coronavirus

Foto AP

Investigación evaluó las distintas variables que podrían incidir en el fin de la pandemia, desde los avances científicos hasta el rol de los antivacunas.




El término de la pandemia sería viable, más incluso que otras enfermedades que ya han aquejado a la humanidad, como la poliomielitis o la viruela, como sugiere el estudio publicado en la revista BMJ Global Health donde se comparan diversos factores técnicos, sociopolíticos y económicos de los tres patógenos para compararlos.

Para estimar la viabilidad de la erradicación mundial del Covid-19, manteniendo una incidencia mundial de cero, los expertos compararon al Sars-CoV-2 con otros virus que han sido contenidos por medio de la vacunación, como lo fue la polio y la viruela.

La viruela se declaró erradicada en 1980 y dos de los tres serotipos de poliovirus también se han erradicado a nivel mundial.

Los autores utilizaron un sistema de puntuación de tres puntos para cada una de las 17 variables. Estos incluían factores como la disponibilidad de una vacuna segura y eficaz, inmunidad de por vida, impacto de las medidas de salud pública, gestión gubernamental eficaz de los mensajes de control de infecciones, preocupación política y pública por los impactos económicos y sociales de la infección, y aceptación pública de las medidas de control de infecciones.

Un médico coloca dos viales de vacunas contra el coronavirus correspondientes a Pfizer-BioNTech y Moderna sobre una mesa antes de administrar las dosis en un Centro Médico de Servicios de Salud de Clalit en el este de Jerusalén. Foto: AFP.

Las puntuaciones medias totales en el análisis sumaron 2,7 (43/48) para la viruela, 1,6 (28/51) para Covid-19 y 1,5 (26/51) para la poliomielitis.

Los especialistas mencionaron en la revista que, si bien el análisis es un esfuerzo preliminar, con varios componentes subjetivos, logra establecer la erradicación del Covid-19 en el ámbito de “posible”, especialmente en términos de viabilidad técnica.

Desafíos del coronavirus

Sin embargo, en relación con la viruela y la poliomielitis, los autores mencionan que el coronavirus debe lidiar con desafíos técnicos distintos que los otros virus, como la mala aceptación de la vacuna y la aparición de variantes más altamente transmisibles que pueden evadir la inmunidad, superando potencialmente los programas mundiales de vacunación.

“Por supuesto existen límites para la evolución viral, por lo que podemos esperar que el virus finalmente alcance su máxima aptitud y se puedan formular nuevas vacunas”, explican.

Los anticuerpos, en azul claro, según una impresión artística, pululan alrededor de una partícula de Sars-CoV-2. Foto: Design Cells / SPL

No obstante, señalan que la persistencia del virus en reservorios animales puede frustrar los esfuerzos de erradicación, pero lo categorizan como un problema menor dentro de todas las aristas posibles.

Indican que otro de los desafíos del Sars-CoV-2 sería los altos costos iniciales para acceder a las inyecciones y los dispares sistemas de salud presentes en el mundo. Además, la humanidad debe “combatir” el “nacionalismo de las vacunas” y la “agresión anticientífica”, para encaminarse a una colaboración global.

Pero añaden que existe una voluntad global para combatir la infección. La escala masiva de los impactos sanitarios, sociales y económicos del Covid-19 en la mayor parte del mundo ha generado “un interés mundial sin precedentes en el control de enfermedades y una inversión masiva en la vacunación contra la pandemia”, señalan los especialistas.

La ministra de Salud de Etiopía, Lia Tadesse, y la embajadora de Estados Unidos en Etiopía, Geeta Pasi, posan durante la descarga de un cargamento de vacunas contra la enfermedad del coronavirus de Johnson & Johnson que llegaron bajo el esquema COVAX, al Aeropuerto Internacional Bole en Addis Abeba, Etiopía. Foto: Reuters / Tiksa Negeri.

Y, a diferencia de la viruela y la poliomielitis, el Sars-CoV-2 logra ser más controlable debido a las medidas adicionales de salud pública, como los controles fronterizos, el distanciamiento social, el rastreo de contactos y el uso de máscarillas, que pueden ser muy efectivos si se implementan bien.

Los autores declaran que, la mejora de los sistemas de salud para eliminar el virus también podría ayudar a controlar otras infecciones e incluso ayudar a erradicar enfermedades como el sarampión.

La eliminación del coronavirus, definida como ‘reducción a cero de la incidencia de infección causada por un agente específico en un área geográfica definida como resultado de esfuerzos deliberados’, se ha logrado, explican los especialistas, y ha sido sostenido durante largos períodos en varios territorios asiáticos, lo que proporciona una prueba de que la erradicación mundial es técnicamente posible.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.